martes 19.11.2019

Rubalcaba escribe en Facebook sobre el "debate territorial" pero evita valorar la propuesta del PSC

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha publicado este miércoles en Facebook un breve comentario sobre el "debate territorial", pero en él ha evitado comentar la propuesta de reforma constitucional --posibilidad de consulta independentista incluida--, recién lanzada por el primer secretario del PSC, Pere Navarro.

En cambio, ha preferido subrayar que los socialistas no van a "rehuir la discusión territorial" pero no perderán de vista "el paro, la desigualdad creciente y el sufrimiento de cada vez más personas", que a su juicio son los problemas a los que la gente demanda respuestas.

Según Rubalcaba, uno de los rasgos de la crisis es que está "intensificando" problemas que ya existían y entre ellos "uno de los más importantes es el debate territorial". Además, denuncia que ante este problema la derecha española y la nacionalista "parecen más interesadas en sacar réditos electorales de este debate que en encontrarle una solución".

FÓRMULAS DE CONSENSO PARA EL AUTOGOBIERNO

Frente a ellos, el jefe de la oposición asegura que los socialistas siempre han "trabajado para encontrar fórmulas de consenso que den respuesta a las aspiraciones de autogobierno de los ciudadanos". En ese sentido enmarca la apuesta del PSOE por "avanzar hacia un modelo de corte federal".

Según su análisis, son el PP y CiU quienes "han centrado la discusión política" en el problema territorial, en un momento en que lo que la gente reclama son "respuestas a otros mucho problemas". Es más, subraya que PP y CiU buscan "subrayar sus diferencias a banderazos" mientras con "la otra mano" aplican los mismos recortes y a los mismos ciudadanos.

No sólo en Cataluña, sino también en el País Vasco, donde las elecciones son este domingo, Rubalcaba cree que "todo indica que las intenciones del PNV van por la misma línea". "Allá cada cual con sus estrategias", avisa, antes de concluir diciendo que los socialistas no rehuirán el debate territorial pero que tampoco olvidarán los problemas de los ciudadanos.

El líder socialista ha escrito este breve comentario sobre el "debate territorial" un día después de que Navarro, candidato socialista a la Generalitat, haya detallado su propuesta de reforma de la Constitución para hacer de España un Estado federal.

NAVARRO: EN LA REFORMA PODRÍA REGULARSE EL REFERÉNDUM

En una conferencia en Barcelona, Navarro sostuvo que en el marco de esa negociación puede incorporarse "uno de los grandes anhelos de los catalanes, la voluntad de decidir el propio futuro". El líder del PSC asumió que ese "anhelo es un clamor" y que "nadie puede negar el derecho del pueblo de Cataluña a decidir su futuro".

Así, en esa reforma constitucional, apostó por abordar "la regulación de un referéndum específico sobre la independencia", teniendo en cuenta la experiencia canadiense de la "claridad" y sin "engaños o subterfugios" --la ley canadiense permite referendos de independencia pero el Parlamento federal es quien decide si la pregunta es clara y la mayoría alcanzada es suficiente--.

Navarro miró también al caso de Reino Unido y Escocia y subrayó que "sólo un referéndum pactado" entre el Gobierno central y el catalán puede hacer que su resultado sea vinculante. Sin embargo, dejó claro que el PSC no es independentista y que "con la misma rotundidad" con la que defenderá la posibilidad de un referéndum mantendrá una posición oficial "favorable al federalismo, es decir, contraria a la independencia".

Es más, quiere que antes de colocar a los catalanes en la "disyuntiva irreversible de un referéndum sobre la independencia se les pueda consultar sobre el pacto federal" que propugna el PSC.

FEDERALISMO, CON "MARGEN DE MANIOBRA PARTICULAR"

El candidato propuso una reforma de la Constitución "en profundidad" que "reconozca la singularidad de Cataluña y de las otras naciones que constituyen España" y precisó que eso es lo que él entiende por "federalismo asimétrico", "la mejor manera de conjugar el futuro Estado federal español con la realidad del carácter nacional catalán".

Conforme a ese modelo, Cataluña tendría un "reconocimiento constitucional a su singularidad política" que "blinde" sus competencias en relación con el Gobierno central", un "trato específico" y un "margen de maniobra particular", distinto al de las demás comunidades autónomas.

"¿PODEMOS LLAMARLE ESTADO? YO CREO QUE SÍ"

Según Navarro, constitucionalizar su singularidad implicaría que "Cataluña sería reconocida como nación dentro de España". "A esta nación dentro de España, le podemos decir "Estado"? Yo creo que sí", añadió. Eso sí, luego matizó que lo importante no es tanto el nombre --Baviera se denomina "Estado libre", Québec "provincia"-- como el contenido, "el máximo autogobierno dentro de España a partir de un reconocimiento específico".

Su propuesta de reforma, que sería aplicable a otras "naciones o territorios federados en el nuevo Estado federal", incluiría también una delimitación clara de competencias entre la federación y las naciones o territorios federados y entre estas últimas citó la educación, la sanidad, la vivienda y la lengua y la cultura catalana.

El líder del PSC cree que las competencias compartidas deberían ser las menos posibles "y se suprimiría la legislación básica", de manera que si la Generalitat tiene la competencia en Educación, en Cultura, o en Sanidad, el gobierno de España no podrá interferir".

En tercer lugar, la reforma incluiría una profunda reforma del Senado --que hoy día considera "inoperante y redundante"-- para que sea la Cámara en que estén presentes los gobiernos o territorios federados. En lo relativo a las competencias exclusivas de los territorios, el Senado serviría además para hacer las "leyes de cooperación horizontal que sean necesarias" y "las naciones federadas podrían ostentar la representación de la Federación a nivel europeo e internacional".

FEDERALISMO FISCAL

Por último, propuso que la reforma incluya un "federalismo fiscal" basado en "suficiencia, justicia y solidaridad" que asegure a Cataluña un "trato económico justo". Eso se traduciría en una Agencia Tributaria de la Generalitat con participación del Gobierno federal.

En este ámbito, quiere constitucionalizar el principio de ordinalidad "con las mismas garantías que actualmente tiene el cumplimiento del principio de solidaridad", de forma que si Cataluña es el tercer territorio en aportaciones al conjunto del Estado sea también el tercero en recepción de recursos por habitante.

Y además, el PSC quiere transparencia para que los catalanes sepan a qué se destinan los recursos que aportan "y que poco a poco el sistema funcione para ir haciendo menos necesaria cada vez la solidaridad entre unos y otros, porque todos los territorios van igualándose y nivelándose".

Rubalcaba escribe en Facebook sobre el "debate territorial" pero evita valorar la...
Comentarios