martes 26.05.2020

Bono: "Yo no soy un asesino y Pinochet, que lo era, comulgaba"

Tiene 'la conciencia tranquila' porque ha tratado de reducir los abortos. El presidente del Congreso recordó que en los 8 años de Gobierno del PP, la Iglesia no se pronunció ante una ley “mucho peor” que permitió más de 115.000 abortos cada año.
> “El pecado no tiene ninguna cabida en el ordenamiento jurídico"
> "La izquierda hace una matanza de inocentes"
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 28.11.2009

El presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, católico confeso, ha reclamado a la Conferencia Episcopal que no le condene "por ser socialista" y ha añadido: "yo no soy un asesino y Pinochet era un asesino desalmado al que se le dio la comunión de manera vergonzosa".

Bono, que ha clausurado el X Congreso de Escuelas Católicas en Toledo, ha manifestado ante los medios de comunicación la "tristeza" que le han causado la posición de la Conferencia Episcopal de negar la comunión a los católicos que den su voto al proyecto de ley del aborto a no ser que, además de confesarse, manifiestan públicamente su arrepentimiento.

"No puedo dejar de ver la imagen de Pinochet comulgando y a mí me califican de pecador público", ha asegurado el presidente del Congreso, quien también ha dicho haber recibido la solidaridad y el apoyo de muchos religiosos de la "Iglesia en la que quiero seguir estando".

Bono ha pedido reflexión a los obispos y que no le condenen por ser socialista, "no vaya a ser que si yo no fuera socialista, aunque hubiera actuado del mismo modo, no me hubieran condenado".

Así, ha lamentado no haber oído a los que ahora le "condenan", hacer lo mismo en los ocho años de gobierno del PP, cuando se aplicó una "ley del aborto que es mucho peor que la que ahora puede aprobarse y que ha consentido más de 115.000 abortos cada año, que hasta el Consejo de Estado ha hablado del paraíso del aborto libre".

Ha añadido el ex presidente de Castilla-La Mancha y ex ministro de Defensa que, pese a lo que le "duele" y "entristece" la posición de la Conferencia Episcopal, tiene "la conciencia tranquila", pues ha hecho lo que considera mejor para reducir el número de abortos.

Antes, en su intervención en el Congreso, se ha referido a este asunto sin citarlo y, tras comentar que lleva 40 años "intentando tender puentes" entre "los muros" que aún existen entre quienes creen que "todo progreso ha de venir necesariamente regalado por Dios y los que creen que los cielos son aliados del retroceso y de la marginación".

"A veces hemos conseguido pasar de una a la otra orilla, la mayoría de las veces hemos debido caminar por la mitad del río", ha dicho Bono, que ha añadido que "hoy no puede haber puente, porque algunos quisieran echarnos por el puente al río".

Bono: "Yo no soy un asesino y Pinochet, que lo era, comulgaba"
Comentarios