#TEMP
viernes 20/5/22

Rajoy reivindica la era de Manuel Fraga en Galicia

Touriño, pide "ayuda" para "corregir errores" y para "no perder la gran ocasión del cambio", y advierte de que Galicia "no debe dar bandazos".
AGENCIAS - 26.2.2009

El presidente del PP, Mariano Rajoy, afirmó este jueves que el candidato 'popular' a las elecciones gallegas, Alberto Núñez Feijóo, es "el mejor", en oposición a un bipartito PSdeG-BNG que fue "el peor gobierno" de la historia de la democracia en Galicia y pidió a los electores un "empuje final" para lograr la mayoría absoluta el próximo domingo.

En un mitin en la localidad lucense de Becerreá, Rajoy se refirió a las polémicas surgidas por las reformas de la Xunta y la compra de un coche oficial para el presidente gallego, Emilio Pérez Touriño, y consideró que "esto no es solamente una anécdota", sino que se "transforma en categoría" porque "revela una forma de comportarse, una manera de ser y el respeto que no se tiene a los ciudadanos". "Dejando la ideología aparte, éste ha sido el peor gobierno que ha tenido Galicia desde que en 1981 se celebraron las primeras elecciones al Parlamento", insistió y prometió que el "primer compromiso" del PPdeG será "tratar a las personas como se merecen". "Un gobierno puede equivocarse, pero lo que no puede hacer es no tomarse en serio a las personas y a los ciudadanos", aseguró para reprochar que algunas informaciones publicadas en los últimos días --en referencia al mitin del BNG en Oia sin que algunas personas mayores estuviesen informadas y las fotos de Quintana con el empresario Jacinto Rey-- "son inaceptables y revelan una falta de respeto inadmisible".

Respecto a las fotos del candidato del BNG con el constructor, el líder del PP afirmó que "esto sí es una piscina, el BNG viento en popa a todo lujo", aunque señaló que el problema no es este, sino que en las instantáneas aparezca un empresario "que meses después recibió de la Xunta un contrato eólico de 14 millones". Por ello, "este señor --en referencia a Quintana-- no puede ser de ninguna de las maneras vicepresidente y, si Touriño tuviera lo que hay que tener lo debería haber cesado", dijo Rajoy.

FRAGA, EJEMPLO A IMITAR

Durante su intervención, sostuvo que cuando el ex presidente de la Xunta Manuel Fraga accedió al Gobierno gallego en 1989, "Galicia se convirtió en algo así como un ejemplo a imitar" y se comentaba lo que había mejorado la comunidad. "Hemos contribuido a que Galicia cada vez sea mejor", proclamó para criticar al gobierno de PSdeG y BNG por "no haber estado a la altura de las circunstancias". Desde 2005, cuando se produjo el cambio en la Xunta, añadió, lo que se comenta son "los yates, los lujos, el despilfarro, los líos, las peleas y la falta de competencia". Así, el presidente del PP pidió a los simpatizantes del partido un "empuje final" para llegar hasta los 38 escaños tras las elecciones del próximo domingo. "Si cada uno conseguís un voto o dos, si a uno que está dudoso lo convencéis, lo tendremos más fácil", pidió.

El líder 'popular' repitió su receta para salir de la crisis, que consiste en "decir la verdad" a los ciudadanos para generar confianza, mantener una actitud austera y reducir los impuestos a pequeñas y medianas empresas y autónomos. Además, criticó que España se esté endeudando en "800 millones de euros al día" porque, cuando alguien gana 100 euros, no puede gastar 120 "un mes", ilustró. Rajoy afirmó que esta campaña "ha sido un enorme disfrute" para él. "Donde más a gusto estuve fue en Folgoso, O Cebreiro, Baralla, As Nogais o Becerreá", dijo, mencionando exclusivamente pequeñas localidades rurales de la montaña lucense que visitó en los últimos días, ya que centró su atención durante la campaña en los pueblos pequeños.

Por su parte, el presidente del PP de Lugo, Xosé Manuel Barreiro, bromeó acerca de un supuesto "rumor" de que Quintana acudirá, tras practicar el baile durante la legislatura, al programa televisivo 'Mira quién baila', para bailar con Ana Obregón, pero en previsión de que ésta pueda no quererlo como pareja de danza, enviarán a Pérez Touriño "para que bailen los dos".

"GALICIA NO DEBE DAR BANDAZOS"

En cuanto al secretario xeral del PSdeG y candidato a la reelección como presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, pidió este jueves "ayuda" para "corregir errores" y el voto para "no perder la gran ocasión del cambio", además de advertir de que Galicia "no debe dar bandazos".

Ante unas 1.000 personas que asistieron a un mitin en Pontevedra, el dirigente socialista explicó que el proyecto para su segundo gobierno pasa por "mejorar lo que se hizo bien" y "corregir lo que se hizo mal", porque "se cometieron algunos errores". "Pido que me ayudéis a hacerlo, porque la solución no es regresar al pasado", insistió. Así, se refirió a la gente que "tiene problemas" y entendió que "es el momento" de "trabajar desde la unidad, la solidaridad y la cooperación y con una política basada en el bien común y en la defensa del interés general". "Sólo nosotros podemos hacerlo", aseguró, y apostilló que "ellos --el PP-- nunca lo harán".

Touriño contrapuso esta afirmación con su "única preocupación" que, según afirmó, es "apoyar a los trabajadores y a las familias" y erigió la reforma del Estatuto de Autonomía en el "desafío" para la próxima legislatura. Finalmente, advirtió de que el 1 de marzo "se decide entre retroceder o avanzar" y que el voto al PP significa "volver a pagar peajes, libros de texto y empeoramiento de la sanidad y la educación públicas", al tiempo que apuntó que "no votar, es votar al PP". "Y no queremos que vuelvan", sentenció.

COMPROMISOS DE FUTURO

Entre los motivos que esgrimió para solicitar el voto, recuperó la promesa de que la primera llamada que hará, en caso de revalidar en su cargo, será para los empresarios, los sindicatos y las tres fuerzas políticas "para lograr un gran acuerdo nacional de unidad" frente a la crisis y sobre el autogobierno y la lengua gallega. Del mismo modo, utilizó la anunciada ayer de otorgar una paga mensual para aquellas personas que hayan agotado su prestación por desempleo de 422 euros y a percibir durante siete meses vinculada a la asistencia a cursos de formación; y de poner en marcha una ayuda de 200 euros para aquellos desempleados que tengan dificultades para afrontar su alquiler.

También recordó Touriño su compromiso de garantizar a los trabajadores que sufran un expediente de regulación de empleo (ERE) temporal el 90 por ciento de su salario durante el tiempo que dure la situación de paro. "Mientras yo sea presidente nunca admitiré el despido libre ni recortar el gasto social", aseguró, por entender que estas medidas son "injustas" y que "crean pobreza y marginación". Frente a esta política, situó al PP y a su "sálvese quien pueda", puesto que "la derecha es sumisa con los poderosos y fría con los débiles".

CRÍTICAS AL PP

Por otra parte, Touriño disparó sus palabras contra el Partido Popular y, especialmente, en su presidente, Mariano Rajoy, quien ocupó cargos de responsabilidad en el Ayuntamiento y la Diputación de Pontevedra, y al que recriminó no haber hecho "nada" por esta ciudad. "Hay que decir a Feijóo que si quiere ganar, que trabaje, no llega con ir a los toros y al Liceo a fumar un puro", reprobó el socialista, y apostó por "decirle que no va a convertir Pontevedra en su finca de fin de semana".

También se refirió al "apoderado" de Rajoy, el presidente del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, y criticó de él que forme parte de "una derecha muy poco moderna y muy insolidaria, que quiere gobernar para enchufar y favorecer a los suyos y no para construir un país de derechos". "¡Qué gran desgracia con esta derecha que no cree en la modernidad y el progreso!", lamentó, y justificó esta afirmación en que el PP "siempre se opuso a todo proyecto de avance: el divorcio, la investigación con células madre, la despenalización del aborto y a la Ley de Igualdad".

El líder socialista censuró que Feijóo hable de "regeneración democrática, con esa cara de no haber roto nunca un plato", y recomendó al popular "empezar por su propio partido". En este sentido, aludió al alcalde de Tui, Antonio Fernández Rocha, para censurar que se enfrenta a una petición de "20 años de cárcel por cinco delitos de corrupción urbanística"; y al presidente de la Diputación de Pontevedra, Rafael Louzán, que "quiere colar a 152 personas en una oferta pública de empleo a dedo". Por último, se refirió al presidente de la Diputación de Ourense, José Luis Baltar, cuya "última hazaña fue contratar a 32 porteros en un edificio de dos puertas" porque "no se enteró" de que Galicia vive "una democracia".

Rajoy reivindica la era de Manuel Fraga en Galicia
Comentarios