#TEMP
martes 17/5/22

"Nos quieren meter en una lógica infernal"

ISABEL G. CABALLERO
Así se manifiesta el ex alcalde de Madrid y miembro del Comité Federal, Juan Barranco, en declaraciones a nuevatribuna.es. Los socialistas optan por no entrar al trapo de las críticas de El País y apuestan por "salir más a la calle" para explicar a la ciudadanía las medidas adoptadas por el Gobierno.
> Tribulaciones de Cebrián en el desarme a Zapatero
> Este muerto está muy vivo
> Ibarra anima a sus compañeros al debate
NUEVATRIBUNA.ES - 21.09.2009

“Nos quieren meter en una lógica infernal. Si nadie arremete contra el Gobierno es que estamos amordazados. Si hay críticas, es que hay división y fractura en el PSOE. Hagas lo que hagas siempre habrá comentarios”.

Esta es la reflexión hecha por Juan Barranco, ex alcalde de Madrid y miembro del Comité Federal tras la reunión mantenida este sábado en plena tormenta sobre supuestas disensiones en el seno del partido. El presidente del Gobierno y líder del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero consiguió el aval de los suyos a la gestión de la crisis económica en un comité que contó con 35 intervenciones “serias, rigurosas y muy positivas” a decir de los presentes, y tendentes más a limar posibles errores de comunicación que echar por tierra las medidas adoptadas hasta ahora por el Ejecutivo socialista.

El PSOE no está por la labor de entrar al trapo de la ofensiva lanzada por El País y optará por que pase la tormenta “de la manera más elegante posible”, señala Barranco. Para este dirigente, las críticas lanzadas por el periódico del Grupo Prisa no son tan relevantes como algunos quieren hacer ver. No es la primera vez que este diario arremete contra el Partido Socialista, ya lo hizo en tiempos de Josep Borrell: “Sólo hay que tirar de hemeroteca”, dice. Pero, ¿cómo sortear los sucesivos editoriales (el último este mismo lunes) atacando una y otra vez al Gobierno? La receta no es otra que guardar la calma, hacer oídos sordos y cerrar filas: “Esto es algo que tenemos que superar entre todos”, asegura, al tiempo que respeta el derecho del periódico a “decir lo que quiera”.

La cúpula del PSOE sigue negando las críticas de “improvisión” por la forma en que el jefe del Ejecutivo viene anunciando la batería de medidas anticrisis. La mayoría de los dirigentes socialistas aplauden el Plan E por su “eficacia” y “acierto” y la ayuda de 420 euros a los parados.

“Es una medida que se ha estado estudiando hace mucho tiempo como también el aplazamiento de la deuda a los ayuntamientos de la que Pedro Castro –presidente de la Federación Española de Municipios- estaba al tanto, por la necesidad de dar liquidez a los consistorios. Así que no podemos hablar de improvisación. Zapatero no se ha sacado ningún conejo de la chistera”, señala el ex alcalde socialista, que, no obstante, reconoce posibles errores de comunicación, de ahí la necesidad de hacer “pedagogía” y “salir más a la calle”.

Además, en las filas del PSOE se sigue defendiendo que siempre ha sido un “partido de debate” y la “autocrítica” se debe entender en el conjunto de toda una organización, a diferencia del PP, recuerda.

En opinión de Barranco no peligra el liderazgo de Zapatero: “Tiene las cosas muy claras y una hoja de ruta marcada. Quizá su principal virtud sea que en una situación de grave crisis como la que estamos viviendo sigue apostando por las políticas sociales. Esto no lo había hecho ningún gobierno, tampoco el de Felipe González”, afirma.

Respeto a la debilidad parlamentaria del Ejecutivo, la mayoría de los socialistas confían en que Zapatero podrá sacar adelante los Presupuestos Generales de 2010 al tiempo que no dan ninguna credibilidad a la posibilidad de un adelanto de elecciones generales.

A ello se refirió la semana pasada el presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), Juan Ramón Quintás, quien, desde los micrófonos de la SER, defendió esta opción. “De lo que se tiene que preocupar el señor Quintas es de la situación en Caja Madrid, con la guerra abierta entre Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón”, afirma Baranco sin morderse la lengua.

"Nos quieren meter en una lógica infernal"
Comentarios