<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
domingo. 29.01.2023

Políticos y sindicalistas despiden a Sabino Fernández Campo

Por la capilla ardiente del que fuera jefe de la Casa del Rey durante 20 años han desfilado representantes del Gobierno, de la Familia Real, de la oposición, de los sindicatos, del mundo de la cultura...
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 26.10.2009

Sabino Fernández Campo, conde de Latores y ex jefe de la Casa del Rey, murió en la madrugada del lunes en la Clínica Ruber Internacional de Madrid, donde permanecía ingresado desde el pasado 12 de octubre tras ser intervenido de urgencia por una oclusión intestinal. "Anoche falleció nuestro padre, después de luchar contra una enfermedad infecciosa que se le produjo después de una intervención quirúrgica de la que afortunadamente se estaba recuperando bien", indicó en la puerta del hospital su hijo Luis Fernández Fernández-Vega. "Tuvo la mala fortuna de infectarse con una neumonía que es la que al fin y al cabo la que le ha producido el fatal desenlace", añadió.

Acompañado de su hermano Miguel, Fernández Fernández-Vega quiso agradecer el interés mostrado por la evolución de su padre, dijo que habían sido muchas las muestras de cariño que han recibido desde que se conociese el fallecimiento de su padre e informó de que el entierro se celebrará este martes en Oviedo. "Llevaba ya dos o tres días en que el pronóstico empezó a ponerse muy negro. Aunque siempre mantienes un poco de esperanza, ya nos fueron advirtiendo los médicos que había muy pocas posibilidades de recuperación", agregó.

El conde de Latores trabajó durante cerca de veinte años al servicio de la monarquía. En 1975 fue nombrado subsecretario de la Presidencia del Gobierno a propuesta del ministro Alfonso Osorio, y del Ministerio de Información y Turismo un año más tarde, en el gobierno de Arias Navarro. En 1977 entra en la Casa del Rey. Designado por Juan Carlos I, Secretario General de la Casa real, permaneció a su lado hasta 1993, siendo al mismo tiempo desde 1990, jefe de la Casa, en sustitución de Nicolás Cotoner y Cotoner.

La Casa Real se ha interesado permanentemente por su estado de salud desde que fue hospitalizado. De hecho, la Reina fue a visitarle y permaneció durante más de una hora en el centro hospitalario, mientras que el Rey se interesó personalmente de su evolución todos los días a través del teléfono.

El aprecio que el rey sentía por Fernández Campo era público y notorio. Una de las últimas veces que se les vio juntos fue con motivo del 90º cumpleaños del conde de Latoeres, cuando el rey se sumó a una fiesta sorpresa que habían organizado familiares y amigos. El abrazo de don Juan Carlos fue esa noche el mejor de los regalos que pudo recibir.

"NI ESTÁ AQUÍ NI SE LE ESPERA"

Para la historia ha quedado la famosa frase que el conde de Latores pronunció la noche del 23-F. Esa frase, "no está aquí ni se le espera", en respuesta a si se encontraba en el Palacio de La Zarzuela el conspirador y antiguo secretario del Rey, Alfonso Armada, desbarató todas las especulaciones sobre la supuesta connivencia de la monarquía con la intentona golpista. A partir de ese momento, Fernández Campo asumiría plenamente el papel de fiel guardián de la monarquía, que desempeñó hasta su fallecimiento.

Mantuvo una gran amistad con Adolfo Suárez, y una cordial relación con Felipe González. Y fue un gran admirador de doña Sofía, de la que dijo que era la "encarnación perfecta" de lo que debe ser una reina. Cuando se suscitó la polémica por las opiniones de doña Sofía en contra de la eutanasia, del aborto y de que se llame matrimonio a la unión de personas del mismo sexo recogidas en el libro de Pilar Urbano, "La reina muy de cerca", aseguró: "Doña Sofía tiene derecho a opinar. El ser reina no le impide decir lo que siente".

TODO EL ESPECTRO POLÍTICO REUNIDO

La capilla ardiente de Fernández Campo ha quedado abierta en torno a las 10.30 horas de la mañana. Su viuda, María Teresa Álvarez, recibió la llamada de la reina para expresarle sus condolencias. Entre las primeras en acudir a acompañar a la familia han figurado las infantas Elena y Cristina.

Por el tanatorio de La Paz han comenzado a desfilar personalidades de diferentes ámbitos. En representación del Gobierno ha acudido la ministra de Defensa, Carme Chacón, acompañada por el Jefe del Estado Mayor de la Defensa, José Julio Rodríguez. La ministra ha señalado que "se ha ido uno de los mejores hombres y mejores españoles", con quien "todos estamos en deuda", añadiendo que Fernández Campo ha sido "un gran hombre y un gran militar". "Además de un hombre sabio, ha sido un hombre bueno que ha firmado una página de nuestra historia, pero de la buena", ha concluido Chacón en declaraciones a los medios que hacen guardia a las puertas del tanatorio.

Santiago Carrillo, apoyado en un bastón, ha acompañado durante una hora a la viuda y los hijos. "Todos debemos un homenaje" a Sabino, "por los menos todos los que apreciamos la democracia y el sistema de libertades que se ha dado este país", ha subrayado.

El ex presidente del Gobierno José María Aznar, ha dicho que "se ha ido un gran servidor de España y un gran patriota al que todos debemos honrar en estos momentos". Y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha señalado: "Vengo a transmitir el sentimiento de dolor de todos los madrileños y todos los españoles". Además, ha anunciado que propondrá que uno de los nuevos centros educativos de la región lleve el nombre del ex jefe de la Casa del Rey.

También han acudido el presidente del Congreso, José Bono, el ex secretario general de UGT, Nicolás Redondo, el actual secretario general del sindicato, Cándido Méndez, acompañado del ex rector de la Universidad Carlos III, Gregorio Peces Barba, el defensor del Pueblo, Enrique Múgica, y el senador del PP Manuel Fraga. Este último ha recordado la contribución de Fernández Campo al fracaso del intento de golpe de Estado del 23-F. "Había que haber estado como estuve yo en la sala del Congreso cuando aquel botarate (en alusión a Tejero) quiso parar la transición", ha dicho el ex presidente de la Xunta.

El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, ha pasado por el tanatorio La Paz de Tres Cantos a última hora de la tarde. A su salida, Rajoy ha pedido que la "impronta" y el "recuerdo" de Fernández Campo sirva de ejemplo a los españoles ya que, calificó, fue un "gran patriota", un "gran español" y una "extraordinaria persona".

Toda la Familia Real ha visitado a lo largo del día el cuerpo sin vida del ex jefe de la Casa Real. Las primeras en llegar fueron las Infantas Elena y Cristina y, por la tarde, los Reyes dieron el pésame a los familiares. A última hora, lo hicieron los Príncipes de Asturias.

Una visita que ha levantado cierta expectación ha sido la de Pilar Urbano, la periodista que escribió el libro de la polémica sobre la Reina. Otras personas de las muchas que se han dado cita en la capilla ardiente son la duquesa de Alba y los periodistas José María García y Jesús Mariñas.

Políticos y sindicalistas despiden a Sabino Fernández Campo
Comentarios