sábado 24.08.2019
PLACAS EN HONOR A MILITARES FRANQUISTAS

Militares piden la retirada del callejero franquista en la base de Ferrol

Informan por carta a la ministra de Defensa y a las autoridades de la Armada de la vulneración de la Ley de Memoria Histórica en el Arsenal de la ciudad, cuna de Francisco Franco.

‘Avenida Salvador Moreno’, placa en memoria del Capitán de Fragata, Salvador Moreno, uno de los responsables principales y directos de la sublevación de 1936.
‘Avenida Salvador Moreno’, placa en memoria del Capitán de Fragata, Salvador Moreno, uno de los responsables principales y directos de la sublevación de 1936.

Los militares denunciantes constatan con documentos gráficos que, a día de hoy, hay al menos nueve placas con nombres de militares franquistas en el interior del Arsenal de Ferrol

No es la primera vez que se requiere la retirada de simbología franquista en el Arsenal de Ferrol en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica de 2007. Pero sí la primera en la que la demanda viene formulada por militares con un requerimiento formal al Gobierno y a altos mandos de la Marina española.

La iniciativa ha partido de medio centenar de militares impulsores del ‘Manifiesto en contra del Franquismo en las Fuerzas Armadas’ que surgió el verano pasado como réplica a un polémico documento de exaltación del dictador que removió los cimientos de las Fuerzas Armadas y su compromiso con la democracia.

‘Sacar el franquismo del Ejército’ se ha convertido para algunos integrantes de las FAS en la ‘misión’ a cumplir en pleno siglo XXI, convencidos de la necesidad de democratizar las Fuerzas Armadas y quitarse el lastre del franquismo que pervive, aunque residual, en el imaginario de la simbología.

Estos militares son los que ahora han tomado la iniciativa para reclamar a las autoridades civiles y militares que eliminen definitivamente estos vestigios en un lugar emblemático de los sublevados franquistas desde 1936, el Arsenal del Ferrol, cuna de Francisco Franco.

Y lo han hecho por carta remitida a la ministra de Defensa, Margarita Robles, y varias autoridades de la Armada, el Almirante General Jefe del Estado Mayor de la Armada, Teodoro López Calderón; el Almirante Jefe de Apoyo Logístico, Salvador Delgado Moreno; y el vicealmirante Antonio Duelo, jefe del Arsenal Militar de Ferrol, a este, además con copia en gallego (1).

En la misiva, a la que ha tenido acceso Nuevatribuna, el portavoz del colectivo, Arturo Maira (2), militar en retiro, recuerda la obligación de autoridades civiles y militares del cumplimiento de Ley de Memoria Histórica, que en su artículo 15 dice que “las administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos y menciones conmemorativas de la exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura”.

Los militares denunciantes constatan con documentos gráficos que, a día de hoy, hay al menos nueve placas con nombres de militares franquistas en el interior del Arsenal de Ferrol. De ello da fe un extenso dosier documentado (también remitido a las autoridades) en cuyo contenido han participado varios investigadores, entre ellos el historiador Bernardo Máiz Vázquez (3).

CALLEJERO FRANQUISTA DEL ARSENAL DE FERROL

Los nombres de las calles citadas corresponden a personas de la Armada que “tomaron parte activa y señalada” en la sublevación militar de 1936 contra la República, Guerra civil (1936-1939) y represión de la dictadura.

Jefes de la sublevación de la base naval de Ferrol:

En el dosier se señala como “responsable principal y directo de la sublevación” al Capitán de Navío Manuel Vierna, jefe del Estado Mayor de la Base (en la placa ‘Calle Almirante Vierna’); el Capitán de Navío Francisco Moreno, jefe de Armamentos del Arsenal (‘Plaza Marqués de Alborán); y el Capitán de Fragata, Salvador Moreno (‘Avenida Salvador Moreno’).

Los que “se unieron inmediatamente a la rebelión y colaboraron con ella”: Almirante Fernández Martín (‘Avenida del Almirante Fernández Martín’); Cándido Pérez (‘Calle Cándido Pérez’); y González Llanos (‘Calle González Llanos’).

También figura Honorio Cornejo (‘Calle Almirante Honorio Cornejo’), quien “participó activamente en la Dictadura de Primo de Rivera y fue juzgado y condenado a cárcel por la República antes de la sublevación militar”; y el soldado Lois (‘Calle Soldado Lois’) que, sin ser responsable de la sublevación, terminó luchando junto al bando franquista.

“Todos fueron responsables del delito de rebelión contra el Estado, e incumplieron su juramento voluntario de lealtad a la República” (4), señala la documentación.

A estos se añade el Crucero Baleares (‘Calle Crucero Baleares’), símbolo de la marina franquista.

En la carta, el portavoz del ‘Manifiesto en Contra del franquismo en las Fuerzas Armadas’, Arturo Maira, destaca que “la Armada debe intentar recuperar su armonía con el pueblo español, soberano de acuerdo con la Constitución, y democrático en sus sentimientos, valores y sentido histórico”. Por ello, propone renombrar las calles “con personas dignas”, relacionadas con la Armada y con el Arsenal del Ferrol, “que hayan luchado y sufrido por los valores democráticos y cívicos que debemos compartir todos”.

montaje calles franquistas arsenal ferrol

Callejero franquista en el Arsenal de Ferrol


MILITARES QUE DIERON SU VIDA POR LA REPÚBLICA

El colectivo de militares antifranquistas propone varios nombres de militares que dieron su vida por la República, la mayoría de ellos fueron sometidos a consejos de guerra y condenados a pena de muerte.

Se trata de: el condestable Dionisio Mouriño González; el contralmirante Antonio Azarola Gresillón (jefe del Arsenal); el cabo de artillería naval Ramiro Corredeguas Castro; el teniente de navío Luis Sánchez Pinzón, de la dotación Cervera; el capitán de Navío Sandalio Sánchez Ferragut, comandante del Cervera; el condestable Vicente Peña Tarrasa, guerrillero antifranquista; el condestable Carlos Allegue Caruncho; el teniente coronel maquinista Benito Sacaluga Rodríguez, jefe de máquinas del Jaime I; el coronel médico de la Armada Luis Pérez Carballa; y el capitán de corbeta Antonio Sanjuán Cañete.

REPRESIÓN Y AJUSTICIAMIENTO DE LOS ‘DESAFECTOS’

De 1936 a 1939, 166 militares fueron condenados a muerte en consejos de guerra en Ferrol (131 por la jurisdicción de Marina y 35 por la jurisdicción del Ejército).

De 1936 a 1951, 176 marinos republicanos en Ferrolterra fueron sometidos a muertes violentas (ejecución, paseo o enfrentamiento).

De 1936 a 1951, el total de militares asesinados alcanzó los 342.

Se estima que el número total de ejecutados, civiles y militares desde julio de 1936 hasta finales de 1939 fue de 714 (el número podría ser mayor señalan los investigadores) (5).

El número de presos, civiles y militares, en cárceles de la Marina de Guerra (la Escollera en el Arsenal; y el Plus Ultra, buque de prisión), sacados para ser ejecutados sin juicio entre agosto y octubre de 1936, fueron 124.

En la Punta del Martillo del Arsenal se fusilaron durante la sublevación de 1936 y meses y años posteriores un número indeterminado de marinos y ciudadanos republicanos.

Entre los civiles, se encuentra Xaime Quintanilla, médico y socialista, primer alcalde republicano de Ferrol.

Para el colectivo de militares que ha impulsado esta iniciativa, estos datos demuestran “la responsabilidad directa de la Marina en más de un centenar de asesinados de forma irregular, la mayoría ciudadanos civiles ferrolanos”. Por ello reclaman, además del cambio de nombres del callejero franquista, que se levante un monumento o placa conmemorativa en su memoria.


NOTAS

(1) En conversación con Nuevatribuna, Arturo Maira explica: La Base está en la ciudad de Ferrol. La ciudad ha sido soporte humano y logístico de la Flota y la Armada durante varios siglos. Las Fuerzas Armadas prohibieron siempre hablar galego en sus instalaciones. El pueblo de Ferrol “fala galego” después de casi 80 años de penuria lingüística.
(2) Arturo Maira Rodríguez, Capitán de Navío del Cuerpo de Ingenieros Electricistas de la Armada, retirado.
(3) Bernardo Máiz Vázquez, Doctor en Historia Contemporánea por la Universidad de Zaragoza, Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Santiago de Compostela, Catedrático de Bachillerato jubilado, Premio de la Asociación Galega de Historia a la labor y mérito historiográfico 2010 y natural de Ferrol.
(4) Según decreto de 22 de abril de 1931, los militares que optaron por permanecer en activo, prometían por su honor: “servir bien y fielmente a la República, obedecer sus leyes y defenderlas por las armas”.
(5) Investigadores que han participado en el estudio documental: Bernardo Máiz Vázquez, Xosé Manuel Suárez Martínez y Soledad Gómez de las Heras.

Acción ciudadana de apoyo a militares y guardias civiles antifranquistas.

Comentarios