CON ‘GRANDEZA DE ESPAÑA’

El BOE publica la renovación del título de la Duquesa de Franco a petición de Carmen Martínez Bordiú

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica interpone una denuncia ante la Fiscalía.

El colectivo denuncia que se trata de un acto de enaltecimiento de la violencia de la dictadura y una forma de maltrato a las miles de víctimas del franquismo

Este lunes, un representante de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), Bonifacio Sánchez, ha entregado en el registro de la Fiscalía General del Estado una denuncia ante la aparición en el Boletín Oficial del Estado de la renovación del título de Duquesa de Franco con Grandeza de España.

De esta forma, el Ministerio de Justicia pone en marcha el trámite después de haber sido solicitado por Carmen Martínez Bordiú, la hija de Carmen Franco que falleció recientemente.

El título de Ducado de Franco, concedido a la hija del dictador por Juan Carlos de Borbón, el 26 de noviembre de 1976.

El texto del escrito presentado en Fiscalía es el siguiente:

Se trata de un título concedido a la familia del dictador por Juan Carlos de Borbón, el 26 de noviembre de 1975, con la siguiente justificación:

Deseando dar una muestra de mi Real aprecio a doña Carmen Franco Polo, Marquesa de Villaverde, y en atención a las excepcionales circunstancias y merecimientos que en ella concurren, Vengo en concederle la Merced- Nobiliaria de Duquesa de Franco, con Grandeza de España, para sí, sus hijos y descendientes, exento de derechos fiscales en su creación y en la primera transmisión”.

Desde cualquier punto de vista democrático es intolerable un reconocimiento que se concede “en atención a las excepcionales circunstancias y merecimientos”, que no son otros que el haber dado un golpe de Estado el 18 de julio de 1936, haber asesinado a 114.226 personas que fueron hechas desaparecer, haber violado y humillado a decenas de miles de mujeres, haber enviado al exilio a medio millón de personas, haber encarcelado a homosexuales e ingresado en centros psiquiátricos a lesbianas, haber robado a punta de pistola cientos de miles de propiedades, que hoy no están en manos de sus legítimos dueños, haber utilizado esclavos políticos hasta 30 años después de terminada la guerra, y haber sido parte de una familia que se aprovechó de cuarenta años de terror y de corrupción política y económica para obtener una fortuna construida desde el saqueo y la violencia.

Por todas esas razones, entendemos que la colaboración de las instituciones del Estado con el proceso por el que los descendientes del dictador tratan de constituir una dinastía nobiliaria puede ser constitutivo de delito, por tratarse de un acto de enaltecimiento de la dictadura, de la violencia política, del terrorismo de Estado; así como por considerar ejemplar el secuestro de una democracia durante cuarenta años, o de sus miles de asesinatos, violaciones y torturas.

También es una forma de humillación y maltrato a las víctimas de los delitos más graves que pueden cometerse contra un ser humano, como son las desapariciones forzadas; compuestas por una detención ilegal, seguida de torturas, del asesinato y de la ocultación del cadáver para provocar más daño y dolor a sus seres queridos. Nadie imagina la concesión de un título nobiliario a un asesino terrorista o machista “en atención a las excepcionales circunstancias y merecimientos que en él concurrieran”.

BOE DUQUESA FRANCO