jueves 04.06.2020
RAJOY DICE QUE NO VA A DIMITIR Y QUE NO SE DECLARARá "CULPABLE"

Rajoy llama a los apuntes de Bárcenas "remuneraciones complementarias"

El presidente del Gobierno ha reconocido en sede parlamentaria que ha habido sobresueldos en el PP pero que se han pagado en "blanco". Respecto al extesorero, Rajoy asume que se equivó al mantener durante tanto tiempo la confianza en Bárcenas: “Me equivoqué. Señorías lo lamento, pero fue así. Me equivoqué al mantener la confianza en alguien que ahora sabemos no la merecía”, dijo.

Rajoy llama a los apuntes de Bárcenas "remuneraciones complementarias"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha afirmado rotundo este jueves que no va a presentar su dimisión por el llamado 'caso Bárcenas' ni va a convocar elecciones anticipadas. Es más, ha dicho que no piensa declararse "culpable" de las acusaciones que se han deslizado en relación con este caso, ya que, según ha dicho, no tiene constancia de financiación ilegal del PP, no ha vulnerado la ley y ha cumplido con sus obligaciones tributarias.

"Se han pagado sueldos, remuneraciones complementarias por razón del cargo, anticipos o suplidos a justificar por gastos inherentes al desempeño del cargo como en todas partes, es de justicia". Así se ha pronunciado Rajoy, durante su comparecencia inicial en el pleno del Senado para explicar el 'caso Bárcenas'.

Las primeras palabras de Rajoy fueron para explicar qué le ha llevado a comparecer en el Parlamento y que responde no a las peticiones de la oposición o a la "amenaza" de una moción de censura planteada por el PSOE, sino para "frenar la erosión" de la imagen de España que "algunos cultivan" y a "desmentir" las "mentiras" e "insinuaciones maliciosas" que se han vertido en relación con el llamado 'caso Bárcenas'.

El jefe del Ejecutivo reconoció que se equivocó en mantener a Luis Bárcenas -al que nombró hasta en una docena de ocasiones- como responsable de las cuentas del partido: "Los hechos se resumen en dos palabras: "Me equivoqué. Lo lamento, pero fue así. Me equivoqué al mantener la confianza en alguien que ahora sabemos que no lo merecía".

"Di crédito al señor Bárcenas. Era una persona de confianza en el partido"

Rajoy destacó que había creído en la inocencia de Bárcenas hasta el momento en el que llegaron datos de sus cuentas millonarias en Suiza, que además de ser un acto de deslealtad con el PP, era un hecho ilegal que no admitía dudas. Rajoy argumentó que cometió con Bárcenas el error de creer a un falso inocente. "Me engañó, sí. Lo tenía muy fácil. No condeno a nadie de manera prematura. Siempre he actuado así", argumentó. Asimismo, subrayó que el extesorero ataca al PP como estrategia defensiva, aunque sus acusaciones son falsas. Por ello, reiteró que el PP no ha tenido una doble contabilidad y sólo se han pagado sueldos en blanco

El jefe del Ejecutivo ha criticado duramente que algunos grupos de la oposición ya pidan de antemano su dimisión. "No les interesa escuchar nada que no coincida con ese dogma personal que han prefabricado", ha exclamado, para añadir que no reclaman "información" sino una "ratificación sin condiciones de sus propias ideas". Tras lamentar que se traigan al Parlamento debates "estériles", "infundados" y "plagados de sospechas", ha recriminado al PSOE que anunciara una moción de censura, que produce "un daño incalculable a la imagen de España y a su crédito y a sus posibilidades". También ha criticado que que aplauda las "marrullerías" al extesorero. "Dan por bueno, seguro y probado lo que se publica e ignoran lo que se desmiente", ha lamentado, para censurar que los socialistas vean "delitos" con la "misma facilidad que antes veían brotes verdes".

El jefe del Ejecutivo indicó que si todo lo que aparece en los "papeles de Bárcenas" es cómo lo que dice de él mismo, esos documentos son una "ingente colección de falsedades, como demostrará la justicia con el tiempo". Por ello, pidió que se deje trabajar a la justicia, que es a la que le corresponde establecer la verdad. Por ello, advirtió que el Parlamento es una cámara, no un tribunal y no puede convertirse en una gran comisaría.

En este punto, ha criticado duramente la "vocación súbita" de algunos por "convertirse en jueces" y lanzar "condenas sin examen" cuando en el Estado de Derecho "lo razonable es que quien acuse demuestre la culpabilidad". "Si hubiera que dimitir por cada insidia que se propaga sobre nosotros y renunciar al escaño por cada información tendenciosa que circula, ¿cuántos de ustedes seguirían en la Cámara? ¿Cuántos diputados quedarían hoy aquí?", se ha preguntado, para agregar que su única "obligación" es que las "maledicencias no tengan razón". "Y eso ya lo he cumplido porque no la tienen", ha dicho.

"No me amenace, señor Rubalcaba con una moción de censura

Rajoy ha afirmado que quien está dificultando la acción del Ejecutivo no es el extesorero sino el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, a quien acusa de poner en riesgo al país con iniciativas "pueriles" como la amenaza de una moción de censura. "No critico que se haga una oposición dura, incluso implacable --ha indicado ante el Pleno del Congreso, reunido de forma extraordinaria en la Cámara Alta--. Lo que critico es que se aproveche un cauce constitucional como la moción de censura para usarlo de forma torticera, despreciando los riesgos que se hace correr al país".

Según ha dicho, Rubalcaba es "muy libre" de presentar una moción de censura, e incluso asegura estar encantado de escuchar el programa alternativo del PSOE, pero rechaza que se use para como "instrumento de presión" para tratar de forzar comparecencias: "No me amenace, señor Rubalcaba con una moción de censura. No se amenaza con los instrumentos de la Constitución".

Rajoy llama a los apuntes de Bárcenas "remuneraciones complementarias"
Comentarios