#TEMP
jueves 26/5/22

Rajoy reaparece para intentar salvar a Francisco Camps de la quema

Los votos pesan mucho y el feudo valenciano sigue siendo la joya de la corona para el PP. El presidente del partido rompe su silencio de meses para reafirmar su confianza en Camps al que quiere ver de candidato en 2011.
> Fraga duda del presidente valenciano
NUEVATRIBUNA.ES / ISABEL G. CABALLERO 15.10.2009

Mariano Rajoy ha decidido romper su silencio en torno a la trama Gürtel y someterse a las preguntas de los medios en una rueda de prensa celebrada en Génova veinticuatro horas después de la destitución de Ricardo Costa como secretario general del PPCV y portavoz del Grupo en Les Corts.

“Mantengo en el señor Camps el mismo nivel de confianza y mi voluntad para que siga siendo presidente de la Generalitat y candidato a la presidencia en 2011”. Así de tajante se ha mostrado Rajoy que niega haber sido engañado por el barón valenciano: “A mi Camps no me ha mentido”.

Sobre Costa, Rajoy ha dicho no tener “ninguna duda de su honradez personal” ya que “ha trabajado y mucho por el bien del PP y ha prestado grandes servicios” pero puntualizando que el secretario general de un partido “tiene un plus de exigencia que no tienen otros”. En este sentido, se ha referido al archivo del caso por el Tribunal Superior de Justicia de Valencia para subrayar que “no hay ningún elemento ni ninguna actuación política que le haga merecedor de ser cesado”, pero que el “nivel de exigencias” en cuanto a Costa “es mayor que el de un militante de base”.

Sobre cómo ha gestionado la crisis de Valencia Rajoy ha defendido su actuación: “He actuado con prudencia y sin precipitación cuando tuve suficiente conocimiento de causa de lo que había ocurrido. No me he dejado llevar por las presiones de nadie, he tomado las decisiones en los tiempos que a mi me parecen oportunos. He procurado no ser arbitrario ni injusto. No he caído en la trampa de encerrarme en este tema, he actuado siempre en interés general del partido y no en interés particular”, ha dicho.

Rajoy también ha negado que en el comité ejecutivo regional del PP de Valencia no se cesara a Costa, ya que fue precisamente Costa –afirma- quien pidió la “suspensión de sus funciones” y “se aceptó”. Sobre la forma en que Camps condujo este comité, el presidente del PP también ha salido en su defensa asegurando que “la vida son resultados y los resultados son los que son”, ha dicho en alusión a que el cese se había producido finalmente.

Preguntado sobre las declaraciones de Manuel Fraga en las que alaba a Rita Barberá, Rajoy ha sido muy escueto, afirmando que con el presidente fundador está totalmente de acuerdo con su opinión sobre la alcaldesa de Valencia, sin entrar a valorar si también comparte las dudas de Fraga sobre Camps.

ALEGATO SOBRE LA INOCENCIA DEL PP

Rajoy ha comenzado su intervención defendiendo la “ejemplaridad” en la actuación del PP. “La trama no tiene nada que ver con la estructura orgánica del PP”, ha dicho, aunque reconoce que “algunos de los detenidos fueron durante años proveedores de servicios para esta casa”, con unas relaciones “estrictamente comerciales y absolutamente legales, fiscalizadas por el Tribunal de Cuentas” que se rompieron en 2004 “a instancias nuestras por razones de perdida de confianza”.

Si bien dice que no le corresponde a él “prejuzgar las posibles responsabilidades” penales, sí le toca “dar una respuesta política, no arbitraria, ni precipitada ni injusta, adecuada a cada caso”. En este sentido, ha recordado que el PP ya ha apartado de sus cargos y dado de baja en el PP a todos los imputados en la Gürtel.

“En nuestra respuesta política hemos marcado un nivel de exigencia y responsabilidad sin parangón en la vida pública española”, ha insistido.

Rajoy, que ha anunciado la elaboración de un “código de buenas prácticas” en el PP, también ha arremetido contra el Gobierno del PSOE por el “uso sectario y partidista de las instituciones del Estado”.

“Quiero denunciar que en este asunto ha habido una clara manipulación política por parte del Gobierno”. En este sentido se ha referido a la cacería en la que participó el juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón y el ex ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo.

A su juicio se han producido “interferencias políticas” y “comportamientos incalificables” que “han continuado”, y como “más claro exponente” –ha dicho- fueron “las instrucciones dictadas desde Costa Rica por la vicepresidenta De la Vega al Fiscal para recurrir el sobreseimiento de la causa” contra Camps. También se ha referido al “escándalo” de “eliminar las grabaciones que demostraban la inocencia de Camps”.

Rajoy denuncia la “campaña sistemática y programada de filtraciones interesadas”, y la “violación sistemática del secreto de sumario” derivando en un “juicio paralelo” con la intención de “dañar al PP”, que ha resultado ser “el principal perjudicado por estos acontecimientos”.

“No hay trama organizada en el seno del partido, estamos a una trama externa que ha intentado lucrarse”, ha insistido.


Rajoy reaparece para intentar salvar a Francisco Camps de la quema
Comentarios