jueves 21.11.2019
LANZAN UN MANIFIESTO CARA A LA CONVENCIÓN DEL 10 DE MARZO

Históricos de ICV critican la “indefinición y ambigüedad” con el procesismo de los Comunes

Joan Saura y Joan Boada son algunas de las voces de ICV que critican abiertamente la estrategia seguida por Catalunya en Comú-Podem en las elecciones catalanas del pasado 21 de diciembre.

Xavier Domènech y Ada Colau en la Asamblea de Catalunya en Comú.
Xavier Domènech y Ada Colau en la Asamblea de Catalunya en Comú.

Los firmantes del manifiesto critican la “indefinición y la ambigüedad de los Comunes” sobre la relación Cataluña-España, principal causa, a su juicio, del “castigo” recibido en las urnas

Históricos y militantes de ICV, entre ellos Joan Saura y Joan Boada*, han lanzado un manifiesto cara a la Convención que este partido celebrará el próximo 10 de marzo donde se critica abiertamente la estrategia seguida por Catalunya en Comú-Podem en la campaña de las elecciones catalanas del pasado 21 de diciembre.

La formación impulsada por Ada Colau concurrió a los comicios con Xavier Domènech de cabeza de cartel en una confluencia integrada por Barcelona en Comú, Podem, Esquerra Unida, Equo e Iniciativa (ICV) y perdió tres escaños y 44.000 votos respecto a las anteriores autonómicas de 2015, unos “preocupantes y malos” resultados que “abren interrogantes sobre el futuro de los Comunes y de ICV”, advierten.

Los firmantes del manifiesto critican la “indefinición y la ambigüedad de los Comunes” sobre la relación Cataluña-España, principal causa, a su juicio, del “castigo” recibido en las urnas. En este sentido, se preguntan, porqué se fue a una campaña “fuertemente polarizada” sin una “propuesta fuerte y clara de modelo de Estado”.

Aunque no se cita en ningún momento a la alcaldesa de Barcelona, los críticos de ICV echan en cara a los dirigentes de los Comunes el “exceso de palabras y gestos de sintonía” con el procesismo y ponen como ejemplos de ello la legitimación del referéndum del 1 de octubre, la pancarta y el lazo amarillo en el Ayuntamiento de Barcelona, la ruptura con los socialistas en el consistorio de Colau o la organización del acto de Zaragoza con Podemos y al que asistieron dirigentes del PdCat. “Criticamos con dureza, y justamente, al PP, pero no hemos criticado a JxSí ni hemos atacado con la misma contundencia la corrupción en Cataluña”, señalan.

UN PROYECTO DE ESTADO FEDERAL

La experiencia de ICV y la de la confluencia, han demostrado la imposibilidad de construir un espacio político unitario coherente sumando recortes de proyectos nacionales divergentes

Los federalistas de ICV firmantes del manifiesto consideran que los resultados del 21D les alejan “del principal objetivo fundacional de los Comunes: construir un nuevo sujeto político con capacidad de ser hegemónico y gobernar Cataluña”. La caída en votos (medio millón con respecto a las generales de 2016) y la pérdida del 40% de la representación en el Parlament por parte de ICV-EUiA están generando una “creciente desmovilización y desconcierto”, afirman, corriendo el riesgo de “caer en la insignificancia”, de ahí, la necesidad de analizar los “errores” cometidos y de los que se sienten corresponsables: “No podemos ignorarlo ni responsabilizar al contexto o a los electores”.

En ese camino reivindican un “proyecto de Estado claro e integrador de su plurinacionalidad”, de rechazo a la independencia, “un proyecto de Estado federal que reconozca la singularidad catalana” y el “reconocimiento nacional de Cataluña dentro de España”. En opinión de los críticos, “la experiencia de ICV y la de la confluencia, han demostrado la imposibilidad de construir un espacio político unitario coherente sumando recortes de proyectos nacionales divergentes”.

REIVINDICANDO LA LABOR DE CQSP

Si bien Lluís Rabel y Joan Coscubiela no figuran por el momento entre los firmantes, el manifiesto hace un alegato en favor del “excelente” trabajo parlamentario realizado en la anterior legislatura por Catalunya Sí que es Pot. En este sentido, subrayan que resulta “inexplicable” el “silencio de los Comunes sobre CQSP”, dejando al margen “históricos valores” de ICV que la confluencia no ha incorporado y “sin estos valores –denuncian- es cómo si la confluencia se hiciera sin nosotros”.

El malestar interno generado en el seno de los Comunes tuvo su punto más álgido tras la intervención del portavoz de CQSP, Joan Coscubiela, en el pleno del 7 de septiembre, criticando con dureza a los independentistas, unas palabras que le valieron los aplausos del PSC, C’s y PP. Unos días aciagos en los que recibió muchas críticas según relata en su libro ‘Empantanados’ que se presentará próximamente en Madrid y en el que disecciona punto por punto todos los avatares del ‘procés’.

CON LA VISTA PUESTA EN LAS MUNICIPALES

La indefinición pone en peligro nuestros resultados municipales allá donde somos más fuertes

El manifiesto establece la hoja de ruta a seguir cara a las elecciones municipales de 2019 y a las Generales de 2020 con el objetivo de frenar el ascenso del PP y C’s. Con ese objeto proponen primarias con listas abiertas para transformar la confluencia de izquierdas de los Comunes “en una organización democrática y horizontal, con estructuras territoriales de base, con afiliados con derechos y deberes y un censo real y estable”. También se apuesta por garantizar la representatividad local de las candidaturas municipales: “Esta será la prueba de fuego para cohesionar el espacio, a partir de una asamblea de inscritos, organizaciones locales de los comunes y un proceso reglado con primarias que sean una experiencia a imitar de participación democrática”, dicen.

Los firmantes advierten de que tanto los independentistas como Ciudadanos estarán interesados en “nacionalizar la batalla municipal”, especialmente en los municipios medianos (gran activo de ICV, recuerdan), “incomprensiblemente ignorados por una confluencia amurallada territorialmente en la ciudad de Barcelona”. Por ello, subrayan, la “indefinición pone en peligro nuestros resultados municipales allá donde somos más fuertes”.

AL SERVICIO DE LA MAYORÍA SOCIAL TRABAJADORA

Retomar el discurso social, recuperar los derechos perdidos, luchar contra las desigualdades y situar al mundo del trabajo y sus cambios en el centro de la actividad política, son aspectos en los que se hace más hincapié en el manifiesto.

“ICV tiene que estar en vanguardia en estos objetivos, para que se vuelva a sentir nuestra voz ecosocialista, nuestra voz de clase, nuestra voz ecologista y nuestra voz feminista. Hay que reforzar ICV organizativamente y políticamente, con un discurso propio y autónomo”, afirman, de ahí la necesidad de que en la Convención del 10 de marzo se apruebe “una política y unos criterios organizativos que contribuyan a una reflexión serena y a una práctica combativa y radicalmente democrática de los Comunes”.

HISTÓRICOS Y MILITANTES ENTRE LOS FIRMANTES

El manifiesto ‘Federalistas de ICV’ ha cosechado hasta el momento 150 firmas, algunas de ellas ya figuraron en otro manifiesto publicado en julio de 2017 contra el referéndum del 1-O.

En la lista destacan los ya citados Joan Saura, expresidente de ICV y exconseller de la Generalitat; Joan Boada, ex diputado y exalto cargo de la Generalitat; Lali Vintró, que durante años lideró el grupo municipal en el Ayuntamiento de Cataluña; la concejal de Tarragona Arga Sentís; Arnau Funes, diputado de Entesa en la Diputación de Barcelona; o Marc Vidal, exdiputado de CSQP.

Del ámbito sindical figuran Pedro López Provencio, José María Rodríguez Rovira, Manel García Biel, José Cachinero, Fornes Quim, Aurora Huerga, o Xavier Navarro. Merce Claramunt, feminista d’Esquerres; Joan Botella, presidente de Federalistes d'Esquerres; Gaby Poble, responsable de Migraciones de ICV; Miguel Pajares especialista en temas de Emigración; o el periodista José Luis Atienza.

Primeros 150 firmantes

Históricos de ICV critican la “indefinición y ambigüedad” con el procesismo de los Comunes
Comentarios