domingo 24/10/21

Rajoy, ¿catalán o catalanofóbico?

El poder crea extraños compañeros de cama y todo indica que el PP y CiU están dispuestos a cogerse de la mano el día después del 28-N. Entre lo que les une, destacan con fuerza la economía y las propuestas fiscales 'a lo Cameron'. Entre lo que les separa, figura el nacionalismo, aunque los 'populares' se esfuercen por disimular su aversión al Estatut.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 13.11.2010

Alicia Sánchez Camacho cuenta que la implicación del presidente del PP, Mariano Rajoy, en la campaña de las elecciones catalanas -en la que participará hasta en siete ocasiones-, ha provocado que su familia ya le conozca cariñosamente como "el catalán". Según la candidata del PP a la Presidencia de la Generalitat, durante un viaje a Girona el viernes, escuchó como la familia de Rajoy se dirigía al líder de los populares como "el catalán", ante lo que Rajoy apeló a sus raíces gallegas.

La dinámica de la campaña catalana ha querido que este sábado Rajoy y el vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, coincidieran a la misma hora en sendos mítines en Tarragona para arropar a los candidatos de sus respectivos partidos en Cataluña.

Allí, Rubalcaba ha aprovechado para arremeter contra el líder del PP por esconder su "catalanofobia" ahora que está haciendo campaña electoral en Cataluña para arropar a la candidata popular, Alicia Sánchez Camacho. ¿Por qué Rajoy no dice nada ahora, que está inmerso en la campaña del 28-N, sobre su recurso contra el Estatut -al que imputaba la ruptura de España- y la recogida de firmas que promovió en contra de la norma catalana? Esa es la tesis que ha defendido el vicepresidente, que ha llamado "embozado" a Rajoy y que ha recordado como, durante la tramitación del Estatut, el PP andaluz hizo unas cuñas radiofónicas con la frase: "El nacionalismo catalán perjudica a Andalucía, y Chaves no hace nada por remediarlo".

Rubalcaba también ha preguntado a CiU por qué, pese a la "catalanofobia" del PP y a los enfrentamientos territoriales que ha tratado de promover, Artur Mas no descarta un pacto con los populares.

Para la presidenta del PP de Cataluña y candidata a la presidencia de la Generalitat, Alicia Sánchez Camacho, el PP puede erigirse como "la bisagra de la gobernabilidad" tras las elecciones catalanas después de que el barómetro del CIS dejase a CiU a nueve escaños de la mayoría absoluta, empatada con la suma de las tres fuerzas del tripartito. No obstante, y pese a la voluntad de ser decisivos, el PP ha vuelto a marcar distancias con CiU, advirtiendo que su nacionalismo es perjudicial para Cataluña entre otros motivos porque, según Rajoy, "cuesta mucho dinero".

Precisamente es en el ámbito de la economía donde 'populares' y convergentes comparten terreno de juego. La coincidencia ha sido destacada por el presidente de la Generalitat y candidato socialista, José Montilla, que ha reprochado tanto a Artur Mas, cartel electoral de CiU, como a Rajoy que se inspiren en el premier británico, David Cameron.

Antes del inicio de la campaña, Mas ya dejó clara su predisposición a pactar con el PP "medidas concretas", entre las que citó expresamente la eliminación completa del impuesto de sucesiones. En un encuentro con empresarios que ha mantenido esta semana ha reiterado su compromiso: "La primera medida que tomaré será la eliminación del impuesto de sucesiones". Se trata de una medida que se encuadra en la estrategia de "colocar de forma progresiva todos los impuestos en el lugar donde estaban antes de la llegada del Tripartito", en palabras de Artur Mas, y que trata de contrarrestar lo que Alicia Sánchez-Camacho expresa con otras: "Montilla y Zapatero han estrangulado a impuestos a los catalanes".

Entretanto, y de cara a la galería, el PP y CiU siguen jugando a pelearse por asuntos que pertenecen a la categoría de los anecdótico. Mariano Rajoy ha dicho que no puede coincidir con alguien que no celebra la victoria de la selección española en el Mundial de Sudáfrica. Acto seguido ha asegurado que la federación no está entre sus "amores políticos". Mas ya le ha contestado: "No estoy muy preocupado, pero si él está preocupado porque esto nos aleja de coincidencias, ningún problema porque no es, precisamente, el terreno de nuestros amores políticos que queremos cultivar". Y ha añadido que se alegró de la victoria de 'La Roja', pero que no sintió "ninguna necesidad" de celebrarlo saliendo a la calle con una bandera. Tras constatar que hay pocas competiciones en las que la selección catalana pueda participar, ha preguntado: "¿Si hubiera algún triunfo de la selección catalana se alegraría Rajoy? Porque, que yo sepa, Cataluña por hoy forma parte del España".

Rajoy, ¿catalán o catalanofóbico?
Comentarios