Martes 25.06.2019
TRAS EL DERRUMBE DEL PUENTE MORANDI EN GÉNOVA

Ingenieros certifican la “buena salud” de los puentes en España

El número de infraestructuras vulnerables queda muy por debajo de otros países como EEUU, Francia o Alemania.

"Nunca está de más reforzar la inversión en prevención y mantenimiento para garantizar la seguridad a medida que el parque de infraestructuras cumple años y llega a su edad adulta”, destaca Jorge Ley, director general de Intemac

¿A quién no le ha entrado un escalofrío este verano al transitar por un puente de nuestra red estatal de carreteras y líneas ferroviarias tras ver las imágenes del derrumbe parcial del puente Morandi en Génova que provocó 43 muertos?

Si ha sido así para muchos de ustedes, pueden estar razonablemente tranquilos, al menos de momento. El Colegio de Ingenieros de Caminos ha certificado que, en España, solo el 1% de los puentes necesitan una inspección especial, reparación o refuerzo.

Esta ha sido una de las principales conclusiones surgidas de la jornada de ‘Conservación y mantenimiento de puentes en España’ organizada por el Colegio de Ingenieros de Caminos según recoge un comunicado de la agencia Ion Comunicación.

Y es que, según datos del Instituto Técnico de Materiales de Construcción (Intemac), en España, el porcentaje del 1% de infraestructuras vulnerables queda muy por debajo de otros países.

En EEUU, los puentes que han sido considerados en situación deficiente y necesitan ser reparados, alcanza el 30% del total; en Francia, el 33% y, en Alemania, el 12%.

ADOPTAR MEDIDAS PREVENTIVAS

El mantenimiento supone un ahorro de al menos el 50% frente a la reconstrucción y que alarga la vida útil de las infraestructuras en al menos dos décadas

Sin embargo, la “buena salud” de nuestros puentes, como destacó Jorge Ley, director general de Intemac, no puede hacernos olvidar la necesidad de adoptar medidas preventivas para minimizar los riesgos de este tipo de accidentes, como el ocurrido en Italia, causados habitualmente por errores en los procesos constructivos, por fallos en su mantenimiento e inspección, por consecuencias externas como la socavación de la cimentación, las riadas y otras catástrofes naturales como terremotos o huracanes o simplemente por la sobrecarga o la degradación asociada al paso del tiempo.

Por eso, para evitar este tipo de catástrofes, Intemac subraya que “es importante invertir en prevención y mantenimiento el equivalente al 2% del valor de la infraestructura”, es decir, cuatro veces más de lo que se viene haciendo actualmente, pues la inversión apenas llega al 0,5% debido a las políticas de ajuste presupuestario para el control del déficit público.

El mantenimiento supone un ahorro de al menos el 50% frente a la reconstrucción y que alarga la vida útil de las infraestructuras en al menos dos décadas, subraya en este sentido Intemac.

El Instituto ve necesario realizar supervisiones externas e independientes de los proyectos y que los resultados de las investigaciones para esclarecer las causas de un accidente de este tipo se hagan públicos, algo que no sucede en España.

Según Jorge Ley “es imprescindible que la sociedad y las administraciones tengan en cuenta que las tareas de inspección, revisión, mantenimiento y reparación de los puentes son tan vitales como las tareas de proyectar y construir otros nuevos. E incluso más económicas. En España, afortunadamente, los puentes de la red de carreteras y líneas ferroviarias cuentan con buena salud, pero es evidente que nunca está de más reforzar la inversión en prevención y mantenimiento para garantizar su seguridad a medida que el parque de infraestructuras cumple años y llega a su edad adulta”.

Comentarios