#TEMP
sábado 21/5/22

El PSOE no acepta prebendas de Aguirre

ISABEL G. CABALLERO
Nada de cargos. Los socialistas ponen sobre la mesa sus propias condiciones para llegar a un acuerdo con el PP en Caja Madrid. Aprobada la nueva Ley de Cajas, el pacto Aguirre-Rajoy para desbloquear el proceso electoral queda sellado, y Ruiz-Gallardón, replegado.

Izquierda Unida: "Es la mejor ley posible"
La Asamblea aprobó en la madrugada de anoche la nueva ley de cajas con las correcciones a la inconstitucional planteada por el Estado. El PSOE votó en contra. El PP explica la posición de los socialistas como un "ataque de cuernos".
NUEVATRIBUNA.ES 18.06.2009

Dos puestos en la comisión de control y una vicepresidencia en Caja Madrid. Esta es la oferta hecha por Esperanza Aguirre al PSOE para llegar a un acuerdo en la entidad financiera, una oferta que fue rechazada por los socialistas que en la madrugada de anoche, en el pleno del Parlamento regional, votaron en contra de la nueva ley de cajas del PP.

En estos momentos, el PSOE tiene a cuatro consejeros en el consejo de administración y ninguno en la comisión ejecutiva, pero “no se trata de repartirse los cargos, por ahí no nos van a llevar, nosotros no tenemos precio, la representación en la caja nos corresponde por derecho”, afirman fuentes del PSM que ponen dos condiciones sobre la mesa para empezar a negociar, la primera referida a la política financiera que se va a desarrollar; y la segunda relativa a la “estabilidad corporativa” que garantice la “despolitización” de la caja de ahorros madrileña.

Los socialistas quieren el compromiso de Aguirre para que la entidad dé más liquidez a pymes, autónomos y familias “antes que otro tipo de aventuras como la compra de un banco en Miami”, señalan, pero también que no se utilice a la caja para “peleas políticas”, por eso la necesidad de que los nuevos miembros de los órganos de dirección sean “profesionales” y “expertos financieros”, subrayan.

El asunto también fue tratado en la reunión que Aguirre mantuvo con la vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado para hablar de financiación autonómica y a la que invitó formalmente a que el PSOE se sumara al acuerdo alcanzado con IU y Confia (la federación estatal de banca de Comisiones Obreras). La ministra de Economía se mostró reticente llegando a reprochar a la presidenta regional que el acuerdo se gestara a espaldas del resto de partes. También criticó la negativa del PP a aceptar algunas de las enmiendas “de consenso” planteadas por los socialistas.

EL PRESIDENTE SERÁ ELEGIDO POR MAYORÍA ABSOLUTA

Pese al intento de Izquierda Unida de negociar hasta el último momento algunas de las enmiendas pendientes de las que no salieron aprobadas el martes en comisión parlamentaria, finalmente se quedaron fuera. Entre ellas figuraba la relativa a la elección del presidente que tanto IU como el PSOE habían pedido que fuera por dos tercios del Consejo de Administración como se estaba haciendo hasta ahora. El PP no aceptó la propuesta al considerar que este porcentaje resulta “exagerado” y que podría derivar en un nuevo “bloqueo” por parte de algunos sectores.

Aunque horas antes, la portavoz de esta formación, Inés Sabanés, no descartaba la abstención en la votación en el Pleno del dictamen de la nueva ley, el sentido del voto del Grupo de IU fue un sí. Tras las críticas del líder del PSM, Tomás Gómez, al acuerdo alcanzado con IU, Sabanés, intentó quitar hierro al asunto y volvió a apostar por que dicho acuerdo “sea superado y mejorado con la incorporación del PSOE para dar mayor estabilidad a la Caja”, algo que aún nadie descarta. También pidió “cierta prudencia” a los socialistas a la hora de enjuiciar la actuación de su partido que comparó con el acuerdo al que a su juicio- llegaron el PSOE y el PP el pasado mes de diciembre cuando fue aprobada la ley que recurrió el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

CHIRINGUITOS POLÍTICOS DISFRAZADOS

La nueva normativa elimina los puntos sujetos a inconstitucionalidad planteados por el Gobierno central pero sigue otorgando a Aguirre el poder en Caja Madrid. Además de tener asegurado el respaldo al que será candidato a suceder a Miguel Blesa, gracias al pacto PP-IU-CCOO, la presidenta busca ampliar su representación en la Asamblea General -donde ahora la Comunidad está en minoría- al ser el consejero de Hacienda, Antonio Beteta, el que tendrá la competencia de nombrar al 50% de los miembros de las entidades representativas, algunas de las cuales, en opinión del PSOE son verdaderos “chiringuitos políticos disfrazados”.

El PP reprochó al PSOE que “por una situación estratégica” se nieguen ahora a dar su respaldo a esta nueva ley que incorpora los planteamientos del Gobierno de Zapatero, lo que resulta “incomprensible”. La explicación que da el PSM es que de lo que se trata es de “enmendar las enmiendas” que el PP introdujo en diciembre y que prácticamente permanecen igual.

Para otoño está previsto que se renueven los consejeros y se nombre al nuevo presidente que previsiblemente será del gusto del líder del PP, Mariano Rajoy. Algunas fuentes apuntan a Luis de Guindos, por tener un ‘perfil bajo’ alejado de polémicas, en detrimento de otros nombres como Pizarro y Rato.

La mismas fuentes aseguran que el líder del partido cerró un acuerdo con Aguirre para desbloquear el proceso, un pacto en el que no ha entrado el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, quien sigue remitiéndose a lo que decida la dirección nacional del PP.

El PSOE no acepta prebendas de Aguirre
Comentarios