viernes. 19.07.2024
NUEVATRIBUNA.ES - 16.6.2010

Dentro de esa estrategia en la que se ha embarcado el PP aprovechando la impopularidad de algunas de las medidas que contempla la reforma laboral, la portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, ha acuñado el término "despotismo" para describir el "estilo de gobierno" de José Luis Rodríguez Zapatero, ya que, a su entender, gobierna "a costa de los españoles pero sin los españoles". La vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega le ha replicado que el PP está diciendo "unas cosas que causan sonrojo", tanto que "a este paso van a acabar abrazando el marxismo-leninismo".

La pretensión de algunos cargos del PP de vender su marca como la de los trabajadores ha añadido tensión al 'rifirrafe' de cada semana entre Sáenz de Santamaría y De la Vega, lo que ha obligado al presidente del Congreso, José Bono, a pedir silencio en más de media docena de ocasiones.

Sáenz de Santamaría ha abierto su discurso recordando el recorte de 19.000 millones de euros que ayer exigió concretar la Unión Europea y ha preguntado "qué nuevos esfuerzos" va a pedir el Gobierno a las clases medias" y "costa de quien" hará ese ajuste. "La Comisión Europea exige recortes y mi grupo le exige explicaciones. Los españoles tienen derecho a saber qué nos depara el 2011 y qué nos tiene reservado su gobierno", ha dicho tras recordar la congelación de las pensiones, la rebaja de sueldo de los funcionarios y la subida de la luz que ha anunciado el Ejecutivo estas semanas.

Según Santamaría, la "mayor responsabilidad y el mejor ahorro para los españoles sería un presidente del Gobierno con un mínimo de credibilidad, ya que, en su opinión, el "coste de la desconfianza que genera Zapatero dentro y fuera de las fronteras está empezando a ser insoportable". A su juicio, los socialistas "están llevando a los españoles a una situación límite" y lo "mínimo que merecen es una explicación" de por qué los "errores" del Gobierno los tienen que "pagar siempre los mismos". Se ha quejado de que el Ejecutivo no ofrezca explicaciones y de que practique el "despotismo". "Eso sí, un despotismo endeudado, gobernar a costa de los españoles pero sin los españoles, gobernar a costa del pueblo pero sin el pueblo", ha exclamado.

En su turno, de la Vega ha asegurado que el Gobierno está impulsando planes de austeridad y exigiendo "un esfuerzo a todos". Es más, ha destacado que "los ciudadanos están respondiendo con un sentido de la responsabilidad y del coraje muy superior al que son ustedes de hacer", en referencia a los 'populares'. "Les oímos en las últimas semanas decir unas cosas que causan sonrojo, incluso algunas a sus propio partido. A este paso van a terminar ustedes abrazando el marximo-leninismo. Y la verdad es que se van a quedar además tan panchos", ha añadido provocando el alboroto de la bancada 'popular'.

"REBAÑAR EL PLATO ELECTORAL"

La vicepresidenta primera del Gobierno ha reprochado al PP que después de gobernar en "una época de bonanza", tuvo que llegar el PSOE al Palacio de la Moncloa para que el gasto social aumentase un 58 por ciento y subieran las pensiones mínimas y el Salario Mínimo, así como para poner en marcha la dependencia o el permiso de paternidad. Según sus palabras, "eso es apoyar a las clases medias". Es más, ha aprovechado para recordar que el PP aprobó una reforma laboral que después "tumbó" el Tribunal Constitucional. El Partido Popular, ha continuado, "no tiene memoria y se les ve mucho el plumero" porque "un día llaman a la huelga y al día siguiente arremeten contra los sindicatos".

De la Vega ha atribuido esta actitud del principal partido de la oposición a un interés puramente electoralista: "A eso le llaman patriotismo, yo le llamo oportunismo con mayúsculas. Es francamente lamentable que mientras la mayoría de la gente de este país trata de sacar adelante el país, ustedes se dedican día a rebañar el plato electoral, qué pena, qué tristeza, qué papelón".

De la Vega a Santamaría: "A este paso van a abrazar el marxismo-leninismo"