#TEMP
martes 24/5/22

Cospedal habló con Camps para arreglar las rencillas por la trama de corrupción

ISABEL G. CABALLERO
Fue el gran ausente en el Comité Ejecutivo Nacional del PP donde Rajoy volvió a reiterarle su apoyo. Pero las aguas siguen bajando revueltas en Génova donde no saben ni cómo encajar ni cómo gestionar la trama de corrupción. El silencio se impone en la víspera del levantamiento parcial del sumario.
> Fraga ve "problemas importantes" en el PP de Valencia
> Rambla dice que es "falsa" su implicación en la trama
> El PSOE acusa al TSJCV de "precipitado y arbitrario"

"Nos apoyamos todos y eso es muy bonito"
Francisco Camps sigue echando balones fuera. Lejos de afrontar la situación, ahora asegura que Manuel Fraga está encantado: "Don Manuel está feliz con lo que está pasando", ha dicho el presidente valenciano.
NUEVATRIBUNA.ES 05.10.2009

La clave la dio Manuel Fraga: el PP necesita tiempo para digerir lo que se le viene encima. Y no pinta precisamente bien. El senador y presidente fundador del PP realizó este lunes unas declaraciones a las puertas de la sede nacional, en la calle Génova de Madrid, que por sí solas echan por tierra la imagen de sosiego y unidad que intentó transmitir la número dos del partido, María Dolores de Cospedal, en la rueda de prensa posterior al Comité Ejecutivo Nacional (CEN).

La secretaria general evitó responder a una sola de las preguntas de las formuladas sobre la trama Gürtel -que fueron muchas-, remitiéndose a lo dicho la semana pasada. A horas de que se levante parcialmente el sumario, hoy tocaba sacar pecho por las últimas encuestas publicadas que les dan 4 puntos de ventaja sobre el PSOE en intención de voto. Buenas dosis de triunfalismo ante la tormenta que se avecina y que la dirección del PP parece no saber muy bien ni cómo encajar ni cómo gestionar a tenor del silencio que se ha impuesto en las filas del partido.

Durante su intervención, a puerta cerrada, Mariano Rajoy pidió calma a los suyos y volvió a reiterar su apoyo a Francisco Camps y apeló a la absoluta libertad de éste para tomar en Valencia las decisiones que estime oportunas. Por lo menos en apariencia, la dirección del PP, está satisfecha con la constitución de una comisión de investigación en las Corts, a la que se someteré también el PSOE, sobre financiación de partidos políticos, una medida que De Cospedal no precisó si respondía a la actuación “contundente” que pidió a Camps el pasado lunes. Ni se siente desautorizada por el presidente de su partido ni admite el enfrentamiento con el valenciano con el que ha hablado por teléfono –dijo- estos últimos días, según ella, como suele hacer con el resto de presidentes autonómicos y provinciales.

Bajo la premisa de no vean una noticia donde no la hay, De Cospedal también justificó la ausencia de Camps en el CEN por cuestiones de agenda y a la que no dio “la menor importancia”. Pero el jefe del Consell lleva tiempo sin pisar Madrid, al menos oficialmente. A la reunión de la ejecutiva solo asistieron dos dirigentes del PP valenciano, Esteban González Pons, a su vez vicesecretario de Comunicación; y el consejero de Economía, Gerardo Camps. Ni se vio a Vicente Rambla (número dos del Gobierno valenciano), ni a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá.

Rajoy sólo hizo una “breve” alusión a Gürtel, según De Cospedal, que una y otra vez se remitió a sus declaraciones de la semana pasada: “Tenía que actuar con toda la libertad y de la forma que considere más conveniente”, dijo, aunque en esta ocasión, declinó pronunciar el término “contundente”, decisión que, sin duda, llega marcada tras el encuentro secreto que Rajoy y Camps mantuvieron en el parador de Alarcón y que selló la paz entre ambos.

Pero que Rajoy es consciente de lo que se le puede venir encima por la trama de corrupción que afecta a su partido lo demuestra el hecho de que los principales dirigentes del PP hayan rebajado su ofensiva contra el Gobierno y la Fiscalía cuando tan solo hace unos días se despachaban a gusto ante los medios arremetiendo contra el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y contra el Fiscal General del Estado, Cándido Conde-Pumpido.

Ni una sola crítica hizo al respecto De Cospedal que incluso alegó que no había leído el recurso de la Fiscalía contra el archivo de la causa de los trajes para no tener que pronunciarse sobre ello. Y en cuanto al informe policial sobre la presunta financiación ilegal del partido, tan sólo se limitó a constatar que el asunto no estaba “judicializado”.

El PP ha optado así por cerrar el grifo de las valoraciones internas sobre Gürtel para centrarse en su tarea de desgaste al Gobierno por la crisis económica. Los populares votarán en el Congreso de los Diputados en contra de los Presupuestos Generales del Estado para 2010 y del nuevo sistema de financiación autonómica sobre el que se abstuvieron –pese a las críticas de Esperanza Aguirre- en el Consejo de Política Fiscal y Financiera. Rajoy ha dado el pistoletazo de salida a las Generales de 2012 (y eso que aún quedan dos años largos) y prepara junto a su equipo una gran convención en Barcelona para presentarse como “alternativa de gobierno”. Lo que tiene claro la dirección del PP es que las corruptelas no les pasan factura, así quedó demostrado en las últimas elecciones europeas y las autonómicas gallegas. Aunque, pese a las últimas encuestas (que según Fraga no son precisamente para tirar cohetes), la valoración de Rajoy como líder de la oposición continúa sin apuntalarse al seguir por detrás de Zapatero, un dato que para De Cospedal tampoco es destacable.

Cospedal habló con Camps para arreglar las rencillas por la trama de corrupción
Comentarios