#TEMP
jueves 26/5/22

El "cerebro" ante el juez

Antonio Pedreira, juez instructor del "caso Gürtel" en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), ha decidido mantener en prisión preventiva a Francisco Correa, presunto cerebro de la trama de corrupción.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 30.4.2009

El magistrado, a instancias de las fiscales Anticorrupción Miriam Segura y Concha Sabadell, se opuso a la puesta en libertad de Correa, tal y cómo reclamaba su defensa, al entender que todavía existe un elevado riesgo de fuga.

El juez le imputa los delitos de asociación ilícita, fraude fiscal, blanqueo de capitales, cohecho, tráfico de influencias y falsedad documental.

El magistrado ha atribuido estos mismos delitos al presidente de Constructora Hispánica, Alfonso García Pozuelo-Asins, y al ex director de Calidad y Formación de la empresa FCC Construcción Enrique Carrasco Ruiz de la Fuente, a los que también ha interrogado como imputados por su presunta implicación en la trama de corrupción.

Según informaron fuentes del TSJM, tanto García Pozuelo- Asins como Carrasco Ruiz han quedado en libertad sin medidas cautelares tras prestar declaración ante Pedreira.

Fuentes judiciales han explicado que el abogado de Correa, José Antonio Choclán, ha pedido al juez Pedreira la puesta en libertad de su cliente argumentando para ello, entre otros motivos, que el empresario tiene que cuidar de un hermano discapacitado.

Tanto las fiscales Sabadell y Segura como el magistrado Pedreira han entendido que los motivos aludidos no eran suficientes como para ordenar la salida de prisión de Correa, por lo que el empresario fue trasladado de nuevo a la prisión madrileña de Soto del Real tras su declaración.

INTERROGATORIOS DE LA MAÑANA

García Pozuelo-Asins fue el primero en someterse al interrogatorio de Pedreira y accedió al despacho del magistrado en torno a las 10.10 horas. Posteriormente le llegó el turno a Carrasco Ruiz.

Por su parte, Correa, que se encuentra en la cárcel de Soto del Real (Madrid) desde el pasado 12 de febrero por orden del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, accedió al despacho de Pedreira sobre las 11.45 horas y no lo abandonó hasta las 15.15 horas.

Fuentes de Instituciones Penitenciarias han explicado que Correa abandonó la prisión de Soto del Real (Madrid) en una ambulacia para evitar que el empresario, que padece claustrofobia, no sufriera un ataque al ser transportado en uno de los furgones blindados.

Garzón le envió a prisión por supuestamente liderar un grupo organizado que creó un entramado de empresas para nutrirse de fondos públicos a través de sobornos a funcionarios y autoridades de administraciones vinculadas al PP de Madrid y Valencia.

Según el juez de la Audiencia Nacional, con el objetivo de "mover voluntades de quienes tenían responsabilidades en las áreas que coincidían con sus intereses económicos", los miembros de la trama les entregaban "regalos, presentes y cantidades de dinero". De esta forma, lograban "obtener contratos, eventos y actividades en detrimento de otras personas o empresas que no utilizaban las mismas prácticas".

OTRAS DECLARACIONES

El pasado martes el juez Pedreira, en sus primeras diligencias como instructor del "caso Gürtel", tomó declaración como imputados al diputado regional Alfonso Bosch, al ex viceconsejero de Inmigración de la Comunidad de Madrid Carlos Clemente Aguado y al abogado Santiago Lago Bornstein.

El juez, a instancias de las fiscales Sabadell y Segura, decidió dejar en libertad sin medidas cautelares a Bosch, Clemente Aguado y Lago Bornstein, pero les imputó un total de seis delitos.

Estos delitos, al igual que en el caso de Correa, Carrasco Ruíz y García Pozuelo-Asins, son asociación ilícita, cohecho, tráfico de influencias, fraude fiscal, blanqueo de capitales y falsedad documental.

El "cerebro" ante el juez
Comentarios