#TEMP
jueves 26/5/22
MULTITUDINARIA MANIFESTACIÓN EN MADRID

Familiares de las víctimas claman justicia

Miles de personas salieron este sábado a la calle para protestar por el causa abierta contra Baltasar Garzón por investigar los crímenes de la dictadura. En el manifiesto, Pedro Almodóvar, Almudena Grandes y Marcos Ana lamentaron las consecuencias de un proceso que "ensucia" la memoria de la víctimas y "condena las aspiraciones de justicia de cientos de miles de familias españolas".
NUEVATRIBUNA.ES 24.04.2010

La manifestación convocada este sábado en Madrid por la Plataforma contra la Impunidad del Franquismo concluyó a las 20:00 horas con la lectura de un manifiesto en el que se aseguró que el procedimiento abierto al juez Baltasar Garzón "ensucia" la memoria de las víctimas de la dictadura.

El cineasta Pedro Almodóvar, la escritora Almudena Grandes y el poeta Marcos Ana fueron los encargados de leer el texto de apoyo al juez de la Audiencia Nacional al término de la marcha de Madrid, una de las muchas convocadas simultáneamente este sábado en varias ciudades españolas y extranjeras a través de las redes sociales de Internet.

Durante la lectura del manifiesto, al que ha seguido un minuto de silencio, los tres lamentaron "las consecuencias de un proceso que, en democracia, ensucia" la memoria de las víctimas del franquismo, "desprecia el dolor de sus hijos, de sus nietos y condena las aspiraciones de justicia de cientos de miles de familias españolas".

Un proceso que, promovido por "organizaciones de extrema derecha" -en referencia a Falange Española de las JONS, Libertad e Identidad y Manos Limpias- podría interpretarse "como una lamentable prueba de la minoría de edad de la democracia española", lo cual "representa un escándalo sin precedentes en la historia reciente de nuestro país".

Se refirieron así a la causa abierta por prevaricación contra Garzón en el Tribunal Supremo (TS) al haberse declarado competente para investigar las desapariciones ocurridas durante la Guerra Civil y el franquismo.

"Nadie puede siquiera comprender que un estado democrático impute un delito de prevaricación a un juez que ha asumido los principios de verdad, justicia y reparación de las víctimas, por aplicar en España la doctrina del Derecho Penal Internacional que, hace unos años, le permitió actuar contra crímenes semejantes cometidos en países como Argentina o Chile", dijeron.

Por ello, creen que "España no puede continuar siendo una excepción para la Justicia española". Han pedido así que el impulso democrático que supuso la aprobación de la Ley de Memoria Histórica se profundice "para impedir que en el futuro se reproduzcan hechos tan vergonzosos como el auto del juez Varela".

"LA LEY DE AMNISTÍA NO PUEDE PREVALECER SOBRE LA CONSTITUCIÓN"

Tras subrayar que la Ley de Amnistía de 1977 es "preconstitucional", dijeron que la causa abierta por el juez del Tribunal Supremo Luciano Varela, que calificaron de "vergonzosa", es una "lamentable prueba de la minoría de edad de la democracia española". A su juicio, España "sigue acusando los efectos del terror indiscriminado al que Francisco Franco recurrió para tiranizar a los españoles durante cuatro interminables décadas".

Pero también destacaron que la manifestación tenía el objetivo de "asumir la causa de las víctimas del terror franquista" porque "es la dignidad" de éstas la que está "en juego" por encima de "tecnicismos, argucias legales y laberintos jurídicos". "Los crímenes contra la Humanidad no pueden ser amnistiados y no prescriben jamás", aseveraron.

En su opinión, el hecho de que "diversas iniciativas judiciales de organizaciones de extrema derecha hayan logrado paralizar la investigación de los crímenes del franquismo representa un escándalo sin precedentes en la historia reciente de nuestro país, que repugna a la naturaleza esencial de los principios democráticos y nos devuelve a la noche oscura de los asesinos".

Por ello, reivindicaron que la Ley de Amnistía "no puede prevalecer sobre la propia Constitución, ni sobre los tratados y acuerdos internacionales suscritos" por España en materia de Derechos Humanos. "¡No a la impunidad! ¡Investigar los crímenes del franquismo no es delito!", finalizaron.

Por su parte, el portavoz de la organización Human Rights Watch Reed Brody reivindicó el papel que tuvo la Justicia española en la investigación de "graves crímenes y violaciones de Derechos Humanos en América Latina", y advirtió de que los gobiernos tienen la "obligación" de proteger a las víctimas y de garantizar un "recurso efectivo para acceder a la justicia y la reparación más completa posible", lo cual, añadió, "no se puede extinguir en ningún caso".

Así, afirmó que a Human Rights Watch le parece "irónico, desafortunado e hipócrita" que España "no esté aplicando en su propio país los mismos estándares que en su día sirvieron para perseguir delitos similares cometidos en el extranjero", y recordó que el Comité de Derechos Humanos de la ONU ha instado a España a derogar su Ley de Amnistía.

"Consideramos que la decisión de procesar a un juez por investigar los crímenes cometidos durante el franquismo hace posible que tanto España como Europa puedan ser acusadas de aplicar un doble rasero y socava la credibilidad y efectividad de ambas en la lucha contra la impunidad de graves violaciones de Derechos Humanos constitutivas de delitos bajo el Derecho Internacional", concluyó.

Familiares de las víctimas claman justicia
Comentarios