jueves 29/7/21
TRAS 51 AÑOS DE EXISTENCIA Y UN TOTAL DE 857 MUERTOS A SUS ESPALDAS

ETA deja sin condiciones su actividad armada

ETA ha declarado, a través de los diarios Gara y Berria, un cese definitivo de su actividad armada y ha realizado un llamamiento a los Estados español y francés a "abrir un diálogo directo" para resolver "las consecuencias del conflicto" y llegar a "superar la confrontación armada". ETA no anuncia su disolución y afirma que "en Euskal Herria se está abriendo un nuevo tiempo político". "Estamos ante una oportunidad histórica para dar una solución justa y democrática al secular conflicto político", asevera la banda.

ETA ha anunciado este jueves en un comunicado hecho público en el diario Gara el cese definitivo de su actividad armada, tras 51 años de existencia y después de haber cometido un total de 857 asesinatos a lo largo de su historia.

Estamos ante una oportunidad histórica para dar una solución justa y democrática al secular conflicto político

ETA ha declarado, a través de los diarios Gara y Berria, un cese definitivo de su actividad armada y ha realizado un llamamiento a los Estados español y francés a "abrir un diálogo directo" para resolver "las consecuencias del conflicto" y llegar a "superar la confrontación armada".

La banda, que se autodenomina en el comunicado como "organización socialista revolucionaria vasca de liberación nacional", afirma que la Conferencia Internacional de Paz celebrada en el palacio de Aiete "es una iniciativa de gran trascendencia política" y la declaración acordada en el encuentro "reúne los ingredientes para una solución integral del conflicto y cuenta con el apoyo de amplios sectores de la sociedad vasca y de la comunidad internacional".

En aquella declaración realizada por seis líderes internacionales encabezados por el ex secretario general de la ONU, Kofi Annan, se les pedía este "cese definitivo de la violencia" y a los gobiernos de España y Francia que lo aceptasen abriendo un nuevo diálogo para abordar "exclusivamente las consecuencias del conflicto".

Por "consecuencias del conflicto", ETA se refiere a los presos -que exigen al Gobierno una "amnistía completa"-, la repatriación de los etarras fugados en Francia y Sudamérica, así como cuestiones militares como el desarme y el desmantelamiento de sus "estructuras militares".    

ETA no anuncia su disolución y afirma que "en Euskal Herria se está abriendo un nuevo tiempo político". "Estamos ante una oportunidad histórica para dar una solución justa y democrática al secular conflicto político", asevera la banda.

"En adelante, el camino tampoco será fácil"

Por ello, afirma que, "frente a la violencia y la represión, el diálogo y el acuerdo deben caracterizar el nuevo ciclo". "El reconocimiento de Euskal Herria y el respeto a la voluntad popular deben prevalecer sobre la imposición. Ése es el deseo de la mayoría de la ciudadanía vasca", manifiesta.

En este sentido, apunta que "la lucha de largos años ha creado esta oportunidad" y el camino "no ha sido un camino fácil". "La crudeza de la lucha se ha llevado a muchas compañeras y compañeros para siempre. Otros están sufriendo la cárcel o el exilio", indica para expresarles su "reconocimiento y más sentido homenaje". Además, subraya que, "en adelante, el camino tampoco será fácil". "Ante la imposición que aún perdura, cada paso, cada logro, será fruto del esfuerzo y de la lucha de la ciudadanía vasca. A lo largo de estos años Euskal Herria ha acumulado la experiencia y fuerza necesaria para afrontar este camino y tiene también la determinación para hacerlo", asegura.

A su juicio, "es tiempo de mirar al futuro con esperanza, es tiempo también de actuar con responsabilidad y valentía". Por ello, señala que ha decidido "el cese definitivo de su actividad armada", y hace un llamamiento a los Gobiernos de España y Francia para abrir "un proceso de diálogo directo que tenga por objeto la resolución de las consecuencias del conflicto y, así, la superación de la confrontación armada".

ETA señala que se trata de "una declaración histórica" que "muestra su compromiso claro, firme y definitivo". Por último, insta a la sociedad vasca a que "se implique en este proceso de soluciones hasta construir un escenario de paz y libertad".

El comunicado llega después de la Conferencia de Paz

El comunicado de la banda se produce después de que el pasado lunes se celebrara en el Palacio de Aiete de San Sebastián la Conferencia de Paz en la que importantes personalidades internacionales, entre ellos, el ex secretario general de la ONU, Kofi Annan, reclamaron a la banda "una declaración pública de cese definitivo de la actividad armada".

También colaboraron en la confección del texto el ex jefe del gabinete de Tony Blair, Jonathan Powell; al ex primer ministro irlandés, Bertie Ahern; al ex ministro del Interior francés, Pierre Joxe; a la ex primera ministra de Noruega, Gro Harlem Bruntland; y al líder del Sinn Féin, Gerry Adams.

Al documento, se sumaron este miércoles el ex presidente de los EEUU y Premio Nobel de la Paz Jimmy Carter; el ex primer ministro británico Tony Blair; y el presidente de las negociaciones de paz en el norte de Irlanda, George Mitchell.

La respuesta de ETA no se ha hecho esperar y tres días después de la cumbre celebrada en San Sebastián, la banda armada ha hecho pública su decisión de abandonar su actividad "armada".

Se trata de un anuncio que todos los agentes políticos, sociales y sindicales intuían después de la celebración de la Conferencia de Paz, que se ha considerado "el colchón" para que la izquierda abertzale reclamara a ETA el cese definitivo de su actividad a través de su adhesión a la Declaración de Aiete.

Este paso de la izquierda abertzale se considera esencial para que la banda armada haya anunciado el cese definitivo de sus acciones armadas.

Según han asegurado desde diferentes sectores, éste es otro de los hitos marcados "en un guión" prefijado y que vendría precedido de otros como el comunicado del colectivo de presos de ETA por el que se adhirió a la Declaración de Gernika, la creación de la comisión internacional de verificación del alto el fuego y el posterior comunicado de ETA por el que anunciaba que "colaboraría" con este comité.

"Compromiso firme con un proceso de solución definitivo" y con el final de "la confrontación armada"

Alto el fuego

ETA decretó el alto el fuego "permanente, de carácter general e internacionalmente verificable" el 10 de enero de 2011, a través de una declaración en la que mostraba su "compromiso firme con un proceso de solución definitivo" y con el final de "la confrontación armada".

La banda armada hizo público este comunicado nueve meses después de que los firmantes de la Declaración de Bruselas, compuesta por personas de ámbito internacional especializadas en procesos de paz y resolución del conflictos, y promovida por Brian Currin, le solicitara un alto el fuego permanente.

Posteriormente, el 26 de mayo de este año, ETA hizo llegar a las patronales de la Comunidad Autónoma Vasca y de Navarra que "cancelaba" el denominado 'impuesto revolucionario', con lo que renunciaba a la extorsión a los empresarios.


ETA deja sin condiciones su actividad armada
Comentarios