miércoles 23/9/20

Fraga, que detesta a Aguirre, no excluye una gestora para Madrid

De todos es sabido que el presidente fundador del PP no siente un especial afecto por la presidenta madrileña. Sus reproches mutuos han sido constantes en los últimos años. El último se ha producido este domingo, cuando don Manuel se ha mostrado preocupado por los "personalismos" especialmente en el seno del PP de Madrid.
> RAFAEL SIMANCAS: ¿Qué ideología profesa el PP?
> JUAN JOSÉ TÉLLEZ: Algo más sobre el primo de Rajoy
NUEVATRIBUNA.ES - 8.11.2009

Manuel Fraga, en declaraciones a la Cadena SER, ha dicho que su partido está resolviendo bien sus problemas internos. En cualquier caso, admite el daño que están haciendo los "personalismos", que cree especialmente preocupantes en el PP de Madrid. Es más, si persiste el enfrentamiento con la dirección nacional, el presidente fundador no descarta una gestora: "Yo no descarto nada", ha dicho Fraga preguntado por esta posibilidad, porque "la unidad del partido está por encima de todo".

Aunque no quiere discutir el liderazgo de Rajoy, asegura que con él al frente del partido, el conflicto entre Aguirre y Gallardón "ya estaría resuelto". Y a pesar de su cercanía a Alberto Ruiz Gallardón, cree que las palabras de Manuel Cobo (vicealcalde de Madrid) ante el Comité Federal del pasado martes fueron "intolerables": "En lugar de dar explicaciones por lo que había hecho anteriormente, insultando a una persona, se metió en acusaciones no probadas", (...) "fue lamentable su informe, a mí no me gustó nada".

Sobre la situación que vive el PP en Valencia, Fraga ha reiterado su apoyo por la alcaldesa de Valencia,Rita Barberá al frente del partido en la Comunidad. "No sé si Camps repetirá como candidato del PP, porque, no en vano, ha habido trajes arriba y trajes abajo" y, concluye, "se ha trajinado demasiado".

A FRAGA NO LE GUSTA LA 'LIDERESA'

Los desencuentros entre Fraga y Aguirre, motivados la mayoría de las veces por llamadas de atención del presidente fundador del partido a la presidenta madrileña, vienen de antiguo.

El penúltimo episodio se vivió a propósito de la guerra por el control de Caja Madrid. Fue el pasado 26 de octubre, coincidiendo con la publicación de la entrevista a Manuel Cobo en la que el vicealcalde decía que era "de vómito" lo que Aguirre y su equipo estaban haciendo con Rodrigo Rato. A su llegada a un acto de la Fundación de Análisis y Estudios Sociales (FAES) en Madrid, el senador del PP fue preguntado si le parecía que Ignacio González, a quien el Gobierno madrileño pretendía situar al frente de Caja Madrid, era un buen candidato para presidir la entidad financiera. "No -respondió tajante-. Ni creo que se lo parezca a nadie". "A mí desde luego no me lo parece", añadió y justificó su rechazo alegando que el vicepresidente madrileño "no ha practicado nunca nada parecido" a lo que se debe acometer en Caja Madrid que, según recordó, "es una de las principales entidades del país".

En julio de este mismo año, Manuel Fraga, reprochó a la presidenta de la Comunidad de Madrid que criticara públicamente la abstención en comunidades del PP frente al nuevo modelo de financiación autonómica en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) cuando el Grupo Popular había decidido votar en contra de esa reforma en el Congreso de los Diputados.

Mucho más descarnado fue, sin embargo, el cruce de declaraciones que se produjo unos meses antes, en enero, a cuenta del escándalo del espionaje en Madrid. Fraga dijo que en sus tiempos "no pasaban estas cosas" y que a los que intentaban espiar "les cascaba". La 'lideresa' le contestó tajante: "En el PP sólo se ha abierto una comisión de investigación y fue en sus tiempos", en referencia al Caso Naseiro.

Pero nada de esto es comparable al "que se calle de una vez" que Manuel Fraga no pudo reprimir dirigiéndose a Esperanza Aguirre en abril de 2008, un par de meses antes del congreso de Valencia y cuando estaba en todo su apogeo la guerra interna del PP por la sucesión de Mariano Rajoy.

En lo que inevitablemente sonó a un remedo del "¿Por qué no te callas?" del rey Juan Carlos a Hugo Chávez, el veterano dirigente declaró que la presidenta de la Comunidad de Madrid "debe callarse de una vez y he dicho ya lo que tenía que decir". Fraga se refería a la necesidad de que Aguirre dejara de alimentar cábalas sobre su posible candidatura para liderar el partido en el Congreso de los populares, que se celebraría en junio. Unos días antes, la presidenta madrileña no había dejado claro en una entrevista en TVE si se presentaría o no. Lo que hizo fue alimentar más la incógnita al descartar presentarse para, acto seguido, asegurar que esa decisión no era inamovile.

En mayo de ese mismo año, Fraga y la 'lideresa' coincidieron en un acto de la Fundación para la Defensa de la Nación Española en Madrid, después de que el presidente fundador volviera a la carga con otra declaración en la que aseguraba que Aguirre es más problemática que el alcalde de la capital, Alberto Ruiz Gallardón. La presidenta regional, en presencia de su rival político, el alcalde, y en medio de gritos de simpatizantes que la animaban a fundar un nuevo partido, le dijo al presidente fundador: "Luego me explicas por qué causo problemas en el PP".


Fraga, que detesta a Aguirre, no excluye una gestora para Madrid
Comentarios