#TEMP
viernes. 01.07.2022

La 'caverna' se frota las manos

Ha encontrado un auténtico filón en las acusaciones del PP contra el presidente del Congreso, José Bono, por el incremento de su patrimonio. La 'percha' de la campaña contra el político socialista es, en casi todos los casos, su estrecha amistad con el dueño de Reyal Urbis, Rafael Santamaría...
NUEVATRIBUNA.ES - 11.5.2010

...y el caldo en el que se cuecen las denuncias son las próximas elecciones en Castilla La Mancha, la comunidad de la que Bono fue presidente y en la que habría llevado a cabo sus operaciones 'opacas' con Santamaría. La actual secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, aspira a arrebatársela al PSOE como cartel electoral de su partido y las sospechas sobre la figura más emblemática del socialismo en la comunidad le vienen como anillo al dedo. De hecho el Partido Popular ya ha presentado una denuncia ante la Fiscalía General del Estado para aclarar, entre otras, la operación más controvertida que no es otra que la de Valdeluz o ciudad del AVE. Allí, el Gobierno de Bono autorizó en 2001 a Santamaría la construcción de 10.000 viviendas próximas a la parada del tren de alta velocidad.

Pero Valdeluz no es el único caso en el que el PP quiere ver la mano de la corrupción. A Reyal Urbis se le recalificó un terreno en el Paraje de Valdecubas, en Toledo. Lo atraviesa la carretera de Mocejón y se encuentra en la margen derecha del río Tajo. Reyal Urbis adquirió el Paraje de Valdecubas en enero de 2009. Tiene una extensión de 494 hectáreas y está situado junto al núcleo urbano de Toledo. En el Plan Parcial de Valdecubas se plantea la construcción de 6.986 viviendas, de las que sólo una tercera parte serían protegidas. Así lo recoge el Plan de Ordenación Municipal (POM) de Toledo de 2005-2020. La Gaceta y Libertad Digital se han apresurado a hacerse eco de la denuncia de la portavoz del grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Toledo, Paloma Barredo: “Cuando se estaba tramitando el POM (Plan de Ordenación Municipal), el PSOE insistió en que la zona de Azucaica, en el Paraje de Valdecubas, tenía que entrar. El PSOE puso como condición para votar a favor del plan que entrara Valdecubas, donde se encuentra la parcela de Santamaría”. El visto bueno para aprobar la recalificación se atribuye al consejero de Ordenación Territorial de la Junta de Castilla-La Mancha, Julián Sánchez Pingarrón, mano derecha de José Bono tanto en su etapa como presidente regional como en el Ministerio de Defensa.

El Confidencial llega aún más lejos para ilustrar la relación Bono-Santamaría y asegura que el presidente del Congreso entregó en mano a un estrecho colaborador 100.000 euros en billetes de 500, envueltos en papel de periódico, para adquirir un caballo de competición a finales de 2005. El animal, llamado Farceur du Haul, se compró al jinete francés Robert Breul, siendo aquél ministro de Defensa, a través del marchante Guy Jonquères d'Oriola, que cuatro meses después facturó el caballo a nombre de Rafael Hoteles S. A., propiedad del empresario e íntimo amigo de Bono Rafael Santamaría, dueño también de Reyal Urbis. Según fuentes conocedoras de la operación, -añade El Confidencial- el caballo fue un regalo de Santamaría a Hípica Almenara S. L., propiedad del presidente del Congreso y de sus cuatro hijos. Uno de ellos, José Bono Rodríguez, jinete profesional, montó el animal durante más de tres años en multitud de competiciones nacionales e internacionales. En todas las órdenes de salida de esos torneos figura Bono Rodríguez como rider (jinete) y Rafael Hoteles S. A. como owner (propietario) de Farceur du Haul. Y remata afirmando que Farceur du Haul no es el único caballo que Santamaría regaló a la familia Bono.

En el listado de operaciones entre la familia Bono y el propietario de Reyal Urbis, también aparece la conocida como "la permuta de Estepona". Hípica Almenara, una sociedad de la que los Bono son propietarios, adquirió mediante permuta con la inmobiliaria Reyal dos áticos localizados en una urbanización de lujo de Estepona (Málaga). A cambio, se entregó un piso de más de 25 años situado en la colonia madrileña de Mirasierra. La información, en este caso, no procede de la 'caverna' sino del diario Público, que explica que el piso de Mirasierra, de 137 metros cuadrados, y su correspondiente plaza de garaje se valoraron en 925.000 euros. Reyal aplicó la misma valoración, 925.000 euros, a los dos áticos, cuya superficie techada suma 267 metros cuadrados. Público, que asegura que Bono niega cualquier trato de favor en dicha operación, hace un detallado análisis del incremento que han experimentado los ingresos del matrimonio Bono en los últimos años y concluye afirmando que tienen deudas hipotecarias que superan los dos millones de euros. Una pesada carga que les obliga a pagar miles de euros en intereses mensuales.

José Bono, entretanto, no niega su incremento patrimonial pero asegura que lo ha ganado honradamente. El pasado 13 de abril envió a la Fiscalía General del Estado una completa documentación y denunció presuntas injurias del Grupo Intereconomía. Según dicha documentación, el presidente del Congreso, su esposa, Ana María Rodríguez, y sus cuatro hijos declararon a Hacienda en 2008 unos ingresos de 1.253.325 euros. La familia es dueña de 12 propiedades inmobiliarias y de una hípica en Toledo, escrituradas en unos 5,5 millones, sobre las que pesan hipotecas de 1.835.144 euros. El detalle de sus ingresos especifica que en su mayor parte proceden de dos negocios familiares: seis tiendas de la joyería Tous que administran su mujer y una de sus hijas (que en los últimos tres años han declarado 1.206.000 euros de beneficio) y la Hípica Almenara, SL, propiedad del presidente y sus hijos, que generó en los últimos cuatro años 1.258.200. Además, Bono firmó con la editorial Planeta un contrato de 752.000 euros por sus memorias. El matrimonio hizo en 2004 separación de bienes y, a partir de entonces, han repartido su patrimonio entre sus hijos y equilibrado el de ambos.

La 'caverna' se frota las manos
Comentarios