Nuevatribuna

TRASLADA LOS HECHOS A LA FISCALÍA

La Junta Electoral acusa a Torra de intentar “burlar” los requerimientos emitidos para la retirada de símbolos independentistas

Abre un expediente sancionador al president de la Generalitat y ordena a los Mossos la retirada urgente de las pancartas.

La Junta considera que la actuación del presidente “no ha tenido otra finalidad que eludir o burlar los requerimientos emitidos”

La Junta Electoral Central ha resuelto trasladar al conseller de Interior de Cataluña, Miquel Buch, que ordene a los Mossos de Esquadra la retirada urgente de todos los símbolos independentistas que cuelgan de los edificios públicos de la administración de la Generalitat de Catalunya. El plazo se cumple a las 15 horas de este viernes.

Además de ordenar la retirada de las pancartas, la Junta Electoral abre un expediente sancionar al president de la Generalitat y traslada a la Fiscalía la negativa de Quim Torra a acatar sus requerimientos como un posible delito de desobediencia lo que puede acarrear una pena de inhabilitación de seis meses a dos años y multas de entre 300 y 3.500 euros.

El organismo confirma que el president no ha cumplido con la orden dictada sino que “se ha limitado a aparentar dicho cumplimiento”, al haber “sustituido o superpuesto” en los símbolos inicialmente instalados en los edificios públicos dependientes de la Generalitat por otros “con idéntico sentido partidista”, manteniendo así “una simbología que no resulta neutral y que vulnera el principio de neutralidad política” recogido en el artículo 50.2 de la LOREG”.

En su escrito, la Junta Electoral se refiere a “banderas esteladas, lazos amarillos o blancos con rayas rojas u otros de análogo significado, fotografías de candidatos o políticos, así como pancartas, carteles o cualquier otro símbolo partidista o que contenga imágenes o expresiones coincidentes o similares a las utilizadas por cualquiera de las entidades políticas concurrentes a las elecciones”.

Torra incumplió lo mandatado por este organismo y en una treta de última hora sustituyó los lazos amarillos por unos lazos blancos atravesados por una franja roja, un símbolo utilizado por Els Joglars y adoptado posteriormente por Òmnium Cultural para su campaña Crida per la Democràcia, lanzada pocos meses antes del referéndum independentista del 1 de octubre.

En este sentido, la Junta considera que la actuación del presidente “no ha tenido otra finalidad que eludir o burlar los requerimientos emitidos”. Y ello es así -añaden- “porque tanto la conformación y contenido de los carteles como la identidad de los símbolos incorporados a ellos evidencian que el significado de la propaganda es el mismo, sin que pueda concederse relevancia material a la maniobra de cambiar el color de los lazos que, con la misma forma y trazado, se incorporan a los carteles”.