Nuevatribuna

DIPUTADA DE UNIDAS PODEMOS

Mercedes Pérez Merino, la sindicalista que ha cambiado de barricada

Mercedes Pérez Merino en un acto con los trabajadores de 'Coca-Cola en lucha'. (Imagen de archivo tomada del canal Flickr de Podemos)
Mercedes Pérez Merino en un acto con los trabajadores de 'Coca-Cola en lucha'. (Imagen de archivo tomada del canal Flickr de Podemos)

Mercedes Pérez Merino es un valor de las fuerzas del trabajo en el Parlamento español, porque se adelantó y supo ver lo que se venía encima. Se fue al comité europeo de Coca-Cola a desgañitarse para explicar lo que venía y la escucharon

Hay personas que escriben la historia, la suya propia y la de las demás. Y la escriben siempre en luchas colectivas, aportando su fuerza, su creatividad y su trabajo al bien común. Mercedes Pérez Merino, sindicalista de CCOO, Espartana de Coca-Cola en Lucha es una de esas personas. Mercedes milita en la clase obrera, con todo lo que eso conlleva. Ha militado sin descanso en la exigencia de derechos para los y las trabajadoras durante 35 años de su vida dentro de la multinacional de las burbujas de la ¿felicidad?

Ha cumplido una etapa como “sindicalista de tajo”, que es como a ella le gusta definirse, y ahora cambia de barricada. Esta mujer madura, consciente y brava ha salido elegida en la candidatura de Unidas Podemos por Madrid, para portar de nuevo a un proyecto político colectivo que lleva como estandarte pelear en el Parlamento por las cosas de comer: pan, trabajo digno, vivienda digna, sanidad y educación públicas, servicios públicos, rentas suficientes…. Ocupará un escaño en el Congreso de los Diputados para seguir militando por la clase obrera desde otra tribuna, el lugar en el que se hacen las leyes. Mercedes puede aportar todos sus conocimientos sobre las condiciones leoninas de trabajo que han instalado las dos reformas laborales y cómo cambiar de dirección, en una ruta que vuelva a contemplar el trabajo digno como consustancial al crecimiento de una democracia sana. Necesitamos personas como ella en el Parlamento. Me siento reconocida en ella, y me representa, como sindicalista y como mujer feminista que es, me representa. Ella ha llegado a uno de los lugares más dignos de la representación política: es diputada del pueblo en el lugar en el que se deposita la soberanía nacional. 

Hasta ahora era representante de los trabajadores y trabajadoras por el sindicato CCOO en el comité europeo de la marca. Su trayectoria merece ser contada y reconocida. Acaba de recibir un homenaje solemne y sentido de la plantilla de los sindicatos alemanes de Coca-Cola, que han hecho público en un video.

Coca-Cola es una multinacional global y esta mujer se ha codeado con sindicalistas de todo el mundo en las reuniones internacionales de la marca, y cuando digo de todo el mundo, me refiero a países tan distantes como Japón, India, casi toda Europa, Cono Sur, Norteamérica...ha marcado estrategias y ha compartido multitud de vivencias, y anécdotas de lucha terribles y descarnadas. También buenos momentos de distensión y de objetivos cumplidos.

No es ninguna ingenua, sabe cómo funciona el mundo y hasta dónde es capaz de llegar el capital para proteger sus intereses. En su memoria están los asesinatos de sindicalistas en Colombia, o las emergencias de las familias que trabajaban para la empresa en India, familias completas en las que todos sus miembros eran empleados de Coca-Cola, hasta sus hijos e hijas de 12 años y no les llegaban los “salarios” ni para pagar su comida. 

Ella recuerda que desde el principio tuvo como aliado a Johan Botella, sindicalista alemán, y una de las personas más representativas en el ámbito sindical europeo. 

Mercedes toma relevancia internacional con el ERE de Coca-Cola en España, propiciado por Sol Daurella, Presidenta de Coca-Cola European Partners y la propia compañía en España con Marcos de Quinto (entonces director de cocacola España, ahora diputado por C’s en esta legislatura) a la cabeza. 

Los hechos son duros. El 22 de enero de 2014 salta por los aires el futuro de más de 1.000 familias y se cierran cuatro fábricas en España, entre ellas la de Fuenlabrada, la más grande, mejor, moderna y eficaz fábrica de Coca-Cola de toda Europa, de hecho se la conocía como La Perla de Europa dentro de la marca. El principal argumento para el ERE es la avaricia empresarial y el afán desmedido por erradicar el sindicalismo de clase y la representación que había en CASBEGA (Madrid –Fuenlabrada). Pretendían fulminar una plantilla entera de gente organizada. Muchos intereses económicos, guerras de familias franquistas pugnando por mantener su poder, intereses de banqueros y empresarios…un enjambre de corrupción y avaricia cuyas víctimas eran los trabajadores. 

Los trabajadores de Madrid se organizaron y plantaron cara al ERE. Mercedes Pérez Merino fue la sindicalista que vio claro desde el principio que con la figura jurídica del “esquirolaje empresarial” podían anular el ERE en los tribunales, y así fue. 

La fábrica de Fuenlabrada de Coca-Cola en Madrid resistió durante cinco años la lucha contra la marca y ganó. Fuenlabrada es el Vietman de Coca-Cola. Esta lucha ha sido muy importante, porque ha significado un frenazo en los planes de reconversión, cierres y despidos de Coca-Cola en muchos países europeos. La sentencia de Madrid ha creado jurisprudencia, no solo en España, también en Europa. Fuenlabrada es un ejemplo de lucha sindical muy importante, en tiempos en los que la desvalorización del trabajo, la precariedad y las desregulaciones laborales se imponen en Europa. 

Necesitamos personas en los parlamentos de los países europeos que vengan del sindicalismo, que sepan lo que son la luchas por los derechos y que defiendan los intereses de los trabajadores

Necesitamos personas en los parlamentos de los países europeos que vengan del sindicalismo, que sepan lo que son la luchas por los derechos y que defiendan los intereses de los trabajadores y las trabajadoras. Esa ligazón es fundamental y se estaba perdiendo. Nos va el futuro en recuperar esa alianza. 

Mercedes Pérez Merino es un valor de las fuerzas del trabajo en el Parlamento español, porque se adelantó y supo ver lo que se venía encima. Se fue al comité europeo de Coca-Cola a desgañitarse para explicar lo que venía y la escucharon. La solidaridad ha sido fundamental en esta lucha y con ella se ha demostrado una vez más, que o somos solidarios y solidarias con las luchas por la dignidad laboral y por los derechos o estamos perdidas como sociedad. 

Hoy, cuando abandona la trinchera de las luchas laborales y se traslada a una nueva trinchera en el escaño del Parlamento de España para luchar por los mismos interese de clase por los que ha luchado en su fábrica, sus compañeros alemanes quisieron hacerle un solemne homenaje visual, grabando un video, para que se sepa de una mujer sindicalista llega a la tribuna de honor como representante del pueblo en el Parlamento. Una mujer que casi pierde la vida en el intento, que tuvo que denunciar a la marca por vulneración de derechos fundamentales en su persona y lo ganó. Una mujer que ha vivido como allanaban su casa delincuentes que no iban a robar, con la familia dentro.

Una mujer firme, que nunca se ha rendido, llega al Parlamento de España para luchar por mi clase. Ella sí me representa, al igual que todo un grupo político, Unidas Podemos, que lleva en el programa las propuestas sociales, políticas y económicas que nos dignifican y que hacen país. 

Estoy ilusionada y expectante en esta nueva legislatura, hay mucho por construir. Mujeres como Mercedes Pérez Merino saben de esto.

Vídeo homenaje a Mercedes Pérez Merino realizado por los trabajadores alemanes de Coca-Cola, del sindicato NGG, a su compañera de lucha.