#TEMP
miércoles 25/5/22

El PP insiste: detrás de las filtraciones del caso Gürtel hay una "mano negra política"

El principal partido de la oposición, salpicado por el escándalo de corrupción, sigue adelante con su estrategia de ataque al Gobierno al que responsabiliza de las filtraciones.
> El PP dirige el ventilador hacia Interior y Justicia
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 21.7.2009

El vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, aseguró este martes que detrás de las filtraciones relacionadas con la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y los supuestos regalos que ésta recibió de Álvaro Pérez, imputado en el caso Gürtel, se encuentra una "mano negra política".

En una entrevista en Punto Radio, Pons transmitió el enfado que el Partido Popular tiene con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, pues se trata de la "primera vez en los años que llevamos de democracia que un Gobierno permite filtraciones que perjudican la imagen de una persona inocente". González Pons advirtió de que no se van a quedar de brazos cruzados y que para aclarar la polémica, desde su formación política, exigirán "explicaciones al Ministero de Justicia y al Ministerio del Interior".

El vicesecretario de Comunicación del PP destacó el "enfado profundo y muy serio" en que el está sumido su partido tras las acusaciones contra la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá. Tras indicar que la conversación grabada el pasado enero --que alude a que la alcaldesa podría haber recibido regalos de la trama "Gürtel"-- es "probablemente falsa", preguntó: "¿Quién no recibe regalos en Navidad?" "Todos los españoles reciben regalos en Navidad", recalcó González Pons y añadió que si se tiene que abrir "un debate sobre los regalos de Navidad" que no se haga a costa de "una investigación policial cerrada, probablemente incluso falsa" sobre una persona tan "querida" para los valencianos como es Rita Barberá.

Defendió que quien "ha metido la mano en la caja" debe ir a la cárcel pero cuestionó que una persona "inocente" sea investigada por la Policía y cuando se archiven esas pesquisas, éstas sean filtradas "parcialmente" a un medio de comunicación y causen un "descrédito o un menoscabo en el prestigio" de los afectados. "O sean humilladas en público como ocurrió con la alcaldesa de Valencia el domingo", añadió. El dirigente "popular" reclamó que la investigación del "caso Gürtel" debería "acabar" lo antes posible y criticó que es la primera vez desde 1975 en que el "no investiga a los políticos delincuentes del partido del Gobierno" sino a "políticos del partido de la oposición aunque no sean delincuentes".

Dicho esto, expuso que la supuesta conversación telefónica culminaba con la conclusión de que no habría ningún indicio delictivo sobre Barberá y, por ello, el informe policial quedó "guardado en un cajón". "Hasta que una mano negra lo saca de ese cajón y lo filtra a un periódico y siete meses después lo publica abriendo una edición dominical", prosiguió. A su juicio, el responsable de esa filtración "no es una mano policial" sino "una mano política" cuyo único interés es desprestigiar a "uno de los principales valores" del partido de la oposición. Pidió así al Gobierno que aclare el origen de estas filtraciones y alegó que los ministros de Interior y Justicia tienen acceso a esos documentos.

"Empezamos a pensar que hay interés político en que la investigación de este caso se eternice. No sé si porque no llega donde soñaban en un principio o porque les interesa que el PP se encuentre en una situación de jaque", enfatizó Pons, para advertir de que tras la persecución de quienes han cometido un delito se están vulnerando derechos fundamentales de personas inocentes. "Y eso es gravísimo cuando se hace con intención política desde el Gobierno y contra la oposición", remachó.

En esta línea, acusó al Gobierno de "filtrar con intencionalidad política piezas policiales inservibles" con el objeto de que la oposición "no tenga debate político" en un clima en el que se discute el modelo de financiación autonómica, existe una "profunda" crisis económica y el Ejecutivo sufre "una grandísima debilidad parlamentaria".

CAMPS Y BÁRCENAS

Respecto al presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, el portavoz "popular" rechazó pronunciarse de la misma manera que con Rita Barberá porque corresponde a los tribunales poner fin a un asunto que, en su opinión, ha sido "urdido" contra el jefe del Ejecutivo autonómico. "Vamos a esperar a que los jueces terminen resolviendo y resplandezca la verdad y finalmente se pruebe la inocencia de Francisco Camps", apostilló. En este punto, planteó que si él se encontrara en el Gobierno y éste hubiera "utilizado a la Policía contra la oposición, como demócrata de corazón, estaría al lado siempre de la oposición democrática".

Por otra parte, destacó que el tesorero nacional del PP Luis Bárcenas, también implicado en la presunta trama de corrupción, ha comunicado a la dirección del partido que aclarará cualquier acusación y podrá salir libre de cargos. "Que hable todo lo que tenga que hablar", conminó Pons para concluir: "Hasta que la Justicia no diga otra cosa, confiamos plenamente en nuestro compañero".

AGUIRRE Y BOTELLA

Dos voces más se han unido al coro "popular" que no deja de hacer declaraciones sobre este asunto. La concejala del Ayuntamiento de Madrid Ana Botella ha dicho que "es una auténtica vergüenza" que se filtren las informaciones sobre el sumario del caso Gürtel "de manera interesada" y ha pedido que se den explicaciones. "Alguien" -ha dicho- "tendrá que responder. La Policía Judicial, la Fiscalía...Alguien tendrá que dar explicaciones".

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha admitido haber recibido regalos caros durante su carrera política, regalos que "siempre he devuelto", ha asegurado. Con su habitual ironía, ha matizado que el otro día sí aceptó unas picotas que le ofrecieron.

El PP insiste: detrás de las filtraciones del caso Gürtel hay una "mano negra...
Comentarios