Nuevatribuna

MENOS DE UNA SEMANA DESPUÉS DE ASUMIR EL CARGO

Máxim Huerta dimite para que "el ruido de la jauría" no perjudique a Pedro Sánchez

“Me voy para no partirme yo y que para que el ruido de toda esa jauría no parta el proyecto que es en lo que creo”, afirma el ya exministro. (José Guirao será el nuevo ministro de Cultura y Deporte).

"A veces hay que retirarse y eso hago. Yo amo la cultura y por eso me retiro. Me voy con la misma humildad que hace siete días"

El presidente Pedro Sánchez afronta su primera crisis de gobierno a menos de una semana de que los miembros de su gabinete tomaran posesión de sus cargos.

Màxim Huerta ha presentado su dimisión como ministro de Cultura y Deportes después de conocerse que fue condenado por defraudar a hacienda 218.332 euros durante los ejercicios de 2006, 2007 y 2008, por lo que se vio obligado a pagar finalmente 366.000 euros de multa por fraude fiscal según desveló este miércoles El Confidencial.

Huerta ha comparecido en rueda de prensa en la Moncloa tras reunirse con el presidente del Gobierno para anunciar su dimisión. El escritor y periodista ha defendido su inocencia y que no hizo "nada turbio" y asegura que se va para que “el ruido de la jauría” no perjudique el proyecto y el compromiso de Pedro Sánchez con la Cultura. “Me voy para no partirme yo y que para que el ruido de toda esa jauría no parta el proyecto que es en lo que creo”.

Huerta se convierte así en el ministro más breve de la historia de la democracia en España dejando libre una cartera que será ocupada por José Guirao que ha sido, entre otras cosas, director del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, según informa el diario Público

“No importa que haya cometido un fraude, lo que importa es el bombardeo, el ataque que va contra mí, lo que busca es minar el proyecto de regeneración y transparencia de Sánchez y no voy a permitirlo porque corren nuevos tiempos”, ha dicho.

Huerta ha asegurado que está al corriente de sus pagos con Hacienda y que en los años a los que hace referencia la sentencia dada a conocer por El Confidencial, lo que hizo él “era común en la profesión y no era ilegal en ese momento”, subrayando que las inspecciones de Hacienda que se realizaron fueron una "caza de brujas".

El ya exministro ha lamentado haber tenido que pagar la multa dos veces, la primera pagando a Hacienda y la segunda, ahora con su dimisión. Dice ser “consciente” de que “la inocencia no vale de nada en esta jauría”, y que “para defender aquello que amas, a veces hay que retirarse, porque yo amo la cultura y por eso me retiro, me voy con la misma humildad con la que llegué aquí hace siete días y agradecido por los apoyos que he tenido y la confianza del presidente”.