miércoles 21.08.2019
RAJOY ABRE LA RONDA DE CONTACTOS

Crecen las voces de la izquierda que abogan por un acuerdo PSOE-Podemos-Ciudadanos

Aunque la ‘operación Susana Díaz’ sigue en marcha y se prevé un Comité Federal del PSOE a cara de perro, cada vez son más las voces que apuestan por no dar salida a un gobierno de Rajoy.

Crecen las voces de la izquierda que abogan por un acuerdo PSOE-Podemos-Ciudadanos

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, abrió este jueves la ronda de contactos para recabar apoyos a su investidura. La diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas, ha sido la primera en mostrar su disposición a apoyar un gobierno de la derecha, pero los dos importantes frentes con los que se encuentra el PP siguen siendo Ciudadanos y el PNV, si bien la formación naranja ya ha manifestado su disposición a un ‘bis a bis’ con Rajoy, cuya cabeza ha venido pidiendo reiteradamente Albert Rivera.

El fiasco de la izquierda tras las elecciones celebradas el pasado domingo ha dejado a PSOE y Unidos Podemos en un impasse a la espera de que el PP mueva ficha, un tiempo muerto que ambas formaciones están aprovechando para valorar con más detenimiento el por qué de unos resultados que pueden facilitar un nuevo gobierno de la derecha por otros cuatro años.

LA 'OPERACIÓN SUSANA DÍAZ' NO SE DETIENE

Si Sánchez se convierte en presidente del Gobierno se acabó la carrera de Susana Díaz a la secretaría general del PSOE

En el PSOE, la ‘operación Susana Díaz’ ha vuelto a recobrar fuerza. La presidenta andaluza no ha tenido empacho en mandar a la oposición a su secretario general y pese a que en sus últimas declaraciones públicas no parece por la labor de apoyar (con la abstención) un gobierno de Rajoy, su entorno promete dar mucha guerra en el Comité Federal convocado para el 9 de julio, donde pedirán que el PSOE se abstenga en la investidura de Rajoy. Algunas voces incluso hablan de un acto en rebeldía de los diputados del PSOE-A, absteniéndose por su cuenta o incluso no yendo a votar, aunque esta solución tan extrema parece improbable. Lo que está claro es que los afines a la andaluza, como también el líder extremeño Guillermo Fernández Vara no se lo van a poner fácil a Pedro Sánchez. En el fondo de la pugna está la decisión de Susana Díaz de dar un paso al frente para liderar el PSOE y si Sánchez se convierte en presidente del Gobierno está operación quedará frustrada por completo.

En Podemos, la discrepancia de opiniones sobre las causas del no sorpasso, ha agudizado el debate interno entre ‘errejonistas’ y ‘pablistas’. La formación morada también ha convocado para el 9 de julio su Consejo Ciudadano Estatal donde se pondrán sobre la mesas las distintas tomas de posición sobre los resultados del 26J y la pérdida de más de un millón de votos.

Por su parte, Ciudadanos se encuentra ante la disyuntiva de sus propias contradicciones. Albert Rivera siempre ha dicho que no apoyará un gobierno liderado por Rajoy y su equipo. Veremos si a partir de su reunión con el PP sigue manteniendo esa posición. Además, hay que tener en cuenta la lectura que hace la formación naranja sobre la pérdida de escaños y votos (8 diputados menos que el 20D) y que tiene que ver con su apoyo explícito a un gobierno presidido por Sánchez. Y también que pueda ir de la mano del PNV (5 diputados) para apoyar al PP cuando C’s ha venido abanderando una posición aún más antinacionalista que los ‘populares’.

SÁNCHEZ, PRESIDENTE, Y UN GOBIERNO EN MINORÍA

Pese a todas las dificultades, voces de la izquierda apuestan por un acuerdo PSOE-Podemos-C’s, el mismo por el que Sánchez batalló tras el 20D y que no llegó a buen puerto. Desde Izquierda Socialista, corriente del PSOE, se ha instado a la dirección del partido a no facilitar la reelección de Rajoy y conformar un gobierno "en base a una mayoría de izquierdas" y al programa electoral del PSOE.

También desde Espacio Abierto, corriente integrada por exdirigentes de IU y del PSOE (José Mendi, Mariano Santiso, Pedro Antonio Ríos, Félix Taberna y Héctor Maravall entre otros), se defiende un gobierno en minoría de Pedro Sánchez apoyado por Podemos y Ciudadanos. En una resolución aprobada esta misma semana, Espacio Abierto, subraya que “la necesidad de un cambio en España debería llevar a un apoyo tanto por parte de Ciudadanos como de Podemos de esa posible candidatura de Pedro Sánchez, al menos con un respaldo a su elección como Presidente. A partir de ahí se debería conformar un gobierno en minoría de cambio y progreso con respaldo de personas tanto independientes como de la izquierda que pusiera en marcha una política de emergencia social para la recuperación de la economía y el empleo, la revitalización de los derechos sociales, la regeneración democrática y la lucha contra la corrupción”.

José Mendi, miembro de esta corriente, señala en declaraciones a Nuevatribuna.es que la situación ahora es distinta que la que se abrió el 20D pero que “hay juego todavía”: “La situación no es de pactos”, dice, sino de apoyar un gobierno con Sánchez de presidente integrado por independientes. A su juicio los errores del pasado se los divide el PSOE y Podemos a partes iguales. El primero por “santificar el matrimonio con Rivera”, en alusión al acuerdo PSOE-C’s; y el segundo por la “operación sorpasso de Anguita”, que a su juicio ha sido “mortal” para la coalición Unidos Podemos. A ello se une, las exigencias de sillones por parte de la formación de Pablo Iglesias y la actitud del PSOE que, en su opinión, “ayudó a que se equivocara Podemos”.

PSOE, PODEMOS Y C'S SUMAN 188 ESCAÑOS

PSOE, Podemos y C’s suman juntos 188 escaños (la mayoría absoluta de la Cámara baja esta en 176). Por su parte, el PP, con 137 diputados, podría contar con los 32 de Ciudadanos, 5 del PNV y 1 de Coalición Canaria, sumando un total de 175. Aún necesitaría uno, al que hasta hace unas horas se señalaba a Pedro Quevedo, diputado de Nueva Canarias, elegido por la circunscripción de Las Palmas, donde su partido va en coalición con el PSOE, y que ya ha manifestado su rechazo a tal posibilidad.

Así las cosas, todo vuelve a girar en torno a Sánchez como presidente o terceras elecciones, un escenario aún si cabe más improbable. No se trata de reeditar un pacto con C's y abrirlo (ahora sí, a Podemos) sino alcanzar un acuerdo de investidura para un gobierno en minoría capaz de llegar a acuerdo puntuales con esas formaciones políticas. Si se estudian con detenimiento los acuerdos alcanzados por Sánchez-Rivera tras el 20D y el documento de propuestas firmadas por Iglesias y Alberto Garzón (IU) no se observan diferencias insalvables exceptuando el referéndum en Cataluña y el contrato único. Hay muchos puntos en común, sobre todo aquellos que tienen que ver con derogar las lesivas leyes que la derecha ha puesto en marcha en la última legislatura. 

Comentarios