lunes 25/10/21
JUAN LÓPEZ DE URALDE

"No hay verdadera voluntad política para solucionar el problema del cambio climático"

Tras casi una década al frente de Greenpeace España, Juantxo López de Uralde quiere dar el salto a la política. Impulsor, entre otros, del proyecto Equo, constituido como fundación, pretende liderar un nuevo partido verde que concurrirá a las elecciones de 2012. Si de algo está convencido es de que las políticas verdes son las únicas capaces de frenar la galopante crisis económica.

Isabel García Caballero | 07.12.2010 | En los últimos meses, Juan José López de Uralde se ha recorrido España de punta a punta. Su objetivo: presentar el nuevo proyecto en el que se ha embarcado, Equo, ahora ya lejos del Rainbow Warrior, el buque insignia de Greenpeace. El próximo 17 de diciembre se cumple un año de su detención en Copenhague, con motivo de la Cumbre del Clima, una cumbre que este año se está celebrando en Cancún (México) y que a su juicio sigue sin resolver el cambio climático que afecta al planeta, enquistada en “unas negociaciones interminables que llevan más de veinte años”. El 15 de diciembre presentará en Madrid su nuevo libro, El Planeta de los estúpidos, un ensayo sobre el comportamiento de los humanos como especie: “No estoy descalificando a nadie ni llamando a nadie estúpido sino analizando –de una manera provocativa evidentemente- el comportamiento del ser humano como especie y el título refleja un poco lo que los humanos estamos haciendo en la Tierra”.

nuevatribuna.es: Se va a cumplir un año de su detención en Copenhague, en la Cumbre del Clima. ¿Determinó de alguna manera lo vivido esos días en su decisión de dar un salto a la política?

Juan López de Uralde: No. De hecho, cuando estuve en la cárcel con el resto de compañeros ya hablábamos de este proyecto. Ya había decidido dejar Greenpeace por motivos personales y porque consideraba que después de diez años en la organización era el momento de moverse y de hacer otras cosas. Reflexionando sobre mi interés por la defensa del medio ambiente y que en España existe la necesidad de trabajar sobre ello, pensé que en la política verde hay un espacio y que es un tema donde hacen falta muchas manos, porque así como el ecologismo asociativo funciona bien en el tema de la política verde hay mucho que hacer.

NT: ¿Qué es Equo y cuál es su ideario?

J.L.U: Equo es un proyecto de una serie de personas que venimos de la sociedad civil y que no estamos satisfechos con el tratamiento que desde la política se da a las cuestiones que a nosotros nos preocupan, cuestiones fundamentalmente relativas a la ecología, a la sostenibilidad, a los derechos humanos o a la equidad social. En ese sentido decidimos hace unos meses empezar a trabajar con la idea de constituir una fuerza política pero no tanto un partido político al uso sino empezar a trabajar con lo que ya hay, en organizaciones, personas, etc., que comparten nuestro punto de vista expresado en nuestro manifiesto. Y para ello, en vez de comenzar con un partido directamente, decidimos comenzar con una Fundación para empezar a lanzar este debate y esta idea. Equo, en definitiva, es una iniciativa para constituir un proyecto político relevante que pueda asemejarse a los proyectos de los partidos verdes europeos.

NT: ¿Y cuáles son esos colectivos, las organizaciones o partidos con los que estáis trabajando estos meses?

J.L.U: Estamos trabajando con muchos colectivos en distintas partes de España y también con partidos políticos constituidos, presentando el proyecto y viendo la posibilidad de que haya apoyos. Por un lado estamos en contacto con todo lo que hay en el ámbito verde, los partidos verdes en distintas regiones; por ejemplo, los verdes de Andalucía, de Canarias, de Asturias; también con agrupaciones como la Coordinadora Verde, Iniciativa Verds en Baleares; también en Valencia, en Cataluña, con Iniciativa per Catalunya… Hay un amplio mosaico de partidos que están confluyendo en este proyecto. La idea es constituir el partido para las elecciones generales de 2012. Y cara a las municipales apoyaremos a aquellos partidos que se presentan y con los que ya estamos trabajando.

NT: ¿Y qué otros fines busca este nuevo proyecto político?

J.L.U: Lo que nos preocupa son los temas de la sostenibilidad y de la equidad social, esos son los ejes de nuestro trabajo y las cuestiones más puramente verdes como el cambio climático. Indudablemente entendemos que la ecología política tiene una transversalidad aplicable a todos los temas. Cuando hablamos por ejemplo de energía, nuestro punto de vista es el impulso de un modelo de energías renovables; cuando hablamos de agricultura, la promoción de la agricultura ecológica, y así sucesivamente.

También los temas sociales son importantes para nosotros, tanto en lo que se refiere a cuestiones nacionales como internacionales; y ahí me refiero no sólo a lo que es la defensa del Estado de Bienestar sino también a cuestiones como trabajar por la modificación de los mercados financieros, una mayor regulación, la introducción de tasas a las entidades financieras, cosas que están teniendo una gran relevancia sobre nuestra vida.

En el tema de desempleo, nuestra propuesta va lo que en Europa se llama el Green New Deal (nuevo acuerdo verde) a la española que impulse un modelo de buena gestión de los recursos naturales. El impulso a los sectores que consideramos que son los mayores yacimientos de empleo: energías renovables, reciclaje, gestión de espacios…, creemos que hay un enorme yacimiento de empleo y eso es por lo que nosotros apostamos.

Otra cuestión clave es el tema de los derechos humanos. Creemos que las sociedades van en dirección contraria a la profundización de los derechos y creemos que en ese sentido hay que levantarse en la defensa de derechos humanos básicos que parecían indiscutibles no hace demasiado tiempo y que ahora se están poniendo en cuestión. Me refiero al trato que se está dando a las protestas internacionales, pensando no solo lo que nos pasó a nosotros en Copenhague (eso pasó en un país europeo), sino incluso todo lo que esta ocurriendo con la inmigración, el aumento de la xenofobia, la expulsión de los gitanos en Francia…, todo eso nos produce un enorme rechazo; o también la represión contra la flotilla en Gaza o el tema de El Aaiún, creemos que requieren de un nuevo movimiento en defensa de los derechos humanos, de un fortalecimiento.

NT: ¿En qué medida pueden contribuir las políticas verdes a paliar los efectos de la crisis económica?

J.L.U: Creo que ha habido -aunque probablemente está cambiando- una percepción equivocada sobre las políticas ambientales porque no se ven como políticas que puedan hacer frente a la situación de crisis. Nosotros creemos todo lo contrario, en primer lugar porque la crisis precisamente surge o nace o tiene como causa una crisis de fondo que es la crisis ecológica, la crisis por los recursos, el agotamiento de los recursos es tal que se están encareciendo los precios y eso hace que la crisis sea mayor y lo va a seguir siendo, y en ese sentido no es que el medio ambiente pueda ayudar es que solamente se puede salir de esta situación a través de políticas medioambientales. En el tema de la energía, por ejemplo, mientras que sigamos dependiendo del petróleo, de un recurso externo y que cada vez va a ser más caro… El petróleo va subiendo silenciosamente y todo lo que hagamos de impulso de las energías renovables será dependencia exterior que nosotros nos ahorraremos. No es que crea que las políticas verdes ayudan es que van a ser las que nos pueden sacar de esta situación.

NT: ¿Cree que la opinión pública española es receptiva a la política ecológica o existe cierta falta de cultura ecológica en España?

J.L.U: Vamos avanzando. Por supuesto, no estamos todavía al mismo nivel que otros países del norte de Europa pero creo que cada vez hay una mayor conciencia social sobre los problemas del medio ambiente y eso lo he percibido en todos estos años. De cuando empezábamos a ahora, ha habido un avance muy importante. Otra cosa es pasar a la acción, es decir hacer cosas concretas por la defensa del medio ambiente, y es ahí donde creo que todavía fallamos.

NT: ¿Cómo valora la política medioambiental llevada a cabo por los gobiernos de Zapatero?

J.L.U: Hay un abismo enorme entre lo que es su discurso y su acción de gobierno, El discurso lo tienen muy asimilado y muy aprendido pero luego eso no se refleja en la acción del gobierno y este es el drama. El único intento que ha habido en la democracia española de realmente traer políticas ambientales avanzadas fue el que desarrolló la anterior ministra (Cristina Narbona) y desgraciadamente han terminado de manera abrupta, estas cuestiones no están asumidas por el PSOE.

NT: ¿Cómo está asistiendo a la Cumbre del Clima que este año se celebra en Cancún (México)?

J.L.U: Pues con mucha preocupación porque si ya Copenhague terminó como terminó, ahora lo que estamos viendo es que la Cumbre de Cancún no se le está dando ninguna relevancia política. En Copenhague fueron los jefes de Estado, aquí ni siquiera van. Lo vemos con mucha preocupación porque, nuevamente, en vez de avanzarse hacia una necesaria convención o convenio internacional para reducir las emisiones, se sigue con unas negociaciones interminables que llevan más de 20 años.

NT: Entonces, ¿estas cumbres se quedan en nada, no sirven?

J.L.U: No digo que no sirvan, digo que son necesarias siempre y cuando haya una voluntad política de alcanzar acuerdos. Si de lo que se trata es de hacer puramente marketing, entonces es como no servirán para nada. Es un problema de falta de voluntad, al no haber voluntad política para solucionar el problema del cambio climático porque la realidad es que no quieren llegar y así no se avanza.


Destacados


Equo es una iniciativa para constituir un proyecto político relevante que pueda asemejarse a los proyectos de los partidos verdes europeos

Hay un amplio mosaico de partidos que están confluyendo en el proyecto Equo

Nuestra propuesta va en lo que en Europa se llama el Green New Deal (nuevo acuerdo verde) a la española

La crisis precisamente surge o nace o tiene como causa una crisis de fondo que es la crisis ecológica

No es que crea que las políticas verdes ayudan es que van a ser las que nos pueden sacar de esta situación

Las políticas ambientales avanzadas fueron la que desarrolló la anterior ministra (Cristina Narbona) y desgraciadamente han terminado de manera abrupta, estas cuestiones no están asumidas por el PSOE


 

"No hay verdadera voluntad política para solucionar el problema del cambio climático"
Comentarios