miércoles 1/12/21

Batasuna tiene un 'plan B' para poder concurrir a las próximas municipales

Buscarán candidatos ‘no contaminados’ para la creación de una red de agrupaciones de electores. También se contempla la posibilidad de que se constituya un nuevo partido político que condene la violencia.
> López niega contactos con la izquierda abertzale
NUEVATRIBUNA.ES 31.10.2010

Los tímidos pasos que en los últimos días están dando destacados dirigentes políticos para valorar la posibilidad real de un nuevo escenario para la paz en Euskadi va en paralelo a los movimientos de la izquierda abertzale para poder presentarse a las elecciones municipales de mayo de 2011.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el lehendakari, Patxi López, coinciden en la apreciación de que en el entorno de Batasuna existe voluntad de dar los pasos necesarios para lograr la pacificación y de ello hablaron en una encuentro celebrado la semana pasada, pero ni el Gobierno de Madrid ni el de Vitoria se muestran dispuestos a ceder un ápice.

Tras el acuerdo entre PSOE y PP para reforzar la Ley Electoral, el brazo político de ETA tiene serias dificultades para concurrir a unos comicios. Según han detectado en varios municipios vascos las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, la izquierda abertzale estaría preparando la creación de una red de agrupaciones de electores, es decir, el ‘plan B’ en caso de que fracasase su deseo de lanzar un partido político de nueva creación. Esta última opción tampoco se descarta. El dirigente de Batasuna Txelui Moreno admitió en el diario Gara que el nuevo proyecto se comprometería “públicamente con las vías exclusivamente pacíficas y con el rechazo del uso de la violencia para el logro de los objetivos políticos”.

Para el presidente del PSE-EE, Jesús Eguiguren, para que Batasuna pueda concurrir a las próximas elecciones se tienen que cumplir alguna de las premisas que apunta: “Que se pueda verificar que ETA ha dejado las armas o que se compruebe que Batasuna se ha desmarcado de ETA. Y no creo que haya tiempo para ninguna de las dos”, dijo en una entrevista en El Correo. Sus palabras concuerdan con lo dicho por el vicepresidente del Gobierno y ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, al advertir que el concepto “tregua” ya no vale.

No obstante, Eguiguren cree que, “al mismo tiempo que se es tajante en la exigencia” de rechazo a la violencia, se debería “impulsar una incorporación a las instituciones de la representación política” de la izquierda abertzale y elaborar “una agenda o método de reinserción”.

Las informaciones que apuntan la existencia de “contactos” entre socialistas y la izquierda abertzale siguen siendo negados de manera oficial con el objetivo de poner en peligro el pacto PSE-PP para la gobernabilidad de Euskadi. Pese a la prudencia del líder de los populares en el País Vasco, Antonio Basagoiti, Eguiguren cree que la dirección nacional de su partido podría obligarle a poner en un aprieto al Ejecutivo de Patxi López.

En escena ha entrado el PNV. Su presidente, Íñigo Urkullu ha lanzado duras críticas al PP al que acusa de torpedear un posible escenario de paz en Euskadi. La relación entre el Gobierno de Zapatero y los nacionalistas vascos se ha visto reforzada por el acuerdo logrado para la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, un pacto que supone además el compromiso del partido nacionalista de contribuir a la estabilidad gubernamental en lo que resta de legislatura.

En un artículo publicado en su blog, Urkullu confirma que el pasado miércoles se reunió con Rubalcaba para hablar de la situación. En la conversación también se sacó el tema de los presos. El líder peneuvista censura la actitud del Partido Popular por amenazar con la ruptura del pacto en Euskadi.

Se cumpla o no esta amenaza, lo cierto es que el PP no dejará pasar la oportunidad de atacar al Gobierno en materia de lucha antiterrorista si se le presenta la oportunidad. El jefe de la oposición declaró en una entrevista en El País que ETA “está mucho peor que en otros momentos de su historia”, pero que “hay demasiado ruido e informaciones”. En este sentido, Mariano Rajoy dijo que “la credibilidad del Gobierno en este asunto, como en tantos otros, es ciertamente mejorable”, y advirtió de que “si alguien quiere jugar a repetir los errores del pasado, será su responsabilidad”.

Batasuna tiene un 'plan B' para poder concurrir a las próximas municipales
Comentarios