domingo 6/12/20
NUEVA HUELGA EN EDUCACIÓN

Movilización universitaria contra los recortes y la subida de tasas

El movimiento “Toma la Facultad” ha convocado una manifestación este jueves 14 de marzo, a las 18,00 horas, entre Nuevos Ministerios y el Ministerio de Educación, en el marco de la jornada estatal en defensa de la educación pública.

Los alumnos de las universidades públicas están llamados a la huelga convocada para este jueves contra los recortes, la subida de tasas, la "privatización" de la universidad, el anteproyecto de Ley de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), el informe de expertos para la reforma del sistema, así como para pedir la dimisión del ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert.

En Madrid, la jornada, impulsada por la red de asambleas estudiantiles 'Tomalafacultad', comienza este miércoles con encierros nocturnos en diferentes facultades madrileñas y finalizará el jueves a las 18.00 horas con una manifestación con recorrido entre Nuevos Ministerios y el Ministerio de Educación.

"La convocatoria, secundada en otras ciudades del Estado, cuenta con el apoyo de diversas organizaciones y plataformas del ámbito educativo, desde las centrales sindicales presentes en Universidad a la Marea Verde o la iniciativa de 'La uni en la calle'", señala 'Tomalafacultad' en un comunicado.

Los encierros nocturnos tienen lugar en Madrid en las facultades de Ciencias Políticas y Sociología, Filosofía y Filología e Historia en la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y en diferentes escuelas de la Universidad Politécnica (UPM) y Autónoma (UAM).

IU llama a participar en la jornada en defensa de la educación pública

Lali Vaquero, responsable de educación de IUCM, ha señalado que “esta convocatoria está más que justificada ya que el proyecto de LOMCE no busca la mejora de la educación sino imponer principios ideológicos, no introduce las medidas necesarias para resolver los problemas de nuestra educación, desprestigia el servicio público educativo, y olvida la función de cohesión e integración social de la educación, entre otros muchos motivos”.

Por su parte, la responsable de Ciencia y Universidad de IUCM, Carmen Domínguez, ha recordado que “IUCM viene denunciando que el tratamiento del gobierno del PP a las Universidades Públicas en materia de presupuestos que empuja a un callejón sin salida al desarrollo de la calidad docente e investigadora de nuestras universidades, con la imposición de una gestión que destruye empleo y salarios, y que ve a la Universidad como un gasto y no como una inversión de futuro”. “Las reformas emprendidas por el PP expulsan a las clases más desfavorecidas de la Universidad, aumentando sus tasas de ingreso, imponiendo criterios subjetivos para acceder a los estudios superiores e impidiendo a nuestros estudiantes con menores recursos el acceso a becas y ayudas al estudio”.

Por eso, ambas dirigentes de IU han coincidido en señalar que “salimos a la calle a denunciar una educación desigual contra la que nuestra organización tiene alternativa apostando por un modelo no elitista y accesible de educación en todas sus etapas”.

Para CCOO y UGT, esta necesidad de defensa de la educación pública está más que justificada cuando, en la enseñanza no universitaria nos encontramos con un proyecto de ley, la LOMCE, que supone:

No buscar la mejora de la calidad educativa, sino imponer unos principios educativos basados en la ideología, sin intentar el consenso que exige la tarea educativa.
No considerar la Educación como un derecho fundamental e introducir las leyes del mercado en el funcionamiento del sistema escolar.
No incluir las medidas necesarias para resolver los problemas que tiene la Educación de nuestro país: financiación insuficiente, falta de recursos humanos y materiales, masificación de las aulas, atención a la diversidad
Desprestigiar el servicio público educativo, para favorecer los intereses privados de determinados sectores.
Olvidar la función de cohesión e integración social de la educación, especialmente importante en el caso de la educación básica.
Segregar al alumnado desde edades tempranas (desde 6º de Primaria determina las posibilidades académicas del alumnado) y olvidar el problema del abandono escolar.
Devaluar la Formación Profesional.
Deteriorar la participación democrática de la comunidad educativa en el gobierno de los centros.

Y en el ámbito de la educación universitaria, estamos viendo cómo se pretende implantar, ya sea por la vía de la reforma legislativa o de los hechos consumados, un modelo que busca:

1. Una Universidad de élites, segregadora, al servicio exclusivo del rendimiento económico y cada vez más precaria en recursos y servicios como consecuencia del estrangulamiento presupuestario.
2. Una Universidad no democrática, con modelos de gestión propios de la empresa privada y privada de su autonomía.

Movilización universitaria contra los recortes y la subida de tasas