sábado. 20.07.2024
mariano rajoy en lugo
mariano rajoy en lugo

La primera de las actuaciones que quiere llevar a cabo el PP, si llega a La Moncloa, es poner orden en las cuentas públicas

El PP se ha comprometido a fomentar fiscalmente el "ahorro a largo plazo" si gana las elecciones del próximo 20 de noviembre, a través de la creación de una nueva deducción en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) por el incremento anual del ahorro, que incluya la adquisición de vivienda habitual.

Ésta es una de las medidas que incluye el programa electoral del partido que lidera Mariano Rajoy para las próximas generales, que será aprobado este lunes en un Comité Ejecutivo que se celebrará en Santiago de Compostela y de cuyo contenido se ha conocido una parte este domingo.

En el capítulo de la reforma fiscal que propone el PP, se incluye la elevación de los mínimos familiares en el IRPF, para adaptarlos "mejor a las circunstancias de los contribuyentes", especialmente para las familias numerosas. Igualmente, contempla que en el impuesto de sociedades se generalizará la aplicación a las empresas de reducida dimensión el tipo impositivo del 20 por ciento y se extenderá el ámbito de aplicación del tipo del 25 por ciento.

Del mismo modo, el PP quiere "homogeneizar" las retribuciones de los cargos electos locales, teniendo en cuenta la dimensión de los municipios; racionalizará las estructuras administrativas y costes; reducirá el número de altos cargos, personal eventual y los gastos corrientes y hará un uso más eficiente de los coches oficiales, así como una reducción del número de entes y organismos públicos. Además, van a exigir a las administraciones que diferencien entre los gastos correspondientes a servicios públicos básicos de aquellos que no lo son y habrá un catálogo de servicios públicos esenciales.

Para evitar conflictos competenciales entre las diferentes administraciones, los populares quieren delimitar "con mayor precisión" el marco competencial de cada una, "evitando los solapamientos innecesarios, la proliferación de estructuras burocráticas y el aumento excesivo del personal al servicio de las administraciones". En este contexto prevén desarrollar indicadores de evaluación e intercambios de información que permitan el contraste público de la eficacia y eficiencia de las distintas Administraciones en la prestación de servicios públicos.

En cuanto a los ayuntamientos, fomentarán la agrupación voluntaria de municipios teniendo en cuenta la capacidad organizativa y financiera. A ello sumarán la aprobación de una ley básica que, "partiendo del pleno respeto a la autonomía" atribuya "con mayor precisión" las competencias y les dote de instrumentos más adecuados para la gestión". Finalmente, anuncian que impulsarán su tramitación conjunta con el nuevo modelo de financiación local.

Los populares dedican buena parte de su programa a las propuestas económicas y explican su intención de presentar un "plan completo y coherente" de "reformas estructurales para la estabilidad presupuestaria, el saneamiento del sector financiero, la liberalización de la economía, la reforma laboral y el impulso de la competitividad".

Para ello, fijarán un "marco legal e institucional específico para garantizar la unidad del mercado que establezca sus principios rectores, ámbitos de aplicación y los mecanismos interterritoriales de solución de conflictos para asegurar la libertad económica, fomentar la competencia y garantizar la igualdad en el acceso a los bienes y servicios en toda España".

Ley orgánica de estabilidad presupuestaria

La primera de las actuaciones que quiere llevar a cabo el PP, si llega a La Moncloa, es "poner orden en las cuentas públicas". Para ello promoverá una "ley orgánica de estabilidad presupuestaria para el desarrollo de la reciente reforma constitucional" en la que se establecerán los "mecanismos de participación" del Consejo de Política Fiscal y Financiera" y se precisarán los "procedimientos de distribución de los límites de déficit y deuda" entre las distintas administraciones, los "supuestos excepcionales", la "forma y plazo de corrección de las desviaciones, y las responsabilidades derivadas de sus incumplimientos".

Todo ello irá acompañado de un "plan de austeridad" que comprometerá al conjunto de las administraciones, "eliminará gastos superfluos y duplicidades, e introducirá incentivos a la eficiencia". Esto puede implicar "eventualmente" la supresión de los organismos, entes públicos y entidades instrumentales "cuyas funciones pueda asumir la administración".

Simplificará el número de contratos laborales

En el capítulo del empleo, el PP "simplificará la tipología de contratos laborales" y reformarça la estructura y contenidos de la negociación colectiva "de modo que cada materia se negocie en un ámbito territorial o sectorial óptimo para asegurar la competitividad económica, la sostenibilidad del empleo y la unidad de mercado. Tendrán prevalencia en cuestiones salariales y condiciones de trabajo los convenios o acuerdos de empresa que pacten los empresarios y los trabajadores".

Rajoy ‘premiará’ fiscalmente las rentas del capital