#TEMP
martes. 16.08.2022

La censura de TVE se lleva por delante al jefe de Deportes

La televisión pública, más papista que el Papa, no sólo omitió al inicio de la Final de la Copa del Rey el himno de España sino que además lo censuró después en diferido al silenciar la pitada de los hinchas del Barca y del Athletic.
NUEVATRIBUNA.ES - 14.05.2009

El asunto ha traido cola. De hecho, ya le ha costado el puesto al director de Deportes, Julián Reyes, que esta misma mañana ha sido destituido.

Televisión Española no retransmitió el momento en el que el himno de España sonó por la megafonía del estadio de Mestalla en Valencia minutos antes de dar comienzo la final de la Copa del Rey entre el FC Barcelona y el Athletic de Bilbao. En lugar de eso, TVE ofreció en ese mismo instante imágenes de San Mamés, donde la afición del Athletic se congregó para seguir el partido.

El ente público emitió un comunicado de disculpa achacando el supuesto fallo técnico a un “error humano”, un error que la cadena “intentó subsanar emitiéndolo íntegramente en el descanso. La dirección de TVE pide disculpas por este hecho”.

La cosa no hubiera pasado más que por reconocer la chapuza si no fuera porque cuando la cadena decidió emitir en el descanso del partido las imágenes y el sonido que no había transmitido al principio se hubiera podido escuchar lo que verdaderamente pasó en Mestalla.

Pero tampoco. TVE censuró la pitada de los hinchas de ambos equipos al himno español manipulando así la grabación en la que se podía ver a los jugadores en pie escuchando el himno pero no los gritos de protesta de las aficiones del Bilbao y del Barcelona que se prolongaron prácticamente un minuto.

Además, la cadena pública tampoco emitió imágenes de una gran pancarta en la zona donde estaban los seguidores del Bara y en la que se podía leer en inglés: We are nations of Europe, Good Bye Spain “Somos naciones de Europa, adiós España”- con una foto de Rajoy y de Zapatero.

TVE insiste en que el fallo se intentó subsanar “emitiéndolo íntegramente en el descanso”. La cadena reconoce asimismo que “los prolegómenos de la final estuvieron marcados por los pitos que se escucharon en las gradas durante el tiempo en el que sonó el himno nacional”. Es más, continúa diciendo el ente público en una nota informativa, “un sector de los aficionados del Barcelona y el Athletic de Bilbao pitaron al oír las notas de la Marcha Real”, al tiempo que “se pudieron ver algunas banderas independentistas en la zona del gol norte del campo de Mestalla, donde estaban ubicados los seguidores del Bara”.

Sí, todo eso pasó. Pero los telespectadores de TVE ni lo pudieron ver ni lo pudieron escuchar. Lo dicho, imperdonable censura.

La censura de TVE se lleva por delante al jefe de Deportes
Comentarios