sábado 06.06.2020
úLTIMO DEBATE DE LA NACIóN DE LA LEGISLATURA

Rajoy promete lo mismo que en 2011: dice que creará tres millones de empleos si sale reelegido presidente

De la política a la propaganda en plena carrera electoral. Discurso triunfalista y ajeno a la España real el realizado este martes por el presidente del Gobierno en el Congreso de los Diputados. Un eufórico Rajoy saca pecho de su gestión en materia económica y advierte, en un claro intento por recuperar el voto perdido, de que un cambio de rumbo puede truncar la senda de crecimiento en España.

Rajoy en el Congreso. (Foto: La Moncloa)
Rajoy en el Congreso. (Foto: La Moncloa)

Rajoy arremete contra demagogos y "ventoleras ideológicas" que acabarían con la recuperación "en meses"

Triunfalismo y euforia marcaron este martes el discurso de Mariano Rajoy en el debate sobre el estado de la Nación, el último de la legislatura que precede a un largo y complicado ciclo electoral en el que el PP se juega mucho. El presidente del Gobierno cambió la política por la propaganda y aprovechó el hemiciclo para lanzar en tono mitinero su primera gran promesa electoral: nada menos que crear en los próximos años tres millones de empleo en España. El anuncio recuerda mucho al realizado por el dirigente del PP Esteban González Pons en la campaña electoral de las elecciones de 2011 cuando comprometió a su partido a crear tres millones y medio de puestos de trabajo.

Rajoy se mostró convencido de que este reto -en clave de promesa electoral-, es factible ya que sus previsiones son que en 2015 el PIB crezca un 2,4% creando medio millón de empleos. En este sentido, aprovechó la coyuntura para advertir de que un cambio de rumbo truncará el esfuerzo realizado por la ciudadanía en estos años de crisis.

Su tono electoralista no pasó desapercibido para la oposición que le reprochó no haber hecho un diagnóstico de la “España real”. Rajoy se jactó de haber sacado a España del "riesgo de quiebra" en el que estaba al inicio de la legislatura y de haber logrado "recuperar la confianza, el crédito y por encima de todo, la creación de empleo".  En este sentido defendió que su Gobierno “ha enderezado el rumbo económico del país”, cumpliendo los tres objetivos que presentó en su investidura: "detener la sangría del paro, estimular el crecimiento y acelerar el regreso de la creación de empleo".

Se jacta de haber evitado el rescate a España

Rajoy proclamó que el estado de España es "el de una nación que ha salido de la pesadilla, se ha rescatado a sí misma, ha recuperado la confianza económica, goza de prestigio, vuelve a ser atractiva para los inversores, ha reordenado su funcionamiento y ve cómo crecen el consumo y la inversión". Además, puso en valor en reiteradas ocasiones su decisión de no pedir el rescate, hasta el punto de decir que "la gran medida de política social de la legislatura fue evitar el rescate, la mejor". "Nos negamos a salir de la crisis a costa de los pensionistas, los parados y la caja de la Seguridad Social", abundó.

No obstante reconoció que "queda mucho por hacer", especialmente en materia de empleo y advirtió, en un claro intento por recuperar el voto perdido que, “si no torcemos el rumbo se puede mantener y acelerar". Tanto es así que se comprometió a crear 3 millones de empleos en los próximos años, esto es, si sale reelegido en las elecciones generales del próximo otoño.

Contra "demagogos" y "ventoleras ideológicas"

La última parte de su discurso que duró 90 minutos la dedicó a intentar afianzar el apoyo electoral a su proyecto, avisando de que la recuperación económica está recién construida, "todavía es frágil" y "se puede deshacer como un azucarillo en el agua" si se expone a "demagogos" y a "ventoleras ideológicas o simplemente ventoleras", que podrían acabar con la recuperación, ganada en tres años, "en unos pocos meses". Así, advirtió de que "con demagogia no se mantiene el estado del bienestar", sino que "se destruye", pero no mencionó por su nombre a Podemos, a Ciudadanos o a ningún otro partido. También afirmó que resulta "muy peligroso pensar que cabe una política social que no esté amparada por una sólida política económica", que se puede "levantar sobre hipotecas o, peor aún, que se puede salir adelante con el dinero ajeno".

Rajoy 'vende' medidas sociales a las clases medias

Entre las medidas anunciadas por el presidente del Gobierno, y dirigidas como el mismo precisó a las "clases medias", destaca la puesta en marcha de un sistema de "segunda oportunidad" para que los ciudadanos, y especialmente las familias, para que puedan afrontar sus deudas mediante un sistema de quitas y aplazamientos. "Aprobaremos con carácter inmediato, un Real Decreto-Ley que les dará mayores facilidades para afrontar la dificultad", dijo.

Rajoy también anunció que extenderá el cheque familia de la reforma fiscal a las monoparentales con dos hijos, con el objetivo de que el número de beneficiarios final de esta iniciativa supere el millón de ciudadanos. En cuanto a incentivos a la contratación, avanzó la puesta en marcha de "una nueva tarifa reducida" para fomentar la contratación indefinida y que consistirá en que las empresas no coticen por los primeros 500 euros del salario del trabajador contratado. Asimismo, se comprometió a una reforma del Código de Buenas Prácticas bancarias para que incluya una disposición para que las personas acogidas al mismo se puedan beneficiar también de una "inaplicación definitiva" de las 'cláusulas suelo'.

Rajoy promete lo mismo que en 2011: dice que creará tres millones de empleos si sale...
Comentarios