jueves 12.12.2019

El PSC decide enterrar de momento el hacha de guerra por la sentencia del Estatut

ISABEL G. CABALLERO
Los socialistas catalanes se muestran satisfechos con la respuesta dada por Zapatero y confían en que Montilla logre alcanzar acuerdos en la reunión que el próximo miércoles mantendrá con el presidente del Gobierno. El Comité Federal del PSOE que se celebró este sábado en Madrid discurrió con calma y moderación pero con llamadas de atención al PSC.
> Zapatero y Montilla se unen para recuperar el Estatut
> Bono da un tirón de orejas al PSC
> Rajoy no habla del Estatut en Cataluña
NUEVATRIBUNA.ES 17.07.2010

La sangre no llegó al río. El PSOE encaró este sábado la reunión de su Comité Federal como en una balsa de aceite. Las intervenciones que hicieron referencia a la polémica por la sentencia del Estatut fueron muy moderadas y más bien escasas, críticas controladas y ciertos avisos de ‘barones’ como el asturiano Vicente Álvarez Areces o el extremeño Guillermo Fernández Vara que emplazaron a sus compañeros del PSC a hacer un “esfuerzo” de comprensión. La nota más discordante la dio el presidente del Congreso, José Bono, que eludió tomar la palabra en la reunión que se celebró a puerta cerrada (se marchó nada más terminar la intervención del presidente del Gobierno) pero que, en declaraciones a los medios a su llegada a la sede de Ferraz, advirtió al PSC que a los nacionalistas catalanes hay que ganarles “en votos” y “no en nacionalismo”.

El portavoz del PSC en Madrid, Daniel Fernández, ni siquiera quiso entrar a valorar las declaraciones de Bono aunque sí destacó con ironía que no era precisamente “un experto en nacionalismos”. El dirigente catalán se mostró satisfecho con la resolución acordada por su Grupo en el Congreso de los Diputados que calificó de “magnífica” y alabó las palabras de José Luis Rodríguez Zapatero y su compromiso a desarrollar los aspectos del Estatut recortados por el Tribunal Constitucional. Su intervención fue de las más esperadas y aunque breve si quiso poner en valor la manifestación celebrada el pasado fin de semana en Barcelona a la que acudieron “muchos votantes nuestros, y tuyos también José Luis”, recordó al presidente del Gobierno.

El PSC parece haber enterrado –al menos de momento- el hacha de guerra en este asunto a la espera de la reunión del próximo miércoles entre Zapatero y el president de la Generalitat, José Montilla, que fue una de las ausencias más destacadas. Fernández lamentó la “mala suerte” que habían tenido por el hecho de que el Constitucional tuviera que pronunciarse en una sentencia “tan compleja” y que el PP ha intentado utilizar “en contra de Zapatero”. Reconoció que el resultado global del fallo es “bueno” porque refuerza el autogobierno pero que es el ámbito “emocional y cultural” lo que los nacionalistas están utilizando. “Lo que ha ocurrido es grave y hay que solucionarlo”, destacó ante la plana mayor del PSOE, si bien precisó que el “compromiso” demostrado por el Grupo Parlamentario en la Cámara baja y el Gobierno central hará posible aunar esfuerzos para desarrollar en toda su extensión el texto estatutario.

Aparcado quedó también el debate de la reforma constitucional. El PSC asume que a mitad de legislatura no se puede plantear una modificación de la Carta Magna que necesitaría además el apoyo del PP. “Es posible avanzar sin necesidad de reformar la Constitución”, aseguró Fernández. A su juicio, “la solución pasa por reforzar el vínculo y tener la capacidad de responder a los anhelos de Cataluña.

El primero en tomar la palabra a modo de despedida fue el presidente del Principado de Asturias que hace unos días anunció que no optará a la reelección (el testigo lo coge Javier Fernández) en las próximas elecciones autonómicas. Areces consideró en declaraciones a la prensa que los “problemas fundamentales” que afectan en estos momentos a España van “en otra dirección” de la sentencia del TC y emplazó a su partido a abrir un “proceso de serenidad y reflexión” en este asunto. El ‘baron’ asturiano cree que el fallo del Estatut ha “consolidado aspectos muy sustantivos” del texto y recordó que “en los últimos años”, por lo que los partidos catalanes “no deberían sentirse tan defraudados como parece que están”.

La defensa más cerrada a las reivindicaciones del PSC la formuló el lehendakari Patxi López, que dijo entender la preocupación de las fuerzas políticas catalanas pero confió en que se pueda avanzar más “para dar encaje constitucional en el proyecto de la España plural” a la “singularidad de Cataluña y la diversidad de sentimientos”.

Comentarios