#TEMP
viernes 27/5/22

“Le dije que no se cortara un pelo y hablara lo que quisiera”

Esperanza Aguirre no ha perdido tiempo en pedir explicaciones a Luis Bárcenas por las informaciones publicadas. Ayer mismo le llamó por teléfono…
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS 14.07.2009

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, pidió ayer en una conversación telefónica al tesorero del PP nacional, Luis Bárcenas, que "no se cortara un pelo y hablara lo que quisiera" respecto a su persona, al tiempo que reclamó que se levante el secreto del sumario de caso Gürtel.

"Yo no sé de dónde se han sacado eso que tienen contra mí. Bárcenas me llamó ayer y le dije que aparecían informaciones diciendo que si él hablara... le dije que no se cortara un pelo y que hablara lo que quisiera. Él me dijo que se remitía a las declaraciones que había hecho en ABC en las cuales dijo que tenía muy buena opinión sobre mí y que me agradecía que declara sobre su presunción de inocencia", explicó la presidenta del PP de Madrid, después de que el lunes pidiera “de rodillas” al tesorero que hiciera pública toda la información que tuviera sobre ella.

"En el caso de Bárcenas, se le acusa de cohecho y delito fiscal. El cohecho, es un delito para la autoridad, para un funcionario, por aceptar un regalo o dádiva a cambio de algo", subrayó Aguirre en declaraciones a Onda Cero, al tiempo que apuntó que hablar de "cohecho impropio consiste en que cualquier regalo es delito, no tiene que ser a cambio de nada".

Preguntada por si Bárcenas debería dejar su cargo, Aguirre dijo: "No tengo elementos de juicio. Mariano Rajoy sabrá lo que tiene que hacer en cada caso".

Aguirre abogó por "levantar secreto para que los imputados se puedan defender" y recordó que "la ley obliga a levantarlo en un mes". "Queremos que se levante el secreto de sumario para que todos los imputados se puedan defender y para que en el Partido Popular podamos saber cuáles son las medidas que tenemos que tomar", insistió.

"Siendo presidenta del Senado, proliferaron suplicatorios hacia alcaldes. La petición de un suplicatorio era una condena en sí misma y se hizo una modificación para que el aforado pudiera ir a declarar si quería", recordó.

“Le dije que no se cortara un pelo y hablara lo que quisiera”
Comentarios