viernes 18/9/20
POR EL CASO FAISÁN Y LAS ACTAS DE ETA

El PP lanza toda su artillería pesada contra Rubalcaba

El vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior se niega a comentar las actas de la negociación con ETA y el PP pide su dimisión además de poner en duda que pueda seguir ejerciendo como interlocutor del Pacto Antiterrorista.

El vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, eludió este martes comentar las actas de la negociación con ETA y dijo que hoy se está más cerca del final de ETA porque el Gobierno nunca se fió de la banda y siempre trabajó con la posibilidad de que los terroristas rompiesen la tregua. Asimismo aseguró que dio órdenes de que los movimientos en la tregua fueran "reversibles" y que la policía se mantuviese "vigilante".

"No voy a discutir en sede parlamentaria si ETA dijo que dijeron... de ninguna manera", ha dicho el ministro quien ha explicado que su obsesión cuando llegó al Departamento del Interior era evitar que la banda se rearmara como hizo tras la tregua del 98.

"Di órdenes de que todos los movimientos fueses reversibles y que la policía se mantuviese vigilante, trabajando y sabiendo que había tregua pero pensando en que la tregua se podía romper como así fue. Y durante la tregua trabajamos mucho y bien, no sólo por el número de detenciones. ETA se intentó armar y cuando ETA rompió nosotros estábamos mejor y, como no nos fiamos, estamos hoy como estamos. Esa fue la historia", afirmó.

Rubalcaba tuvo que pronunciarse después de que el diario El País haya difundido unos documentos según los cuales el Gobierno ofreció a ETA tras el atentado de la T4 en el Aeropuerto de Barajas retomar la negociación política de Loyola si la banda se comprometía por medio de una declaración a no hacer más atentados. Así consta en los documentos que obran en poder de la Guardia Civil sobre las actas de aquella negociación incautadas al que fuera 'número uno' de la banda, Francisco Javier López Peña, alias 'Thierry', detenido el 20 de mayo de 2008 en Francia.

RAJOY EXIGE “EXPLICACIONES” A ZAPATERO

Ante esta información, el PP no ha tardado en salir en tromba llegando incluso a pedir la dimisión del vicepresidente del Gobierno. Así lo ha hecho el portavoz del PP en la Comisión de Interior del Congreso, Ignacio Cosidó, que además acusó a Rubalcaba de "mentir en sede parlamentaria".  

"Lo único que no se le puede perdonar a un ministro del Interior es que vulnere el Estado de Derecho y que mienta en sede parlamentaria y como usted ha hecho las dos cosas creo que, si tiene algún sentido de la responsabilidad política, lo más sensato es que usted se marchara", añadió.

Por su parte, el jefe de la oposición, Mariano Rajoy, considera que las actas publicadas de las reuniones entre ETA y los negociadores del Gobierno demuestran que éste último "ha engañado, no al Partido Popular, sino a todos los españoles", dejando claro que "con los terroristas no se negocia". Por ello, ha exigido explicaciones al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero.

A su juicio, "una mayoría de españoles piensa, y con razón, que este Gobierno ha actuado al margen de la ley y cuando un Gobierno actúa al margen de la ley, tiene la obligación de dar explicaciones en el Congreso de los Diputados". "Los españoles se merecen un Gobierno que no les mienta", ha declarado, para pasar después a exigir la comparecencia inmediata de Rubalcaba: "Si no viene, tendrá que responder el presidente del Gobierno, que para eso lo es", ha precisado.

El contenido de estas actas "es algo impropio de una democracia avanzada como la nuestra", ha señalado Rajoy, al tiempo que ha agregado que "con los terroristas no se negocia, se les gana por los procedimientos habituales de una democracia: la ley y el Estado de Derecho". "Eso de cambiar fiscales y dar órdenes de que no haya detenciones es algo absolutamente bochornoso y revela la calidad y el sentido democrático que tienen algunos", subrayó.

EL PP DICE QUE RUBALCABA “ESTÁ MUY TOCADO”

Asimismo, el PP ha elevado el listón en su petición de explicaciones sobre presunto chivatazo policial a la red de extorsión de ETA en 2006, conocido como 'caso Faisán', reclamando que Rubalcaba, rinda cuentas en el Pleno del Congreso y aclare qué responsabilidad tuvo el Ejecutivo en este episodio y su relación con la negociación con ETA. Además, los 'populares' ya avisan de que Rubalcaba está "muy tocado" para seguir ejerciendo como interlocutor en el Pacto Antiterrorista.

Así lo avanzó la portavoz del Grupo Popular en la Cámara Baja, Soraya Sáenz de Santamaría, en la rueda de prensa posterior a la Junta de Portavoces, donde justificó esta solicitud señalando que Rubalcaba "debe" contestar "qué pasó en el bar Faisán" y "por qué pasó".

A su juicio, si el vicepresidente no comparece inmediatamente ante el Congreso estará "asumiendo íntegramente" las revelaciones que se vienen conociendo estos días sobre el 'caso Faisán' y el conjunto de la negociación con ETA, de la que se han publicado algunas actas. "Él mismo, es su responsabilidad", ha apuntado.

El PP lanza toda su artillería pesada contra Rubalcaba
Comentarios