jueves 17.10.2019
ENTREVISTA A MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ ARIAS

“ETA y franquismo son las dos principales lagunas de impunidad que tenemos pendientes en materia de lesa humanidad”

El letrado que lleva la causa contra ETA por delitos de lesa humanidad reclama el derecho de todas las víctimas a la verdad, justicia y reparación “independientemente del carnet o contexto político de las mismas”.

La misma semana en que ETA ha anunciado su disolución, hemos conocido cuatro históricos de ETA serán juzgados por primera vez por crímenes de lesa humanidad.

La causa se abrió a raíz de una querella interpuesta en 2013 por Dignidad y Justicia y a la que posteriormente se sumó la Fundación Luis Portero García.

El letrado que planteó y ha venido impulsando la causa desde su inicio, Miguel Ángel Rodríguez Arias, nos explica en esta entrevista los razonamientos jurídicos de la misma. Experto en Derecho Penal Internacional, y autor de distintos trabajos que abrían nuevas vías contra la impunidad del franquismo en 2008 publicó el libro “El caso de los niños perdidos del franquismo: Crimen contra la humanidad”, primer trabajo de investigación jurídico publicado en España sobre el tema y en el que se basó el segundo auto de Baltasar Garzón, y suyos son algunos conceptos acuñados y tomados como base hoy del movimiento memorialista que todos hemos oído como que “España es el segundo país del mundo en fosas comunes tras la Camboya de Polpot”.

miguel angel rodriguez arias

Miguel Ángel Rodríguez Arias durante la presentación de su libro sobre los niños robados del franquismo.
(Foto de archivo)

Nuevatribuna.es | Del franquismo a los crímenes de ETA, habrá quién no entienda este cambio de tercio… ¿Por qué decidiste asumir esta causa?

España es el país de la Unión Europea con mayor número de 'desplazados internos', entre 60.000 y 200.000 personas

Miguel Ángel Rodríguez Arias | Es que no ha habido ningún cambio. Cuando regresé a España tras varios años formándome en universidades de Italia y Alemania en Derecho penal internacional comencé a trabajar en paralelo ambos campos, ETA y franquismo, que me parecían dos de las principales lagunas de impunidad que teníamos pendientes en materia de crímenes contra la humanidad. Es fácil comprobar que mientras desarrollaba el que sería primer trabajo de investigación en España sobre el auténtico carácter de crímenes contra la humanidad de las fosas de Franco, en Jueces para la Democracia en 2006, que saldría en 2007 en paralelo estaba presentando el primer trabajo fundamentando el auténtico carácter de crímenes contra la humanidad de lo perpetrado por ETA que fue galardonado en el certamen jurídico García Goyena de la UNED de la edición de ese mismo año, y saldría publicado en 2010. Antes incluso de publicar en la conocida editorial Tirant Lo Blanch mi libro sobre los niños robados del franquismo, que sería también la primera investigación jurídica publicada en nuestro país sobre ese tema. De hecho justo acababa de cerrar el texto de esa primera investigación jurídica sobre los crímenes de lesa humanidad de ETA coincidiendo con mi asistencia a la reunión anual del UNICRIM en Courmayeur en diciembre de 2007 cuando asesinaron a los guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero en Francia, a los que pasé a dedicarles aquel primer estudio jurídico hace ahora más de 10 años. Y cuando a continuación en 2011 me acabaron contactando las víctimas y me pidieron que llevara la dirección jurídica de la causa la asumí por ser una causa de crímenes de lesa humanidad sin esclarecer con décadas de impunidad. ¿Y qué más hacía falta para aceptarla como abogado?

¿Por qué hay que atribuir a ETA un delito de lesa humanidad?

Porque respetando todas las presunciones habidas y por haber, eso es, exactamente, lo que ETA ha venido perpetrando, cumpliéndose uno por uno todos los elementos del tipo objetivo y subjetivo del delito de lesa humanidad tipificado en Derecho Penal Internacional desde hace décadas. Creo que lo que realmente habría que preguntarse es por qué todavía no les ha sido aplicado con normalidad nada de ello en este país. Y ello tendría varias respuestas. Una de las cuales, no menor, es un claro fallo de nuestro sistema educativo universitario donde una materia de tanta relevancia hoy como el Derecho Penal Internacional representa, en cambio, para los futuros licenciados en derecho una mera asignatura de “libre configuración” sustituible por casi cualquier cosa (no es ni tan siquiera una asignatura de las llamadas “optativas”), por eso lo habitual es que, por ejemplo, nuestros jueces y fiscales nunca hayan estudiado Derecho Penal Internacional a fondo en la carrera. No digamos muchos otros licenciados y operadores. Y de ahí también tanto “cuñadismo ilustrado de Wikipedia” en el debate público ante una materia tan amplia y compleja como esta con afirmaciones del tipo que los crímenes de lesa humanidad “solo los pueden cometer los Estados” y otras falsas ideas que nada tienen que ver, en realidad, con lo que realmente tipifica el Derecho Penal Internacional. Pero, como digo, en mi opinión concurrían distintos factores y de distinta índole.

Afirmar que los crímenes de lesa humanidad solo los pueden cometer los Estados es falso en materia de Derecho Penal Internacional

Dicho lo cual lo que todavía me sigue sorprendiendo mucho más, digo a mi mismo que llevo ya casi 20 años dedicándome al estudio del Derecho Penal Internacional, es esa “sorpresa” ante una investigación abierta a ETA por lesa humanidad cuando estamos en el país con mayor número de “desplazados internos”, de expulsiones forzadas de población, de toda la Unión Europea.  Hablamos de entre “60.000 y 200.000” seres humanos que se vieron obligados a huir, en ocasiones familias enteras según estimaciones del Instituto Vasco de Criminología de la Universidad del País Vasco, igualmente avalada la existencia de “muchas personas” forzadas a huir por el propio Ararteko, Defensor del Pueblo de la comunidad autónoma vasca, o por el Comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa. Hablar de 60.000 a 200.000 seres humanos expulsados en una comunidad autónoma de poco más de dos millones de habitantes (y eso hoy) es de un profundísimo impacto. Nos da también una idea de la clase de “demócratas” de la Izquierda Abertzale violenta: primero que se expulse a decenas de miles de seres humanos –se persiguió cotidianamente a mucha más gente todavía– , y luego que se vote muy “democráticamente”... Y ello no fue casual, eso fue una clara política de "limpieza" premeditadamente de ETA en pro de una Euskal Herria sangrienta y ensangrentada, como sus propios comunicados públicos –que justamente solo la cúpula podía aprobar– y que ahora nos van a ayudar a probar.


«Son 'abertzales' los que colaboran con la Resistencia Vasca; los que se oponen a ella o la boicotean, serán barridos».
(Primer manifiesto nacional de ETA, 1964).

«(...) sólo les resta una solución, marcharse fuera de las cuatro regiones históricas de Euskadi Sur en caso contrario corren el riesgo de ser, poco a poco, pero inexorablemente eliminados, uno por uno o en grupo».
(Comunicado de ETA de 4/11/1978, asesinatos de Rafael Recaola Landa y Juan Cruz Hurtado).

«ETA continuará atacando como lo ha hecho con Lisardo Sampil y José Luis Vicente a todo elemento colaborador o confidente, hasta que se decidan a abandonar definitivamente el territorio vasco».
(Comunicado de ETA de 2/1/1979, asesinatos de Lisardo Sampil Belmonte y José Luis Vicente Cantón).

«(...) continuaremos desarrollando nuestra actual campaña armada ofensiva contra todos los enemigos de la causa nacional y social del Pueblo Trabajador Vasco, hasta que abandonen el territorio vasco».
(Comunicado de ETA de 21/5/1979, asesinato de Antonio Pérez-García).

«(...)ETA continuará golpeando a los agentes paralelos y bandas de chivatos que constituyen el soporte básico del régimen dictatorial militar (...) hasta su total exterminación o hasta que reconsideren su peligrosa e insegura situación y se decidan a abandonar definitivamente Euskadi Sur».
(Comunicado de ETA de 23/2/1980, asesinato de José Miguel Palacios Domínguez).

«Hemos considerado que Felipe Extremiana no tenía razón de continuar su vida en Euskadi Sur y, al haberse negado a abandonarlo, hemos procedido a su ejecución».
(Comunicado de ETA de 24/10/1980, asesinato de Felipe Alejandro Extremiana Unanue


ETA

Trato de poner freno a la impunidad de esa clase de fascismo genocida abertzale del mismo modo que al fascismo genocida del franquismo

Con mi trabajo como especialista en derechos humanos trato de poner freno a la impunidad de esa clase de fascismo genocida abertzale del mismo modo que al fascismo genocida del franquismo. Y se olvida, más “cuñadismo ilustrado”, que hay once formas distintas de lesa humanidad y distintas manifestaciones dentro de éstas, todas ellas lesa humanidad por igual, y que simplemente el franquismo perpetró unas formas y modalidades y ETA otras. Qué pena para quienes pretendiéndose de izquierdas –ya les gustaría a ellos–  les ríen las gracias a sus “genocidas buenos”. En el Derecho Penal Internacional lo normal es investigar y promover la tutela judicial de todas las víctimas de este tipo de conductas. Y desde luego lo que yo he intentado inculcar siempre a mis alumnos durante años fue la idea contraria: la de que no tengan “genocidas favoritos”, y que siempre estén con las víctimas y frente a los genocidas. Frente a todos ellos sin excepción.  ¿Será tan extraño este planteamiento para cualquier demócrata de izquierdas o de derechas?, me pregunto.

Consideras que el delito de genocidio también sería aplicable, ¿por qué?

Para desgracia de ETA, las expulsiones forzadas de población solo son forma de delito de Derecho Penal Internacional.

Y lo sigo considerando, porque las expulsiones forzadas de población solo pueden ser o delito de lesa humanidad o forma de genocidio. No existe el delito de Derecho penal nacional ni de terrorismo, ni de ningún otro tipo del código nacional, de “expulsión forzada” de miles de seres humanos.  De modo que, para desgracia de ETA, las expulsiones forzadas de población solo son forma de delito de Derecho Penal Internacional. Y esto lo ha reconocido hasta el propio Tribunal Europeo de Derechos Humanos, y no en casos de expulsar a miles o decenas de miles de personas, no, en casos de expulsión de varios cientos de personas. Ya que otras falsas ideas de ese “cuñadismo ilustrado” de “expertos de wikipedia” es la idea del “número de víctimas”, lo que tampoco tiene nada que ver, pero ni tan siquiera en lesa humanidad. Así por ejemplo, y en el caso de genocidio, colocar una diana cotidiana, perseguir, expulsar y perpetrar asesinatos selectivos y masacres contra líderes políticos, intelectuales, económicos, etc, -“leadership” en sentido amplio- del grupo, supone atacar una “parte muy cualificada” y vital de éste, de manera totalmente independientemente además de lo cuantitativo, tendente a descabezarlo para conseguir someterlo mejor. Y así podría seguir con otros numerosos elementos concurrentes y fundamentados por la doctrina internacional, que es lo que hago en mi trabajo jurídico, pero creo que ya se capta el ejemplo.

Por lo general para hablar de Derecho penal internacional, o de cualquier materia compleja como esta, parecería más razonable estudiar y ejercer la materia durante unos cuantos años, es decir, bastante más allá de la “alta técnica jurídica” de irse a la “RAE”... y copiar una definición con un click de ratón, o cosas similares. Porque ese es el “nivel” habitual. Y conste que, personalmente, esa debe ser la única parte amable de mi trabajo en estos temas ver, con cierta sonrisa, hasta donde llega la “barbarie” (barbarie del generalismo, parafraseando a Ortega) y la “irracionalidad” en nuestro país con algunos de los comentarios más asilvestrados e ignorantes (que si el número de víctimas, que si la RAE, que si solo los Estados perpetran lesa, etc., etc., etc.) que de tanto en tanto tengo ocasión de encontrarme por ahí. Ilustran esa urgente necesidad de reformas educativas en nuestro país en materia de Derecho Penal Internacional, comenzando por hacerlo, como mínimo, materia “optativa” en los planes de nuestras facultades de derecho y, a poder ser, mejor troncal, de obligado estudio para todo licenciado en derecho, dada su íntima ligazón con algo tan fundamental como el propio sistema de derechos humanos. Estoy convencido de que, de este modo, y unos añitos después, la cosa escamparía bastante, y esa educación en conceptos claros de derechos humanos y Derecho Penal Internacional representa uno de los instrumentos necesarios para un futuro con mejores “garantías de no repetición”.

Cinco años después de la primera denuncia y del auto de procesamiento del juez Juan Pablo González, ¿qué obstáculos te has encontrado por el camino?

Una parte de la izquierda viene a hacer con las víctimas de ETA exactamente lo mismo que una parte de la derecha hace con las víctimas del franquismo

distinto tipo y de la mayoría de los cuales no me corresponde hablar a mi sino a las víctimas de ETA que defiendo, y supongo que en su día lo harán. Solo diré que quien pueda fantasear con que el Gobierno del Partido Popular ha respaldado de alguna manera a estas víctimas o esta causa no tiene ni idea de lo que dice. Personalmente y, como conozco de primera mano ambos contextos reivindicativos, porque también estuve allí hace diez años, y en reuniones con el Ministerio de Justicia de Zapatero y en distintos foros, la actitud y planteamiento de ambos Gobiernos, el Gobierno Zapatero con las víctimas del franquismo y el Gobierno Rajoy con las víctimas de ETA, tiene fuertes paralelismos: darles alguna concesión simbólica o material y que “no molesten más”: en ambos casos se trataba de instrumentalizarlas a unas u otras como mero reclamo para obtener votos, y no de tomarse en serio y desplegar todos los instrumentos y deberes internacionales, reales, y muy claros por cierto, del Estado español en materia de derechos humanos. Y por mi parte en mi trabajo siempre he tratado de ayudar a ambos colectivos; y cuando uno de los dos, el otro no, me encargó la dirección letrada del caso, lo que yo he venido haciendo ha sido, simplemente, mi trabajo, tan bien como he podido y con el rigor al alcance de mi leal saber y entender como abogado con años de especialización en estos temas de penal internacional. Por eso, a mí sólo me toca responder de mi trabajo técnico en el único de los dos casos que dirijo, que es el de los crímenes contra la humanidad de ETA. Pero lo que no puedo es auto-encargarme a mí mismo intervenir también en el otro y ponerme a impulsar “los dos” de forma espontánea, creo que es algo manifiesto.

Algunas voces rebajan la decisión de juzgar a dirigentes de la cúpula de ETA por lesa humanidad como un proceso más simbólico que efectivo a efectos jurídicos. ¿Qué opinas?

ETA ha decidido dejar de matar pero pretende hacerlo dejando 379 asesinatos sin resolver, casi uno de cada dos asesinatos, un 43%, y de miles de expulsiones forzadas de población que están 100% impunes

Pues que es más “cuñadismo ilustrado” y que sería bueno preguntarles, a esas mismas voces, cuál es su previa formación o cualificación en Derecho Penal Internacional que les permite opinar así. Yo, por mi parte, tengo muy claro el planteamiento de la causa y las claras y contundentes consecuencias del normal reconocimiento de los crímenes contra la humanidad perpetrados por ETA. Comenzando por un reconocimiento de imprescriptibilidad, vital, y que habilitará la investigación de más de ciento cincuenta de entre esos 379 asesinatos que a día de hoy se vienen a considerar erróneamente prescritos. Así de “simbólico es”. Y hay fundamentales efectos más del normal reconocimiento y aplicación de tales figuras legales de Derecho Penal Internacional, pero, insisto, no creo que mi función sea la “reinserción de cuñados”. Si les parece simbólico pues todos contentos, nosotros seguiremos trabajando y ya se verá lo simbólico que es si conseguimos el pleno reconocimiento de la pretensión jurídica de mis defendidos.

Cinco años de periplo judicial. ¿Crees que puede haber cierto interés político en frenar esta causa? ¿Ha sido o es la política una pieza clave en este proceso?

Dice el refrán que las meigas no existen pero que “haberlas haylas”. No lo sé. Yo por mi parte lo único que puedo decir es reiterarme en que no me corresponde a mi como letrado afirmar ni entrar en nada de ello, y lo que sí puedo afirmar es que hemos tenido que abrirnos camino durante 5 largos años de instrucción hasta llegar aquí y que he perdido ya la cuenta de cuantos recursos y escritos de muy distinto tipo he debido presentar para ello. Ello debería ser prueba suficiente de la fuerte perseverancia que han debido tener mis defendidos y de la estrategia jurídica fundada que, afortunadamente, hemos podido desarrollar desde el equipo jurídico que dirijo.

La decisión de la jueza Carmen Lamela se ha conocido en vísperas de la gran puesta en escena, este jueves, de la disolución de la banda terrorista. Hablamos de paz y a la vez de una guerra abierta en los tribunales. ¿Cómo se conjuga esto?

Si te refieres a la última resolución de conclusión del sumario con procesamiento esta es de la primera semana de abril creo recordar, de antes incluso de que los genocidas anunciasen su nueva puesta en escena. En todo caso, de lo que hablamos es de unos criminales que han decidido dejar de matar pero pretenden hacerlo dejando 379 asesinatos sin resolver, casi uno de cada dos asesinatos, un 43%, y de miles de expulsiones forzadas de población que están 100% impunes. Respóndete tú misma a la pregunta: si tu familia fuese una de las 379 familias asesinadas sin ningún autor material condenado – el propio Parlamento Europeo nos acaba de admitir la apertura de una investigación al respecto hace escasos meses– , o si tu familia fuese una de las familias forzadas a huir para salvar la vida a otras partes del país desde hace décadas, ¿cómo lo verías?, ¿seguirías pidiendo verdad, justicia y reparación para tu caso independientemente de cualquier escenificación con fines mediáticos? Eso, al margen de que, por supuesto, jurídicamente, una vez perpetrado el hecho delictivo, la única cosa relevante posterior que el autor puede hacer es justo la única que ETA no hará de ninguna manera el próximo día 4: colaborar con la justicia identificando a los autores de esos 379 asesinatos todavía hoy sin resolver. Es demasiado fácil banalizar ese número de asesinatos, pero si uno se pone en el lugar de esas familias y piensa que es lo que honradamente quisiera si uno de esos 379 fuese nuestro padre o madre, hermano o hermana, esposo o esposa, la respuesta parece clara: esclarecer el asesinato de una vez tras años de espera, y obtener justicia y reparación.

¿Crees que este proceso resarcirá definitivamente a las víctimas?

Creo que las víctimas de ETA quieren la misma verdad, justicia y reparación que las del franquismo, y que ambos colectivos tienen pleno derecho a ello, pero que nuestro Estado no les va a regalar nada (de fondo) en su situación de impunidad. A ninguno de los dos colectivos. Y si las propias víctimas del franquismo no se reorganizan y superan las mil y una trincheras entre organizaciones para plantear actuaciones de fondo y de largo plazo ello seguirá siendo una adicional y grave dificultad ante la nula voluntad del Estado. Esto que estos días se ha sabido es un paso más, fruto de 5 años de instrucción y de aún varios años más de trabajo previo. Poco que ver con iniciativas más en “corto” y, acaso, un poco más al impulso de la “ocurrencia” del momento. De esto último tengo la sensación de que ya ha habido demasiado entre las víctimas de la dictadura por desgracia. ¿Tan extraño sería reimpulsar el trabajo sobre la base de una gran conferencia o encuentro entre todas ellas?, yo creo que no y que es perfectamente posible.

Háblanos de la causa abierta en Argentina contra ETA. ¿Qué se está dirimiendo allí?

ETA ha cometido crímenes contra la humanidad y estoy convencido de que, antes o después, responderá por ellos

También algo jurídicamente bastante normal. En el momento que la Audiencia Nacional manifestó por escrito la imposibilidad de la justicia española de investigar crímenes contra la humanidad anteriores a octubre de 2004, mis defendidos tenían derecho a buscar el amparo del principio de justicia universal. Bueno alternativamente quizá podían haberse “resignado” de brazos cruzados “para no molestar” o algo así, pero como era cuestión de sus derechos humanos y de una política de persecución, expulsiones forzadas, y asesinatos selectivos y masacres de lesa humanidad sin resolver, sin un solo condenado en relación a ni uno solo de esos 379 asesinatos, y visto que los tratados internacionales de derechos humanos por alguna extraña razón les concedían también ese derecho, decidieron actuar ante los tribunales de Argentina. Así de “extraño” es todo. Aunque una vez más lo que a mí me resulta verdaderamente extraño es el muy distinto tratamiento fácilmente observable no allí, en Argentina, sino aquí, entre una y otra causa: ambas al amparo del principio de justicia universal, y habiendo tenido, ambas, un paralelismo exacto ante los tribunales de Argentina.

Como ya he dicho en más de una ocasión, este caso deja a la vista “las costuras” de más gente de la que se pueda pensar. Porque una parte de la izquierda viene a hacer con las víctimas de ETA exactamente lo mismo que una parte de la derecha hace con las víctimas del franquismo. Incluso algún medio y hasta alguna ONG que, muy lejos de dar ejemplo, las ha venido orillando, desatendiendo... Podían elegir ser mejores, o venir a hacer lo mismo, en paralelo, que lo que la derecha más cerrada ha venido haciendo con las del franquismo, solo que seleccionando, por su parte, sus propias “víctimas de segunda”, las de ETA... y lamentablemente eligieron hacer esto último. Bueno. Ojalá todos los demás podamos seguir construyendo una sociedad más avanzada en la que los derechos humanos y la situación de víctimas de expulsiones forzadas, asesinatos selectivos y masacres sin resolver importen por igual, comprometan por igual, que sean nuestras víctimas por igual y las defendamos por igual, sean de ETA o del franquismo, sin una doble vara de medir, independientemente del carnet o contexto político de las víctimas, o de las pretendidas excusas y “justificaciones” que invoque el autor...

Por último, ¿confías en que finalmente se abra juicio contra los cuatro dirigentes de ETA procesados? En caso contrario, ¿tenéis previsto que se puedan dar nuevos pasos?

Tras todos estos años de trabajo, pase lo que pase, mis defendidos no se van a rendir. Tenemos claro lo que vamos a hacer a continuación en uno u otro escenario. ETA ha cometido crímenes contra la humanidad y estoy convencido de que, antes o después, responderá por ellos.

“ETA y franquismo son las dos principales lagunas de impunidad que tenemos pendientes...
Comentarios