jueves 21/10/21

"Aún hay muchos franquistas y herederos del franquismo en las instituciones"

Las asociaciones de Memoria Histórica han criticado con dureza la decisión del Tribunal Supremo al admitir a trámite la querella presentada contra Baltasar Garzón en relación con su investigación sobre las desapariciones durante la Guerra Civil y el franquismo.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 27.5.2009

Para el presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, Emilio Silva, la decisión del alto tribunal es "muy negativa" y se produce contra un juez que ha "cumplido con su obligación". "Es como si la judicatura se hiciese un haraquiri", ha añadido Silva, quien considera "bastante fuerte" que la decisión se haya tomado por unanimidad de la sala. A su juicio, estas decisiones "parecen a veces más políticas que jurídicas".

Silva ha considerado que el Supremo "debería preocuparse un poco más por las víctimas y un poco menos por los autores de las denuncias, quienes no quieren que las víctimas tengan la reparación que merecen". A pesar de todo, ha opinado que Garzón tiene ahora la "oportunidad de demostrar que hizo lo que debía". Aunque reconoce que "asusta un poco" que la decisión del Supremo se haya adoptado por unanimidad, añade que el propio auto recoge que se admite a estudio por la relevancia del hecho más que por las pruebas presentadas. Y, sobre todo, cree que el juez de la Audiencia Nacional podrá demostrar las razones que le asistían cuando inició la investigación y lamenta que no pudiera hacer más por su inhibición a favor de los tribunales territoriales.

Una opinión similar es la que ha expresado el secretario federal de Memoria Histórica del PCE, Javier Ruiz, para quien la decisión del Supremo es "bochornosa". Para Ruiz, aunque Garzón no fuera competente para llevar a cabo las investigaciones la "justicia debería implicarse" porque la Ley de Memoria Histórica "se queda corta" al indicar que son los familiares los que deben reclamar la identificación.

Desde la Asociación para la Recuperación de la Memoria de Valladolid se asegura que con acciones como esta "se ponen trabas para conocer la verdad" porque "todavía no hay voluntad para saber lo que ocurrió". Su presidente, Silvino Martín, dice que la decisión de Alto Tribunal "es sorprendente, aunque en este país ya no nos sorprende nada". Y añade que esto responde a que "todavía se sigue manteniendo la ideología pasada porque no se quiere investigar lo que sucedió". Tal y como ha comentado Martín, "lo que nos queda ahora será salir de España para poder investigar".

Por su parte, el presidente de la Federación Estatal de Foros por la Memoria Histórica, José María Pedreño, ha señalado que, desde un análisis político, la decisión del tribunal constituye "un nuevo ataque contra el movimiento memorialista". A su juicio, con la aceptación de la querella "se está tratando de meter el miedo entre los jueces para impedir que se haga justicia en la cuestión de la Memoria Histórica". En su opinión, la decisión del Supremo "es inicialmente un ataque político" que supone un "nuevo golpe a las asociaciones para que la cosa quede en una simple cuestión nostálgica". Además, concluye que "en las instituciones aún hay mucho franquista y herederos del franquismo". "Es un problema de Estado y no se está haciendo Justicia".

"Aún hay muchos franquistas y herederos del franquismo en las instituciones"
Comentarios