lunes 20/9/21
ENTREVISTA A EDDY SANCHEZ

“Aquí no vale el modelo de primarias que se ha hecho en Francia e Italia”

El coordinador general de IU-Madrid, Eddy Sánchez, advierte de los riesgos que a su juicio supondría el que la izquierda madrileña abriese un proceso de primarias cara a las próximas elecciones autonómicas y municipales. “El problema –afirma- es que no podemos copiar fórmulas propias de un modelo político e institucional que en España no existe porque generaría una distorsión”.

Nuevatribuna.es | El principal mensaje que salió de la X Asamblea Federal de Izquierda Unida fue proyectar una imagen de unidad en la organización. ¿Cree que se han cerrado definitivamente los enfrentamientos internos?

Eddy Sánchez | Creo que lo que es el debate e incluso las discrepancias y las formas de ver las crisis en España y cómo afrontarla eso no se ha cerrado. Lo que sí se ha cerrado es la forma como se expresan. Normalmente se expresaban en forma de confrontación orgánica, permanente en el tiempo y se trasladaban distintos mensajes a la sociedad en torno a unas mismas siglas. Parecía que había distintos proyectos en vez distintas corrientes o manifestaciones ideológicas. Parecía que había varias IU dentro de la misma IU, esto último es lo que sí se ha superado. No te sé decir el futuro cómo será pero en un país en crisis donde el conflicto social va a llegar cada vez a más sectores, en una dinámica de movilización más vertebrada, más planificada, más trabada, veo difícil por lo menos en esta primera etapa, que IU se manifieste a la sociedad como un proyecto fracturado. Cuando tú tienes una fractura interna es que te cuestionas a ti mismo y es muy difícil que la gente confíe en un proyecto que se cuestiona a sí mismo continuamente y en esos momentos no estamos en esa fase.

Pero lo que ha salido de esta Asamblea es una IU más recentralizada, sale un modelo diferente al que tenía IU cuando se fundó en 1986.

El peso de los territorios seguirá siendo muy grande. Es verdad que el esfuerzo de hacer una lista unitaria hace que se marque mucho en la estructura federal. En ese sentido sí es cierto que hay un cambio con otros procesos, donde la elección de la dirección estaba más repartida. El segundo aspecto importante de esta asamblea con respecto a la demás, es que ya nos vamos mentalizando en que vamos a ser una alternativa de gobierno o como tal nos lo vamos a plantear. Desde Madrid planteamos que una alternativa es una organización que crezca mucho, que entre de manera capilar en todos los sectores que se están viendo afectados por la situación actual. Las federaciones territoriales tienen un protagonismo muy grande en los momentos de crecimiento de la organización. En la asamblea hay un debate, donde Madrid, con otras federaciones que más base, más militancia, más fuerza tenemos, Andalucía, Asturias en menor medida, Valencia, hemos intentado contrapesar esa tendencia, diciendo ‘podemos ser un gigante con pies de barro, podemos tener mucho voto pero si tenemos muy pocos afiliados, muy poca estructura, a la larga la realidad te situará en su sitio’ y entonces tenemos que crecer mucho y para eso los territorios, las federaciones tienen que tener un protagonismo.

Llamazares, como diputado, es un activo que trasciende a su corriente o a su posición

En la Asamblea se habló de patriotismo, de reivindicar el legado de IU, de sus orígenes, del PCE. También se cerró el enfrentamiento con la corriente que representa Gaspar Llamazares que consiguió un 20% de cuota en el Consejo Político Federal.

Nosotros somos muy respetuosos con Gaspar Llamazares. La federación de Madrid trabajó mucho a favor de la lista unitaria frente a otros compañeros que entendían que a lo mejor había que mantener esa diferenciación y Madrid fue uno de los factores para que hubiese una lista de unidad en el sentido de que Gaspar, no solo por un 20%, como diputado, es un activo que trasciende a su corriente o a su posición. En cuanto al patriotismo es compartido por todos, es volver a poner en relevancia el papel del PCE en la Transición, porque cuando se crea IU en torno a aquella dirección una de sus señas de identidad fue el cuestionamiento del papel de PCE con Santiago Carrillo y a los militantes más jóvenes de la organización se les ha transmitido esa idea negativa de ese partido que tenía una capacidad de movilización tremenda pero que también negoció y supo situar un poco las necesidades del país. Veo en esta asamblea una corrección del tiro y que IU asuma ese patrimonio como suyo. El patriotismo va por ahí, el superar ese cuestionamiento tremendo de nosotros mismos. Es decir, IU tiene una expectativas muy grandes pero si seguimos existiendo es porque hubo una gente antes que en horas bajas construyó esta organización y apostó por ella, y gracias entre otros a Gaspar, y aquí en Madrid a Fausto Fernández, Ángel Pérez, Fernando Marín, gracias a la labor de toda esa gente podemos ahora situarnos a la cabeza de reivindicaciones de otros que están detrás.

IU y Syriza somos las dos organizaciones en Europa llamadas a jugar un papel importante

Convertirse en la “Syriza española” fue otra de las consignas que se escucharon en la X Asamblea Federal de IU. ¿Cuáles son las semejanzas de IU con esta coalición de la izquierda griega?

Tenemos varios parecidos. España y Grecia son países de la Europa periférica, ambos vinimos de una dictadura, la nuestra mucho más larga pero con una perspectiva similar de construir un país. Syriza, su núcleo principal se llama sinaspismos que es lo que era el partido eurocomunista de Grecia, esa corriente dentro del comunismo de juntar socialismo y democracia y de proyectos nacionales no solo en torno a la URSS. Syriza y IU vienen de ahí. Ahora somos las dos organizaciones en Europa llamadas a jugar un papel importante más que el Front de Gauche en Francia que tiene otras características. Y hay mucha simetría, y Syriza en su creación, en 2005, diseña un planteamiento que llamamos aquí roji-verde-violeta -por eso la bandera que tienen, roja, verde y violeta-, un planteamiento de abrazar la tradición del movimiento obrero, los nuevos movimientos sociales, y ¿dónde se veían ellos reflejados?, en IU. Somos dos proyectos que hemos sufrido mucho, hemos tenido una baja expectativa electoral, con partidos socialistas muy potentes y también un poco arrogantes. Y somos dos organizaciones que en el peor momento de la historia hemos sabido estar a la altura.

Usted salió elegido coordinador de IU Madrid tras enfrentaste a dos candidaturas. ¿Cómo piensa conjugar, hacer confluir las distintas corrientes bajo la máxima marcada en la X Asamblea Federal de cohesión interna?

Es muy importante hacer caso del resultado de la IX Asamblea regional. El documento político que salió aprobado era el que nucleaba la lista que yo encabezaba y era uno de los mejores documentos que se han hecho en mucho tiempo. Porque en vez de ser un documento en que volvemos a hablar de lo mismo, de las anteriores asambleas, era un documento que hablaba del gobierno del PP, de su situación de erosión y de propuestas. Y luego, la política de alianzas. Lo primero es desarrollar esa línea política que fue aprobada por una mayoría muy grande, y desde ahí, desde el acuerdo de la prioridad de la crisis, en torno a un modelo económico que construya empleo, a través del desarrollo del municipalismo, de los servicios públicos y de cambiar el modelo productivo, elegir la dirección de aquellos compañeros que estén más comprometidos con esa línea y sobre todo con ese objetivo que es poner a punto a IU para disputar la hegemonía al PP de aquí a dos años y medio.

En Madrid se dan las condiciones para que sea el ejemplo no solo español sino europeo de las movilizaciones de nuevo tipo que están surgiendo

Después de tantos años de gobiernos del PP y sobre todo a partir de la crisis da la sensación de que la oposición no existe en Madrid, de que no se visualizan sus propuestas, su acción política. ¿Cómo vas a hacer visible su proyecto político teniendo además en cuenta que no usted no tiene ningún cargo público?

El PP en Madrid, de manera inteligente, diseña una táctica, acompañado por la situación económica, que es, en términos futbolísticos, ir matando al Parlamento. Como todo gobierno intenta marcar los tiempos a la oposición y nosotros no nos hemos podido zafar de ello. Pero IU creo que ha sabido leer bien esa situación y decir, bueno, dentro del Parlamento va a ser difícil que se visualice esto pero fuera sí. IU tiene una participación importante en la huelga general, en todo lo que fue el movimiento de las plazas y en las ‘mareas’, esos tres grandes frentes que han protagonizado el debate político en la Comunidad de Madrid. Y nuestro grupo se ha ajustado a ser el altavoz, la caja de resonancia institucional de lo que estaba pasando aquí. Lo que nos faltaba era completar el círculo de la organización, donde un grupo parlamentario se va a centrar en una labor de oposición al PP con alternativas ya muy bien diseñadas pero con mucha gente en la calle siguiéndolas, con mucho diálogo con todos estos movimientos que están en la calle, y un coordinador y una ejecutiva muy volcada en esa movilización, una organización con un coordinador liberado del tema institucional, centrado en potenciar esas movilizaciones. En la ejecutiva va a estar nuestro brazo institucional, nuestro brazo sindical, nuestro brazo de movimientos sociales y nuestro brazo organizativo y, desde ahí, intentar aportar a todo esto un marco de coordinación con las ‘mareas’, a nivel sindical donde tenemos una presencia muy potente, a nivel del movimiento estudiantil, etc. IU es la gran organización que tiene esa capacidad y esa interlocución y vamos a diseñar una dirección en la que esté todo eso ahí.

Madrid además no solo ha sido la avanzadilla de los recortes del PP, sino que se ha convertido también en el epicentro de las protestas a nivel estatal.

En la capital de las movilizaciones. Eso es normal porque el primer presupuesto de recorte que hubo en este país fue el de la Comunidad de Madrid en 2008. Desde ahí tenemos una situación de una generalización de programas de ajuste. Las primeras grandes privatizaciones o intentos fueron aquí. Y, sobre todo, porque de partida, Madrid era el ejemplo de la hegemonía inmobiliaria, de este modelo de capitalismo inmobiliario y financiero, era la perfección de ese modelo hegemónico en todo el país, el paradigma. Por eso se dan todas las condiciones para que Madrid sea el ejemplo no solo español sino europeo de las movilizaciones de nuevo tipo que están surgiendo.

Nosotros situamos nuestra política de alianzas en el marco de todos los sectores que están sufriendo la crisis

Ahora que se ha abierto el debate en el PSOE con el tema de las primarias y cuando tenemos referencias a nivel europeo como en Francia e Italia, ¿cómo ve la posibilidad de que la izquierda madrileña configure un proceso de primarias cara a las próximas elecciones autonómicas y municipales?

Primero, hay una diferencia muy grande entre Francia y España. Francia es un país presidencialista a nivel continental y el presidente es el gran jefe de Estado por antonomasia, con capacidad ejecutiva. La elección del presidente es la gran elección. Entonces, un mecanismo de primarias ahí encaja mejor porque el personalismo del presidente requiere proyectos más allá de las organizaciones partidarias, de ahí que en Francia los partidos sean tan débiles. El problema de las primarias que nosotros vemos es que no podemos copiar formulas propias de un modelo político e institucional que en España no existe porque generan una distorsión. En un régimen parlamentario es muy importante tener estructuras de partidos de organizaciones fuertes, y eso en Francia lo saben muy bien porque el Frente Nacional se les ha colado precisamente por la debilidad de los partidos políticos, y en Italia se les ha colado la Lliga y de ahí ha surgido Berlusconi con un presidencialismo tremendo que ha matado a Italia en estas dos décadas. Nosotros entendemos que un modelo de primarias significa candidatos fuertes y estructuras sociales débiles. Creo que el modelo de primarias tal como se ha hecho en Francia e Italia aquí no vale, hay que buscar otra fórmula. Hay que ir a estructuras sociales muy fuertes. Este momento de boom hay que vertebrarlo, IU tiene que ser más grande, los sindicatos más grandes, y desde ahí sí se puede llegar a una negociación de un programa común. Pero el tema de primarias abriría al PSOE, a Equo, a IU, abriría un conflicto en un modelo que es parlamentario, que elige un programa fundamentalmente, en torno a una figura, pero un programa. Nosotros queremos construir una organización muy horizontal, muy plural, muy permeable pero muy grande, creo que lo primero que tenemos que ver es qué programa compartimos. Nosotros queremos una IU muy fuerte, que no quiere decir muy cerrada, sino muy grande, con mucha gente, interclasista, de masas y dentro de esa capacidad hacer un diálogo con el PSOE, con los movimientos sociales, con el sindicato y ver qué programa llevar a cabo en Madrid alternativo al del PP, porque si nosotros vamos a un modelo de primarias muy presidencialista donde el programa aparece en segundo plano y las organizaciones en tercera podemos ganar al PP y luego no saber qué hacer.

En esto de las alianzas, ¿considera que será imprescindible un pacto de IU con el PSOE para desbancar al PP en Madrid?

Si el sistema de partidos en Madrid no se modifica mucho, pues obviamente, claro. Madrid ha aportado a IU federal históricamente esta visión: para transformar la sociedad tienes que llegar a pactos. Nosotros a nivel municipal tenemos una larga trayectoria, pero para llegar a buen puerto primero tienes que planificar el viaje. En Madrid hay dos Madrid, el que sufre la crisis y el Madrid que la ha creado y nosotros situamos nuestra política de alianzas en el marco de todos los sectores que están sufriendo la crisis, ya no hay sector que no le vaya a afectar los recortes. Mira los colegios profesionales, el gran epicentro corporativista, la gran imagen de la España intocable, de pronto ya sí y ahora tienen que aprender hacer pancartas como todo el mundo. Nosotros vamos a ir al encuentro del Madrid protagonista que se moviliza y ahí va a estar nuestro primer anillo de políticas de alianzas, sindicalismo, movimientos sociales, colegios profesionales, pequeña empresa productiva, pequeño comercio madrileño. ¿Cómo llegar a una alianza? En torno a alternativas, encuentros con el pequeño comercio, encuentros con médicos, con distintos sectores laborales y llegar ahí a una síntesis de alternativas de gobierno. Nosotros vamos a dar un salto muy grande y, desde ahí, con ese apoyo social y con estas alternativas empezar a discutir la configuración de un gobierno. Queremos una gran mayoría social en Madrid, un gran frente contra los recortes en torno a una alternativa social.

UPyD chupa de la elite del PSOE y ahora del PP

¿Y cómo ve el fenómeno de UPyD en Madrid?

Ahí Madrid también se ha adelantado al resto del país. La crisis en España no es cualquier cosa, no es una crisis ni cíclica ni económica. Se necesita otro proyecto nacional que nuclee al país. Este gran proyecto nacional que ha quedado golpeado tenía al PP y al PSOE como sus dos grandes elementos. ¿Qué ocurre?, si tu gran proyecto nacional en el que te vertebrabas como partido, PSOE-PP, se está erosionando, se está poniendo en cuestión, se va derrumbando incluso, tiene un impacto y ahí surge UPyD. Es decir, UPyD es la expresión de la recomposición del espacio tradicional político en este país. Hay una parte, de capas históricas del PSOE que se forman en UPyD. No son gente nueva, no son jóvenes profesionales liberales, son gente de una tradición, empezando por Rosa Díez, de cargos públicos, de gente en los gobiernos, de los aparatos en el partido y en esa recomposición sufre una escisión el PSOE, primero porque es el gran partido que ha tenido este país, más que el PP, y el PP ahora ha tenido su escisión con el tema del Foro Asturias que es un espacio común a UPyD. Pero, digamos que, UPyD empieza a recoger un voto también del PP, de capas urbanas, de funcionarios de base social que el PP le reconquistó al PSOE en los 90 y que ahora no se van al PSOE porque han roto con ese mundo pero van a UPyD. UPyD, en la medida en que el bipartidismo siga en una crisis tremenda y estos partidos tradicionales entren en una crisis de proyecto y por tanto de identidad, posiblemente crezca por ahí, pero nosotros entendemos que no va a crecer en torno a otros sectores sociales donde nosotros sí. UPyD chupa de la elite del PSOE y ahora del PP, es un partido muy corporativista, muy de elites urbanas. Si nosotros crecemos por donde tenemos que crecer le podemos ganar al PP aunque UPyD crezca mucho, ese es el panorama, esa es la estrategia en donde tenemos que acertar.

“Aquí no vale el modelo de primarias que se ha hecho en Francia e Italia”
Comentarios