martes. 23.07.2024
NUEVATRIBUNA.ES - 3.11.2009

Aguirre, que ha perdido su pulso con la dirección por hacerse con el control de Caja Madrid, ha preferido marcharse a Majadahonda para inaugurar una escuela infantil y a Leganés para visitar un centro deportivo.

La presidenta regional ha sido la gran derrotada en esta pugna por el poder en la entidad madrileña ya que ella había apostado por su segundo, Ignacio González, para sustituir a Miguel Blesa y, finalmente, se ha visto forzada a retirar su candidatura en favor de la avalada por la dirección 'popular', de la Rodrigo Rato. Aguirre se ha visto obligada a ceder y lo ha hecho sin que se cumpliera su principal condición: que se sancionara al vicealcalde Manuel Cobo por las declaraciones que hizo al diario El País en las que arremetía sin piedad contra ella y su equipo, llegando a decir que lo que estaban haciendo con Rato era 'de vómito'.

La propia Esperanza Aguirre, desde Majadahonda, ha explicado su ausencia con estas palabras: "La razón por la que no he acudido al Comité Ejecutivo convocado para el día de hoy es que he pensado que muy probablemente en ese Comité se va hablar del caso Cobo y creo que van a reflexionar con más tranquilidad y libertad en mi ausencia". Como ella misma ha señalado, es rarísimo que no asista a un Comité Ejecutivo Nacional ya que suele acudir a todos.

Más tarde, se ha lamentado de que pareciera que ella, la "víctima", tuviera que pedir perdón al "agresor". "La equidistancia entre víctimas y agresores me parece algo verdaderamente lamentable", ha añadido.

El plantón de Aguirre ha causado malestar entre el resto de miembros de la dirección del PP habida cuenta de que la presidenta madrileña debía ser, junto al presidente del PP valenciano, la principal destinataria de los mensajes de Rajoy para poner orden en el partido. Su actitud se interpreta como un nuevo reto al líder.

Aguirre se considera 'víctima' y lamenta que la coloquen al mismo nivel que su...