#TEMP
viernes 20/5/22

La Justicia madrileña: “El vuelva usted mañana significa meses”

AGNESE MARRA
Los funcionarios de Justicia de la Comunidad de Madrid han culminado su semana de huelga con una gran manifestación que ha terminado en el Tribunal Supremo de Justicia donde han abucheado sin piedad a Esperanza Aguirre y Francisco Granados. Trabajo inabarcable, falta de personal y hasta problemas sanitarios de los juzgados son sólo algunos de los problemas a los que se enfrentan los trabajadores.
> "No más mentiras"
NUEVATRIBUNA.ES- 20.02.2009

Los gritos y los pitidos ensordecedores comenzaron a las 12 del mediodía en el Paseo de Recoletos y no cesaron en las tres horas de recorrido. Los funcionarios de Justicia salieron a la calle con más fuerza que nunca y con la convicción de “que esta huelga la vamos a ganar”. Los compañeros se unían a lo largo del recorrido y se saludaban con entusiasmo: “Vas a ver que lo conseguimos”, le decía una mujer a un compañero que acaba se acababa de incorporar.

Bajo arengas como “Este consejero es un chapucero” o “Dónde está, no se ve, la Justicia del PP”, trabajadores de CCOO, UGT y CSIT y STAJ se fueron haciendo fuertes. Más allá de la alegría palpable de los manifestantes, la indignación por lo que están padeciendo también era notoria.

Mercedes y Pilar, que prefieren no dar sus apellidos, son funcionarias que trabajan en Familia: “Desde los años 90 no está nada informatizado, tenemos tantos papeles que no sabemos por donde empezar”. Ambas aseguran que se “dejan los cuernos”, llegando a doblar el horario laboral sin recibir ningún tipo de extra: “Nos preocupan los ciudadanos y con el público nos llevamos muy bien, hasta nos regalan bombones. Se dan cuenta del trabajo que tenemos encima y de cómo luchamos para solucionarles sus problemas”.

CONDICIONES LABORALES DEL “PREHISTÓRICO”

Las condiciones laborales que tienen se acercan al “prehistórico”. Mercedes asegura que en determinados despachos todavía se trabaja con máquinas de escribir: “Tenemos los programas de ordenador más antiguos, cuando no se estropea la fotocopiadora es la impresora, así todos los días”. Pilar quiere aclarar: “Eso de la telemática nada, de nada, es todo una mentira de la Comunidad de Madrid, no tenemos absolutamente nada informatizado, y lo que es peor, no tenemos ni idea del trabajo que se hace en otros juzgados, no hay comunicación entre unos y otros”, asegura.

Según Fermín Arias, responsable sectorial de UGT “la desmotivación económica y social es lo que está arruinando la vida laboral de los trabajadores”. El líder de UGT asegura que hasta que la CAM no cumpla el acuerdo de 2007 no van a para las movilizaciones: “La próxima semana se reanudará la huelga”. En el momento de responder, una compañera avisa a Fermín Arias que Esperanza Aguirre y Francisco Granados le esperan a él y a otros de los compañeros de los sindicatos para reunirse en el Tribunal Supremo de Justicia. Arias sale corriendo y deja la manifestación.

Alrededor de la una y cuarto los trabajadores pasaban por la Plaza de Colón y subían hacia Génova: Destino: la sede del Partido Popular. A medida que se acercaban a su objetivo los gritos se hacían más altos y la adrenalina iba en aumento. Una vez delante de la sede las arengas cambiaron: “Ahí está la cueva de Alí Babá” o en “La consejería sobran los espías”. Los más atrevidos hasta se animaron a versionar una canción del verano para Esperanza Aguirre: “Que la detengan, es una mentirosa, malvada y peligrosa”.

Todos coinciden en que la Comunidad de Madrid les ha engañado: “No han cumplido con el Pacto de 2007, donde no sólo pedíamos mejoras salariales, sino más personal y mejores infraestructuras”, explica Montse Miravet, de CCOO, mientras sale del tumulto de gente para explicar mejor cuál es su situación. Trabaja en el Juzgado de Instrucción número 6 y asegura que el volumen de trabajo es inabarcable: “Hay que tener en cuenta que nos llega el 38% del trabajo de toda España y es imposible llevar a cabo todas las diligencias, además cuando tienes guardia te viene encima otra cantidad enorme de papeleo que tienes que terminar y se junta con lo que ya tenías antes, realmente es imposible”. Esta funcionaria de CCOO confirma que otro de los problemas más serios es la falta de personal: “Hemos tenido a tres compañeras de baja por maternidad y no han metido a nadie para sustituirlas. En el Juzgado de lo Penal número 1 llegó a estar trabajando una sola persona durante un mes, imagínate lo que podía hacer el pobre hombre”. Miravet dice que hemos vuelto ‘Al vuelva usted mañana’ lo que pasa “es que el mañana se puede traducir en meses”.

Los trabajadores coinciden en que el Registro Civil es uno de los más afectados: “La gente va a hacer cola a las tres y a las cuatro de la mañana para conseguir un número. Y lo más fuertes es que ahora hay una picaresca en la que una persona llega a las cuatro de la mañana se coge varios números y los va vendiendo, vamos una vergüenza absoluta”, dice Montse Miravet

ENTRE RATAS Y PULGAS

No es sólo la falta de personal, o que el salario de estos funcionarios madrileños esté muy por debajo de la media. Los problemas también existen en los propios centros de trabajo y en el estado en el que se mantienen. Según señala una trabajadora de CCOO, a una compañera suya le han robado el bolso en diversas ocasiones estando en su propio despacho: “Es que no tenemos taquillas para nuestras cosas, no hay colgadores para los abrigos, no hay estanterías donde poner el papeleo, no hay materiales”.

Por otro lado está el problema sanitario. Montse Miravet asegura que una compañera tuvo que ser ingresada en el hospital Gregorio Marañón, por estar llena de picaduras de pulgas: “Esa no ha sido la única denuncia, fumigaron y a los tres meses ya había más pulgas”. En los garajes del Juzgado de Plaza de Castilla lo que abundan son las ratas: “El garaje está lleno, ya se ha pedido que se haga algo y si vas allí puedes ver como está lleno de trampitas para las ratas. Es un descuido y una dejadez inadmisibles”, señala Miravet.

Tras las palabras de esta trabajadora uno de los portavoces de UGT informa que los líderes sindicales están en Tribunal Supremo de Justicia reunidos con Aguirre y Granados. Las más de 500 personas se trasladan poco a poco hasta el lugar de la reunión.

A las puertas del Tribunal Supremo los ánimos vuelven a calentarse. Gritos como “Granados dimisión” o “Aguirre toda la culpa es tuya”, se convierten en los himnos del momento. Las personas empiezan inquietarse por saber cómo ha ido el encuetro. Ya son las dos menos cuarto y Esperanza Aguirre sale del recinto. Los abucheos son ensordecedores y los insultos muy claros: “Hija de puta”. Ella muy en su estilo entra en el coche con una media sonrisa. A los 15 minutos es el consejero Granados el que sale del Tribunal y los mismos insultos se repiten. Ahora sólo falta que salgan los líderes sindicales. A las dos y diez hacen su aparición. “Han sido simplemente compromisos verbales, pero el lunes empezamos la negociación y Aguirre nos ha asegurado que al pacto al que lleguemos se cerrará con una cláusula de garantía”. Los vitoreos y la alegría se encienden y una mujer dice: “A ver si ahora sólo nos van a pagar 60 euro más y ahí se queda la cosa”. Los líderes sindicales no la han escuchado pero enseguida dicen: “Vamos a seguir con las movilizaciones, la semana que viene habrá huelga y no vamos a parar hasta que consigamos nuestros objetivos, no pensamos transigir”. El lunes continuará.

La Justicia madrileña: “El vuelva usted mañana significa meses”
Comentarios