#TEMP
viernes 27/5/22

Camps baja los impuestos, ataca a Zapatero e ignora el caso Gürtel

El presidente de la Generalitat valenciana ha recurrido al populismo, arropado por sus diputados que no han dejado pasar ni una ocasión de jalearle, para criticar la política del Gobierno central y anunciar medidas diametralmente opuestas en su comunidad.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 29.9.2009

Ni una palabra sobre Gürtel. Francisco Camps no ha mencionado ni una sola vez el escándalo de corrupción que salpica a miembros de su Gobierno, a él mismo y a la cúpula del PP de Valencia durante la hora y media que ha durado su discurso en el Debate de Política General.

En cambio, sí ha salpicado su intervención de constantes alusiones al "malvado ZP", como le ha reprochado el portavoz del grupo socialista, Ángel Luna. Camps ha anunciado como medida estrella de su plan de gobierno una rebaja de impuestos que ha presentado asegurando que "esto sí son políticas sociales y no la subida de impuestos del Gobierno" central que, en su opinión, "vamos a pagar todos, los que ahorran y los que tributan con la eliminación de la deducción de los 400 euros".

En concreto, lo que plantea el presidente valenciano es "la rebaja de un 10 por ciento de la cuota autonómica del Impuesto sobre la Renta para las familias de trabajadores y autónomos con dos o más hijos y menos ingresos". Ha precisado que esta rebaja "se la podrán aplicar las familias que obtengan rentas del conjunto de la unidad familias de hasta 24.000 euros" y ha destacado que con ella "más de 315.000 familias valencianas se ahorrarán en conjunto casi 16 millones de euros".

Francisco Camps ha añadido que a ello se suma "la subida del IVA al 18 por ciento, que nos grava a todos" y ha apuntado que la decisión del Ejecutivo central de subir los tributos costará a los valencianos 847 millones de euros. Por contra, ha subrayado que el Consell "no va a subir los impuestos" y ha afirmado que trabajará como lo ha hecho "hasta ahora", adoptando medidas para lo que los valencianos paguen menos. En su opinión, "aumentar los impuestos es igual a más paro y más déficit", mientras que bajarlos "es igual a crecimiento y creación de empleo".

Camps ha anunciado además la puesta en marcha de un plan de austeridad que permitirá ahorrar a las arcas públicas un total de 308 millones de euros, y que incluye medidas como la reducción de las "entidades dependientes" del Gobierno valenciano. Este plan también contempla la "congelación", por segundo año consecutivo, de los sueldos de todos los altos cargos del Consell, "que ahora cuentan con una de las retribuciones más bajas de toda España".

La racionalización y limitación "con carácter temporal" de los puestos de trabajo en la administración pública es otra de las propuestas del president, quien ha asegurado que se "congelarán" las plantillas, salvo las necesarias para la dotación de nuevos centros docentes, hospitalarios, judiciales y asistenciales. La contención, ha garantizado, "no afectará" a los acuerdos en materia de retribuciones que la Generalitat tiene con los empleados públicos de los sectores docente, sanitario y judicial.

El plan también contempla una reducción del 5 por ciento en los Presupuestos de la Generalitat para 2010, salvo los capítulos que afectan al gasto social, que tampoco se verá afectado por la bajada de las trasferencias corrientes, que será de un 35 por ciento.

En varias ocasiones durante su discurso, que ha pronunciado en valenciano y castellano, Camps ha confiado en las posibilidades que la Comunitat tiene para salir "la primera" de la crisis económica. Según sus palabras, la administración valenciana está "en lo que están los ciudadanos" mientras que el Gobierno central, además de "negar la crisis en la que nos encontramos", ha actuado "de forma irresponsable". Y ha censurado que ahora paguen las consecuencias las comunidades autónomas, las familias y las empresas.

Camps baja los impuestos, ataca a Zapatero e ignora el caso Gürtel
Comentarios