sábado 24.08.2019
PRUEBAS DE RESONANCIA MAGNéTICA

La ineficiencia de la gestión privada de la alta tecnología sanitaria

Por Luisa Lores | La Sindicatura de Comptes de la Comunidad Valenciana ha publicado recientemente un informe que demuestra la ineficiencia de la gestión privada de la Alta Tecnología Sanitaria.

La Sindicatura de Comptes de la Comunidad Valenciana ha publicado recientemente un informe que demuestra la ineficiencia de la gestión privada de la alta tecnología sanitaria. Dicho informe concluye que la gestión pública de la Resonancia Magnética ahorraría a la comunidad 16,7 millones de euros cada año, ya que el coste medio de una RM con gestión privada (257 euros) es un 138% superior a la RM de gestión pública (108 euros)

La noticia no constituye ninguna sorpresa. De hecho La RM de la Comunidad Valenciana se privatiza en el año 2001 en contra de la opinión de los profesionales y de las recomendaciones de la Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM) y ya en el año 2005 la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Valencia calcula  en 18 millones anuales el sobrecoste de esta privatización, lo que no ha impedido su prórroga por parte de la Generalitat, que no finaliza hasta el año 2018.

El informe de la Sindicatura puede servir, sin embargo, de punto de inflexión y de apoyo documental para revertir una privatización especialmente lesiva para el SNS, no solo por su ineficiencia, en unos momentos de grave crisis económica, sino por la descapitalización y la fragmentación de la asistencia sanitaria del SNS. Actualmente el 58% de las resonancias magnéticas instaladas en España se encuentran en hospitales privados (Informe IDIS 2013) sin incluir otros equipos ubicados en centros públicos y de gestión privada.

Muchos estudios y publicaciones consideran que son, la utilización inadecuada de tecnologías y el abuso de fármacos, las causas principales de gasto sanitario innecesario y de crecimiento de la deuda sanitaria de las CCAA, siendo la Comunidad Valenciana la 2ª más endeudada. De hecho, cada uno de sus habitantes debe 85 euros solo por esta causa ya que, la privatización encarece el servicio e incrementa la “sobreutilización” como consta en el informe de la Sindicatura de Comptes.

Según los datos del MSPSI (tabla I) en España existe una gestión irracional de la tecnología médica. En primer lugar porque existe una alta variabilidad no justificada por causas médicas, de forma que la comunidad autonóma con mayor índice de exploraciones de RM triplica a la que tiene la tasa más baja. La privatización de la gestión y la dotación de equipos son las causas que mejor explican esta variabilidad. De esta forma, las CCAA con al menos el 60% de los equipos de RM con gestión privada (Canarias, Baleares, C Valenciana, Navarra, Madrid, Galicia y País Vasco) tienen una tasa media de 54 exploraciones/1000 habitantes, 74% superior al resto de las CCAA, con una tasa media de 31 RM/1000. Por otra parte, las cinco CCAA con mayor número de equipos/habitante, Madrid, Baleares, Galicia, Canarias y Navarra tienen la más alta tasa de exploraciones.

Sin embargo, no existe relación con el envejecimiento de la población de las distintas CCAA. Así, las seis CCAA con una tasa de envejecimiento inferior a la media estatal: Canarias, Murcia, Baleares, Andalucía, Madrid y C Valenciana, realizan una media de 47 RM/1000 habitantes incluso mayor (20% superior) a la media de exploraciones de las seis CCAA más envejecidas, Castilla y León, Asturias, Galicia, Aragón, País Vasco y Cantabria, con 39 RM/1000 habitantes, lo que sugiere demanda inducida en relación con el principio de  “la oferta y la demanda” . Las “sacrosantas leyes del mercado” provocan que, mientras se aplican duros recortes en la asistencia social y sanitaria más básica y existen demoras, en ocasiones intolerables, en patología graves, sobre todo de pacientes con bajos recursos, las listas de espera se llenan de pacientes con procesos irrelevantes que dan lugar a cirugía innecesaria y a un incremento de los efectos adversos, siendo en este caso los ciudadanos con mayores recursos y los cubiertos con primas de seguros privadas los más afectados.

Estudios realizados en España y otros países desarrollados concluyen que al menos un tercio de las exploraciones de imagen realizadas son innecesarias y no benefician al paciente. Los radiólogos estadounidenses consideran el pago por acto médico la causa principal de la burbuja tecnológica que ya está empezando a desinflarse en aquel país

De todos los datos se puede deducir que si la tasa de exploraciones por 1000 habitantes en la Comunidad valenciana fuese similar a la media de las CCAA con la gestión menos privatizada (31 exploraciones/1000 habitantes) se realizarían 158.000 RM/año en vez de las 288.000 actuales (45% menos). Asimismo, si la gestión de todos los equipo de RM de la Comunidad Valenciana fuese pública, a un coste por estudio de 108 euros, según consta en el informe de la sindicatura, la totalidad de los estudios de RM de la Comunidad Valenciana costarían 17 millones de euros anuales, 54% inferior al coste del concierto (37 millones de euros al año) que solo cubre las exploraciones externalizadas

En conclusión la privatización de la Alta Tecnología incrementa los costes de forma desorbitada y promueve el uso inadecuado y la sobreutilización. El informe de la Sindicatura de Comptes debe servir de base al gobierno de la Comunidad Valenciana, en quiebra técnica,  para iniciar la integración de los servicios externalizados y frenar la privatización y los copagos, en aras de la eficiencia, la decencia y  la responsabilidad con sus ciudadanos.