#TEMP
lunes 23/5/22

La España más negra sienta al juez Garzón en el banquillo

Mañana a las 12.30 el magistrado de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón tendrá que declarar en calidad de imputado por un presunto delito de prevaricación en la causa sobre los crímenes del franquismo. A pesar de que la querella no ha sido respaldada por la Fiscalía, otros jueces, poco amigos de la Memoria Histórica, han llevado a Garzón al Tribunal Supremo.
> "Un juez decente"
> JUAN JOSÉ TÉLLEZ: Franco también venció a Baltasar Garzón
AGNESE MARRA / NUEVATRIBUNA.ES - 08.09.2009

Hace un año, concretamente el 1 de septiembre, el juez Garzón sorprendía con la noticia de querer investigar las fosas comunes de la guerra civil y el franquismo. La mitad de España se esperanzaba con un hecho que debía haberse planteado mucho antes. Finalmente un juez se implicaba en la tarea de esclarecer el oscuro pasado franquista.

Un mes más tarde, Garzón se declaraba competente para investigar las denuncias presentadas por las Asociaciones de la Memoria Histórica y atribuía a Franco y a más de una treintena de jefes de la dictadura el despliegue de un plan de exterminio de sus oponentes y de represión que terminó con más de 100.000 desaparecidos.

Las dificultades en la investigación eran muchas. Las dos Españas se encendían en un debate poco tratado: memoria sí / memoria no. Más allá de las discusiones teóricas y sentimentales, las asociaciones de jueces se mostraban pesimistas con el futuro de la denuncia. Los malos augurios se revelaron en noviembre de 2008, cuando Garzón abandonaba la causa al no haber responsables vivos y se inhibía en favor de los juzgados territoriales en lo que correspondía a la apertura de fosas.

Un año después, estas investigaciones frustradas han llevado a Garzón al Tribunal Supremo. Por primera vez el magistrado tendrá que declarar en calidad de imputado por un presunto delito de prevaricación en la causa sobre los crímenes del franquismo.

Una de las dos Españas no se contentó lo suficiente con el archivo de la causa, y decidió hacer lo posible por llevar a Garzón a los tribunales. La querella interpuesta por Manos Limpias, un pseudo sindicato ultraderechista, a la que posteriormente se sumó Libertad e Identidad, no fue respaldada por la Fiscalía, favorable a archivarla, pero la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo finalmente la admitió a trámite. La organización ultraderechista pedía la inhabilitación de Garzón y que se suspendiera temporalmente al magistrado mientras se tramitaba el proceso penal.

AMIGOS Y ENEMIGOS DE GARZÓN

Al polémico juez no le faltan defensores y detractores. La decisión de citar a Garzón se ha producido un día después de que la Comisión Internacional de Juristas, integrada por 59 presidentes y ex presidentes de Cortes Supremas, magistrados y abogados de Estados de miembros ONU, manifestara su apoyo al juez y advirtiera de que la causa abierta contra el franquismo "no justifica acciones penales ni disciplinarias".

Según el auto que dio a conocer el Supremo "la investigación sumarial se centró en delitos para los que el juzgado reconoce carecer de competencia material, salvo por razón de su conexión con otro delito (el cometido contra altos cargos de la nación) del que se proclama competente, pero que ni está vigente ni investiga, y por el que se incoa el procedimiento, y en cuyo ámbito declara extinguidas unas responsabilidades penales por razón de fallecimientos, sucedidos notoriamente decenios antes de la incoación".

Sin embargo, fuentes jurídicas destacaron que este argumento es “perverso”, porque para admitir una querella por prevaricación contra un juez debe hacerse un “enjuiciamiento indiciario cautelar” y hallar argumentos que acrediten la decisión injusta. Además, insisten en que es imposible calificar de prevaricadoras resoluciones que fueron revisadas por la Sala de lo Penal de la Audiencia y que compartieron en mayor o menor medida cuatro de sus magistrados.

La Asociación de la Memoria Histórica ha brindado todo su apoyo al juez Garzón. El pasado mes de mayo solicitaron al Tribunal Supremo la recusación de los cinco magistrados que admitieron a trámite la querella de Manos Limpias contra Garzón -Juan Saavedra, Adolfo Prego , Joaquín Giménez, Francisco Monterde, Juan Ramón Berdugo Gómez- además de Luciano Varela, Andrés Martínez Arrieta y Miguel Colmenero, que han intervenido en otras causas relacionadas con las desapariciones durante la Guerra Civil y el franquismo.

El magistrado tendrá que declarar mañana a las 12.30 horas bajo la citación del juez instructor Luciano Varela, el mismo que fue ponente de la resolución de la querella presentada por dos abogados contra el magistrado por supuestos cobros una universidad de EE UU en 2005 y 2006 y que quedó archivada.

La España más negra sienta al juez Garzón en el banquillo
Comentarios