#TEMP
martes 17/5/22
TENSO CONGRESO DE LOS SOCIALISTAS MADRILEÑOS

"El voto secreto es nuestro", dicen los críticos

“Quiero un partido unido, pero no unánime” aseguró Tomás Gómez ante los cerca de mil delegados que este fin de semana votarán a la nueva ejecutiva de los socialistas madrileños. La candidatura de Pilar Sánchez Acera se muestra razonablemente optimista. “Todo está muy igualado”, afirman ambas partes. 

Foto: Celia Caretti

979 delegados están llamados este sábado a votar la nueva ejecutiva del PSM

Empezó al baile. El Partido Socialista de Madrid está llamado este fin de semana a renovar a sus órganos de dirección, tras varias derrotas cosechadas en las urnas y con un claro enfrentamiento, entre los partidarios del todavía secretario general, Tomás Gómez, que opta a la reelección, y los críticos, encabezados por Pilar Sánchez Acera

Los socialistas llegan a este congreso con cierta derrota moral y una clara división interna. Y ello se notó en el ambiente tenso que rodeó el acto de inauguración de este viernes en un hotel de Madrid. Partidarios de Gómez y de Sánchez Acera hicieron un ejercicio de contención, pero los gestos de unos y otros daban buena cuenta de la situación: “Puede pasar de todo, se puede inclinar hacia un lado o hacia otro, está muy igualado”, coincidían ambas partes.

El plato fuerte del arranque del 12º Congreso Regional del PSM fue la intervención de Alfredo Pérez Rubalcaba, que llegó y se marchó acompañado de su número dos, Elena Valenciano, y que se ganó el aplauso y la ovación unánimes de los presentes en el plenario por su arremetida al PP. Menos entusiasmo causó Tomás Gómez cuando le tocó presentar su informe de gestión donde manifestó que quiere “un partido unido, no unánime”, ya que eso, a su juicio, “es un partido muerto”.

‘Tomasistas’ y críticos se enfrentaron al saludo entre ellos con ciertas reticencias. Allí estaban Trinidad Jiménez, Rafael Simancas, Jaime Lissavetzky, Ruth Porta, contrarios a Gómez; o Maru Menéndez y Juan Barranco (que defienden la continuidad del actual secretario general), quien apeló a que el congreso fuera “un punto de arranque, de partida” y no “un punto de llegada". Y como figuras ‘neutrales’ e invitados de primera línea, Gregorio Peces Barba y José Federico de Carvajal.

En el hotel Auditorium de Madrid hubo movimiento pero no excesivo bullicio en esta primera jornada del congreso. Rubalcaba compartió café con Tomás Gómez, en privado, junto a Elena Valenciano y Peces Barba. En pasillos, nadie se atrevió a hacer un pronóstico. Los ‘tomasistas’ reconocían con cierto nerviosismo que el equipo de Sánchez Acera “se está moviendo mucho” para recabar apoyos, mientras que los partidarios del cambio se mostraban sumamente cautos ante el posible desenlace. Algunos menos: “El voto secreto es nuestro”, afirmó un miembro de la actual ejecutiva y uno de los críticos a Gómez.

"El voto secreto es nuestro", dicen los críticos
Comentarios