sábado 30.05.2020

Hacia un PSOE de sentimientos

Por Diego Ruiz Ruiz | Pablo Iglesias Posse y unos compañeros más hicieron posible que la lucha de la Izquierda que necesitaban los obreros se hiciera realidad y en esas seguimos...

Hacia un PSOE de sentimientos

Un PSOE de sentimientos es aquel que está orgulloso de su ya larga historia de 135 años que, desde Pablo Iglesias Posse y unos compañeros más hicieron posible que la lucha de la Izquierda que necesitaban los obreros se hiciera realidad y en esas seguimos

El título de mi artículo puede saber a poco a quien se acerca a esta lectura pero es que así entiendo la vida pues no sólo son razones las que nos sostienen sino también sentimientos.

La Política, noble arte que existe desde que el mundo es mundo, es hecha por el ser humano y para el ser humano pues éste es el objeto de nuestra acción en tanto en cuanto pisamos la calle cada día de nuestra vida.

Necesitamos a todos sin exclusión, necesitamos a mujeres y a hombres capaces de hacer posible un PSOE de la gente y para la gente con la premisa única de cambiar el estado de las cosas con el propósito único de hacerles la vida más fácil.

Un PSOE de sentimientos es aquel que está orgulloso de su ya larga historia de 135 años que, desde Pablo Iglesias Posse y unos compañeros más hicieron posible que la lucha de la Izquierda que necesitaban los obreros se hiciera realidad y en esas seguimos.

Seguimos porque lo consideramos necesario, porque creemos sin miedo que es el PSOE el único Partido capaz de transformar la sociedad haciendo que seamos capaces de luchar por nuestros derechos como país y como continente, plantando cara a todo aquel que antepone los intereses personales al bien común.

Necesitamos un PSOE distinto, un PSOE humanitario, un PSOE que ayude y no entorpezca, un PSOE cuya única élite sea la voluntad de la gente humilde, honrada y obrera de siempre y es a ellos a los que invoco para salir adelante y hacer de España el país de oportunidades que fue y ahora no es y no el país de emigrantes que recuerda a tiempos de nuestros abuelos, los cuales pasaron penurias y calamidades por tierras europeas y americanas.

Quiero un PSOE de talento y con talento y para ello, debe fijarse como objetivo a corto y largo plazo contar con los mejores de cada sector de la sociedad para salir de este atolladero histórico en el que actualmente estamos sumidos.

Necesitamos volver a creer en el PSOE y por consiguiente, en la Política como herramienta para solucionar los problemas comunes de la gente y no una Política que más que solución está siendo vista por la mayoría como parte del problema que tiene hoy día la gente.

No podemos consentir seguir perdiendo confianza en la calle y en las urnas porque no sepamos dar un mensaje claro de Izquierdas porque si nos creemos que el triunfo electoral está en la conquista del Centro político, nos estamos equivocando por completo puesto que a quienes hemos abandonado (y no al revés) es a la gente que siempre confió en nosotros y que ahora o se van a la abstención (la mal llamada “mayoría silenciosa” de Rajoy) o a otros formaciones políticas que están adoptando un discurso que convence a costa de adueñarse del espacio político que siempre ha sido nuestro pero nada en la vida es para siempre si no sabemos cuidarlo con hechos y no sólo con palabras.

Un político de Izquierdas debe estar siempre con un pie en la calle y otro en el despacho y quizás en este momento, estamos más cercano a tener los dos pies en el despacho demostrando una sordera y ceguera intolerables ante los problemas reales de la gente (paro, hambre, miseria, recortes en derechos y servicios sociales, privilegios a la Banca, etc.).

Por todo y con ello, pido a todo el Partido Socialista Obrero Español que caminemos hacia un sendero de sentimientos que no son otros que los anhelos y esperanzas de la gente común que quizás nos está esperando aún pero que no lo hará eternamente si no hacemos las cosas como se deben de hacer.

PSOE: o nos movemos o la gente nos moverá aún más de lo que han hecho por culpa de nuestros errores que aún no hemos corregido debidamente por abandonar nuestros valores de Izquierda de siempre para complacer a las altas esferas. Por todo y por ello, demostremos como Partido lo que hemos demostrado durante toda nuestra ya larga y centenaria Historia: ser el Partido de la gente que siempre ha querido la gente pues ese siempre ha sido nuestro verdadero sentimiento. 

Hacia un PSOE de sentimientos