martes 07.07.2020

El PSC no quiere ver (ahora) a Zapatero en tierras catalanas

El Estatut está haciendo que el presidente del Gobierno pierda fuelle como reclamo electoral en Cataluña. Las críticas empiezan a escucharse desde el Govern donde Montilla se mantiene en sus trece aún a costa de abrir una brecha PSOE-PSC. ICV dice que el TC actúa como un partido político.
NUEVATRIBUNA.ES 30.04.2010

La idílica imagen de Zapatero en Cataluña empieza a desdibujarse. Dirigentes del PSC han empezado a lanzar sus primeras críticas por la tibieza del presidente del Gobierno a la hora de defender el Estatut de Cataluña. El nuevo jefe de campaña del PSC, Jaume Collboni, decía este viernes en declaraciones a los medios que "no es lo más prudente del mundo" que el líder del PSOE y Jefe del Ejecutivo central haga campaña en Cataluña en plena polémica por la sentencia que debe dictar el Constitucional.

A este mensaje a modo de aviso se unen las manifestaciones realizadas por el conseller de Economía y Hacienda, Antoni Castells (PSC), al asegurar que "es mucho más importante Catalunya que nuestra vinculación con el PSOE. Por supuesto que sí. Sólo faltaría”. Lo ha dicho en una entrevista en Catalunya Ràdio donde también ha reprochado al Constitucional no haber sido capaz de dictar una sentencia en casi cuatro años que lleva deliberando.

En este sentido Castells se preguntó si "¿Catalunya tiene que estar permanentemente bajo sospecha, con todo lo que representa de desgaste político, de agresión política en el conjunto de España contra Catalunya, estando en el punto de mira?", y señaló que Catalunya es tan respetable como el TC.

Las reglas del juego, insistió, exigían que el TC fuese renovado hace dos años y medio. "Es como alargar un partido para ver si marcan gol", apuntó. Por eso, defendió que la unidad de tripartito y CiU en el Parlament se traslade a Madrid y se exprese "con toda su fuerza en el Congreso y en el Senado para decir: Aquí no se hará nada si no es contando con 40 diputados que defienden el Estatut".

Sin embargo el mayor órdago ha ido lanzado contra Rodríguez Zapatero al que el PSC reclama una mayor compromiso en la defensa del Estatut: "A mí me sorprende, me produce una cierta estupefacción ver a veces el nivel en que el señor Zapatero habla de este tema, como si no fuese con él. Este Estatut ha salido de la mayoría parlamentaria que él encabeza en el Congreso", dijo Castells.

Por el contrario, el conseller destacó el "coraje" del presidente de la Generalitat porque "está superando muchas pruebas, muy difíciles, y todas muy bien", e insistió en que le gustaría ver a Zapatero demostrando “el mismo entusiasmo en defender el Estatut que el que tienen los partidos catalanes. ¿O es que solo somos nosotros que lo tenemos que defender? ¿O es que solo somos nosotros que lo pactamos?”, se preguntó.

Y es que, José Montilla no sólo no tiene intención de dar un paso atrás sino que se muestra dispuesto a tocar todos los resortes para hacer buena la resolución aprobada por una amplia mayoría en el Parlament de Cataluña. Los partidos catalanes quieren renovar el Constitucional y reformar la Ley Orgánica que lo regula.

El president ha convocado para el próximo lunes a los 16 senadores de Entesa Catalana de Progrés para que, en coordinación con los parlamentarios de CiU, acuerden la estrategia a seguir en la Cámara Alta. También se reunirá con el líder del PP, Mariano Rajoy, después de que éste aceptara su invitación para una cita el próximo jueves en Barcelona.

Al enfrentamiento PSOE-PSC se une la noticia (¿filtración?) avanzada por el diario el País en su edición de este viernes según la cual el nuevo ponente y vicepresidente del Alto Tribunal, Guillermo Jiménez tendría ya redactados, no ya uno, sino tres fallos ‘a la carta’ mucho más duros con el Estatut que la última ponencia elaborada por la magistrada Elisa Pérez Vera. Resulta que ahora ya no son 15 los artículos dudosamente constitucionales sino 22 entre los que se incluye el precepto relativo a los símbolos “nacionales” que pasarían a ser simplemente “símbolos de Catalunya”.

La noticia se conoce después de la polvareda que levantó la foto de tres de los magistrados del Constitucional, entre ellos Guillermo Jiménez, presenciando una corrida de toros en Sevilla el pasado fin de semana. Las críticas al Alto Tribunal no dejan de sucederse. Al respecto, Castells ha vuelto a insistir en que el Alto Tribunal no puede estar mirando “con lupa” el Estatut para encontrar preceptos inconstitucionales.

EL TC “ACTÚA COMO UN PARTIDO POLÍTICO”

Sobre este asunto también se ha pronunciado el portavoz de ICV en el Congreso, Joan Herrera, asegurando que el Constitucional “actúa como un partido político y no como un tribunal". A su juicio "es lamentable que el TC se dedique a hacer de tercera cámara legislativa", dejando de lado, las funciones que le corresponden. Herrera aseguró que lo único que espera es que el tribunal se renueve, y que nuevos magistrados dicten una sentencia que "avale la plena constitucionalidad del Estatut".

También criticó la "inactividad" del presidente del Gobierno por no facilitar la renovación del TC porque "si el PP bloquea el proceso hay cambiar la ley". Asimismo se mostró de acuerdo con Castells y añadió que Zapatero le deja “estupefacto” con el Estatut, pero también con su política económica y en materia de memoria histórica.

El PSC no quiere ver (ahora) a Zapatero en tierras catalanas
Comentarios