martes 31.03.2020

Mariano Rajoy se desmarca: "No puedo decir que a mi me hayan pichado el teléfono"

El presidente del PP no cree haber sido víctima de escuchas ilegales y, por otra parte, asegura que sigue confiando en la inocencia del tesorero del partido, Luis Bárcenas.
> Orden al PP para que apoye el suplicatorio de Bárcenas
> "Mientras no me lo estampen en la cara..."
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 7.9.2009

Mariano Rajoy lo ha dejado bastante claro: "En mi caso concreto, no puedo decir que a mí me hayan pichado el teléfono". El presidente del PP ha contestado asi cuando en el chat de elmundo.es un internauta le ha pedido que respondiera "si o no" a la pregunta de si cree que le han pinchado el teléfono alguna vez. La respuesta del Rajoy está en las antípodas de la declaración que hace unos días realizaba la secretaria general de su partido, María Dolores de Cospedal, cuando reveló que había sido víctima de pinchazos telefónicos en sus conversaciones privadas. El líder "popular", no obstante, ha tratado de no desacreditar posturas como ésta recordando el hecho de que en España "ya tuvo que dimitir un vicepresidente del Gobierno, el señor Serra, por escuchas ilegales".

Además, ha retomado enseguida el discurso del supuesto acoso al PP por parte del Gobierno recordando que este partido ha presendo una denuncia en los tribunales para que se investiguen las filtraciones de sumarios relacionados con sus dirigentes y el juez "la ha admitido a trámite y ha pedido ya a la Unidad de Delitos Fiscales y Económicos de la Policía Judicial que se comunique la identidad de los funcionarios que han intervenido en las labores de escucha y grabación de las comunicaciones telefónicas".

Al ser conminado por otro de los internautas a que haga una "limpieza general" de los "corruptos del PP", Rajoy ha pedido que le dieran nombres y ha mencionado que en el caso de Camps "los tribunales ya han dicho que no había nada" y en el de Fabra, que "todavía ningún tribunal se ha pronunciado sobre las acusaciones que se le hacen". "A mi no se me puede pedir que me convierta en juez y que tome decisiones que podrían ser irreparables", ha exlamado y ha insistido en que él no tiene por que convertirse en un "Torquemada".

"SI NO DIJERA QUE CONFIO EN LA INOCENCIA DE BARCENAS, MENTIRÍA"

Otro de los internautas ha preguntado "dónde está el tesorero del PP", a lo que el presidente de los populares ha respondido que Luis Bárcenas, ha tenido un "acto que le honra" y "ha decidido dejar de ser tesorero hasta que los tribunales se pronuncien". Rajoy sigue respaldando al ex tesorero: "Yo confío en su inocencia y si no dijera esto es que estaría mintiendo". Ha admitido que "en todas partes puede haber ovejas negras", porque "es la condición humana", pero considera que la "mayoría de la gente es honesta". En su opinión, lo que hay que hacer es "apartar a aquellos que están inmersos en la corrupción", pero siempre que se haga "con pruebas" porque si no se "liquidaría" un principio básico de la democracia como es la presunción de inocencia. "Es peor condenar a un inocente que no condenar a un culplable", ha aseverado.

En relación con el recurso de la Fiscalía contra Camps, se ha mostrado convencido de que "no va a prosperar". Según Rajoy, ha sido "tremenda la saña y la crueldad" con la que actuó la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega cuando anunció que el auto del TSJ de Valencia por el que se archivó la querella sería recurrido por la Fiscalía. "Si en lugar de ser Camps, fuera De la Vega, le aseguro que no habría recurso", ha sentenciado.

El presidente del PP también se ha referido a la concesión por parte de la Junta de Andalucía de una subvención a la empresa donde trabaja la hija de Manuel Chaves, cuando este era presidente de la Junta. Ha recordado que el PP ha presentado una denuncia en el Tribunal Supremo y ha dicho confiar en los tribunales: "Espero que la Fiscalía actúe de la misma manera que actúa contra los miembros del PP". Además, ha señalado que le parece "obligado" que Manuel Chaves "no se esconda" y explique en el Congreso de los Diputados "por qué concedió esa subvención por importe de diez millones de euros" porque "hasta el momento se ha negado a dar la cara".

SÍNDROME DE ESPIONAJE

Sobre las acusaciones que desde hace semanas lanza el PP contra el Gobierno, el ministro de Fomento, José Blanco, ha opinado este lunes que lo que hace este partido es buscar "un espacio de impunidad" a través de "una campaña de insinuaciones", sobre las que aún no ha presentado "ninguna prueba ni ninguna denuncia". "El PP puede tener el síndrome del espionaje y puede tenerlo de verdad porque donde hubo espionaje fue en la Comunidad de Madrid", ha añadido, para recodar la denuncia presentada por el ex consejero madrileño Alfredo Prada "contra una Administración del PP".

En declaraciones a TVE, se ha referido al caso de Prada destacando que "ahí se está investigando y ahí si parece que hay pruebas e imputados de espionaje entre miembros del PP", para advertir después que cuando existen indicios de posibles irregularidades se deben denunciar porque sino "al final uno hace bastante el ridículo".

Por otra parte, ha destacado que el "caso Gürtel" partió de "una denuncia presentada por un miembro del PP" y "no de una actuación de la Fiscalía, como quieren hacer ver": "Como cada vez son más los imputados del PP y cada vez son más las pruebas, lo que tratan es de trasladar a la opinión pública que hay una persecución contra el PP buscando un espacio de impunidad".

También la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, se ha referido a los ataques contra la Fiscalía advirtiendo al PP de que "calumniar a las instituciones" del Estado es algo "totalmente inaceptable". Precisamente, este domingo el vicesecretario de Comunicación de este partido, Esteban González Pons, acusó a la Fiscalía de ser la responsable de las filtraciones relacionadas con el "caso Gürtel" que implica a varios "populares".

La dirigente socialista también está convencida de que "determinados actos de homenaje y autohomenaje" a los ciudadanos les producen "vergüenza ajena" y de que "alguno puede arrepentirse de ellos en el futuro". Pajín se refería así al inicio del curso político del pp con un acto de apoyo al presidente de la Generalitat, Francisco Camps, por parte de Mariano Rajoy.

Mariano Rajoy se desmarca: "No puedo decir que a mi me hayan pichado el teléfono"
Comentarios