domingo. 14.07.2024

El inesperado anuncio hecho por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en el Pleno de este martes en el Congreso de los Diputados, se ha encontrado con el frontal rechazo de las minorías de izquierda y de ciertos sectores del PSOE que se oponen a que la Constitución fije un límite de gasto para controlar el déficit y la deuda española.

Este miércoles, la vicepresidenta económica, Elena Salgado, salió en defensa de la reforma constitucional acordada con el principal partido de la oposición asegurando que ha sido una decisión “autónoma” que dará tranquilidad a los mercados.

"Nosotros emitimos deuda a 15, a 20, a 30 años y nuestros inversores tienen que saber que los requisitos de estabilidad presupuestaria y los requisitos de que vamos siempre a atender las obligaciones de la deuda pública y a evitar que esa deuda pública crezca de manera exagerada están en el máximo nivel de nuestra legislación, es decir, en la Constitución", ha dicho Salgado este miércoles en una entrevista en la Cadena Ser.

Fuentes socialistas consultadas defienden la adopción de esta medida tanto en tiempo y forma. En este sentido, precisan que no se trata de calmar a los mercados sino de “dar garantías y argumentos” al Banco Central Europeo para la compra de deuda española y el momento era el adecuado a juicio de Salgado, quien ha subrayado la necesidad de que los grandes países de la UE “estén a la vanguardia de la estabilidad presupuestaria”.

Salgado también ha destacado que la reforma será “flexible y equilibrada” pues la idea es que la Constitución recoja que en situaciones de crecimiento económico normal (entre el 2% y el 3% para la economía española), el déficit debe ser 'cero', con presupuestos en superávit si se supera el 3%, pero con la posibilidad de incurrir en un pequeño déficit si el crecimiento es inferior al 2%.

"Cuando la situación de crecimiento sea la normal de nuestra economía, la Constitución nos va a decir que los presupuestos tienen que liquidarse sin déficit o con un déficit muy pequeño, Pero también esa misma Constitución nos va a permitir la flexibilidad de que cuando haya una situación de crisis económica grave o cuando haya un desastre natural puedan liquidarse los presupuestos con déficit", ha explicado.

Se trata, según las fuentes consultadas, de evitar nuevos ataques como los vividos a principios de agosto con la prima de riesgo en niveles nunca antes alcanzados, y que podrían repetirse tras la vuelta de las vacaciones, en plena campaña electoral para los comicios del 20 de noviembre.

Como trasfondo político, en las filas socialistas se impone la necesidad de “desideologizar” la medida y de ensalzar la oportunidad de la misma como tabla de salvación de la propia campaña del candidato socialista a la presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, que podría verse empañada por nuevos ataques a la deuda española.

Salgado afirma que la decisión del Gobierno ha sido "autónoma"