martes 21/9/21
JUAN BARRANCO

"El Gobernador del Banco de España sigue siendo igual de derechas que cuando se afilió al PSOE"

El ex alcalde de Madrid y diputado nacional confía en que el Gobierno logre un acuerdo con las centrales sindicales a las que alaba su "sentido de Estado" y su "responsabilidad" ante la crisis. Juan Barranco se muestra en contra de ampliar la edad de jubilación a los 67 años y acusa al PP de querer acabar con el Estado de Bienestar debilitando a las fuerzas de izquierda y a los sindicatos de clase.

Isabel G. Caballero | 23.01.2011 | Nuevatribuna.es | Empecemos hablando de Madrid. El candidato a la presidencia de la Comunidad, Tomás Gómez, se muestra convencido de que el cambio se producirá en mayo. Dice que el PP está agotado y que sólo ofrece un proyecto ideológico “radical” bajo el que ha crecido el desempleo y que ha desmantelado los servicios públicos esenciales. Pero los sondeos siguen siendo muy desfavorables… ¿Qué posibilidades reales tiene Tomás Gómez de arrebatar el poder a Esperanza Aguirre?

Juan Barranco | Posibilidades existen porque hay encuestas que ponen de manifiesto que Esperanza Aguirre pierde la mayoría absoluta. Si eso fuera así habría un escenario completamente nuevo. Creo que hay posibilidades si nosotros lo hacemos bien desde el PSOE, desde la izquierda en general, si hacemos unos buenos programas y llevamos unas listas de personas que tengan prestigio social, creo que hay posibilidades de terminar con los años de mayoría absoluta del PP tanto en la Comunidad como el Ayuntamiento. Ahora bien, siempre he dicho que Madrid es una plaza difícil y va a ser un trabajo muy duro; pero creo que está en la cabeza de muchos madrileños poner fin a esa especie de caciquismo en que se ha convertido la derecha en Madrid.

¿Y cuáles son los asuntos que, a su juicio, debe abanderar el PSOE en la campaña electoral para los comicios de mayo?

Fundamentalmente en la mejora de los servicios públicos que están sufriendo un deterioro cada vez más evidente con los gobiernos del PP. Tanto Esperanza Aguirre como Gallardón han dedicado y dedican muchas energías a sus ambiciones políticas personales y a sus peleas entre ellos pero están dedicando muy poco interés a mejorar la sanidad, la educación, la vivienda, con los temas de medio ambiente…; asuntos donde la izquierda tiene que hacer una apuesta firme, clara y creíble para los madrileños.

¿Y la corrupción que salpica al PP?

Eso es algo para que hubiera tumbado ya a cualquier Gobierno. Eso nos pasa a nosotros y nos hubieran disuelto, habríamos tenido que dimitir. Pero es como si hubiera dos varas de medir distintas entre la derecha y la izquierda. De la misma manera que el electorado de izquierdas es un electorado muy crítico, cuando no está de acuerdo contigo se queda en casa y no vota, el de la derecha es al revés, es un electorado que aunque no les guste ni Gallardón, ni Aguirre, ni Rajoy, ellos salen a misa por la mañana el domingo y luego van todos a votar con tal que no ganen los rojos. Tienen un electorado mucho más fiel que el nuestro. Ese es uno de nuestros problemas, hacer que no sean los nuestros los que nos derroten como ha ocurrido en otras ocasiones, nos derrotan los nuestros que se quedan en casa. Movilizar ese electorado es uno de los retos que tenemos cara al 22 de mayo.

Estos últimos días, el PSM ha estado enfrascado en el asunto Rollán. La dirección del partido mantiene que a pesar de la condena por prevaricación no ha habido enriquecimiento personal. Es un mensaje difícil de transmitir a la opinión pública. ¿No hubiera sido más conveniente apartar a Trinidad Rollán de la secretaria de organización del partido?

No, creo que no. Lo que tenemos que hacer es explicarlo bien. Todo el mundo tiene que saber de qué estamos hablando. Estamos hablando de construir 107 viviendas para las familias más humildes de Torrejón de Ardoz. Es decir, no estamos hablando de operaciones especulativas ni de pepinazos urbanísticos. Es posible –después ya lo dirá el Supremo- que se haya producido un error administrativo. Trinidad Rollán ha ido más allá de lo que le pide la sentencia porque al estar recurrido en el Supremo ella podría no haberse movido como hizo la alcaldesa del PP de Chinchón que recurrió y esperó a la sentencia del Supremo. No, no. Trinidad Rollán ha renunciado a ir en las listas a la Comunidad de Madrid, ha dimitido de concejal, por lo que ponerle una segunda sentencia hubiera sido extraordinariamente injusto. Y es más, no creo que hubieran aplacado los ataques de la derecha, todo lo contrario, si se hubiera ido también de la secretaría de Organización (PSM) lo que hubieran dicho es que hay algo sucio, hay algo turbio y ya nos hemos cazado otra pieza. Pues mire usted, dentro de los partidos políticos, cuando surja un corrupto, nosotros tenemos que ser los primeros en echarlos pero cuando haya una causa justa también tenemos que ser los primeros en defender a nuestra gente si estamos convencidos que son trabajadores y honrados y Trinidad Rollán es trabajadora y honrada.

El PP no dudará en utilizar este asunto durante la campaña electoral.

Es posible, pero sería una cosa graciosa. Esta gente que tiene encima el tema de los espionajes o del caso Gürtel y además los tres diputados del PP que están imputados y siguen en la Asamblea de Madrid y siguen votando con Esperanza Aguirre. Los alcaldes siguen de concejales. Es decir, el último partido que puede dar lecciones de moral en este país y en esta comunidad es el Partido Popular. La frase más terrible que yo he oído en política en mi vida es la frase de Manolo Cobo [vicealcalde del Ayuntamiento de Madrid] en una reunión de la Ejecutiva Nacional del PP en su confrontación con Esperanza Aguirre que temía por él, por sus hijos y por su mujer, por la vida suya y por la de sus hijos, eso es lo que yo he escuchado, pues eso es lo que genera el gobierno de Esperanza Aguirre, si se lo genera entre los suyos pues imagínese entre los demás. Por eso hay que poner fin de una vez al Gobierno de esta señora aquí en la Comunidad de Madrid.

Pero mire el giro que dio Manuel Cobo…

Sí, luego lo han arreglado pero esa frase está ahí y las demandas en los tribunales están ahí, y los consejeros de Esperanza Aguirre que cambien de móvil cada quince días está ahí. Lo de cambiar los teléfonos es un comportamiento de mafia calabresa, quiere decir que no se fían entre ellos. Con ese tipo de gobierno es con el que los madrileños tenemos que acabar y para eso es necesario que la gente de izquierdas se movilice.

Las primarias en Madrid auparon a Gómez a la candidatura para la Comunidad. Usted y otros dirigentes del PSOE lo apoyaron frente a la otra candidata Trinidad Jiménez. ¿Por qué lo hizo?

Porque me pareció una causa justa. O dicho de otra manera, me pareció muy injusto que unos años antes el presidente del Gobierno le llamara y le pidiera que se hiciera cargo del partido aquí en Madrid, a un compañero joven, bien preparado profesionalmente, el alcalde con más votos de España. En su día le llamamos para que se hiciera cargo del partido ante la crisis que generó la renuncia de Rafael Simancas. Nos lo traemos y ese hombre gana dos Congresos con más del 80% de los votos, es decir que tiene el respaldo de la inmensa mayoría de los militantes madrileños y que luego por unas supuestas encuestas se le quiera negar la posibilidad de presentarse como mínimo a las elecciones, a mi me pareció injusto desde todos los puntos de vista; y creo que como se ha demostrado en estas primarias, Tomás Gómez está sabiendo estar a la altura de los retos que en su día aceptó. Además, como veterano ya he dicho muy claro que mi función esencial es apoyar a los jóvenes que surjan en nuestro partido, apoyé a Rafa Simancas y he apoyado y voy a seguir apoyando a Tomás Gómez.

Estamos en pleno proceso de elaboración de las listas en el PSM y pese a los intentos de la dirección federal y regional por trasladar una imagen de unidad, los que salieron derrotados en las primarias creen que se hará una ‘purga’.¿No cree que sería bueno que se integre en las listas a personas que han apoyado a Trinidad Jiménez en el proceso de primarias?

Desde mi experiencia política, los procesos de elaboración de las listas son siempre los más dolorosos. Elaborar listas siempre es extraordinariamente complicado porque hay compañeros que legítimamente quieren ocupar esos puestos y muchos de ellos, además, tienen méritos para serlo. Lo que ocurre es que son más las personas que aspiran a eso que los cargos que hay, por tanto siempre se producen conflictos. La situación ideal, desde mi punto de vista es conseguir unas listas que tengan el mayor apoyo posible de los militantes del partido y para ello hay que combinar varias cosas: gente que tenga prestigio social, gente que haya demostrado que son personas trabajadoras y que defienden los intereses de los demás, no los suyos propios y que, además, esa lista corresponda a la pluralidad que dentro del partido pueda existir. Por lo tanto, a las personas hay que seleccionarlas por mérito y capacidad, no en función de lo que hemos votado en un momento determinado unos y otros en un conflicto interno. Y en ese sentido espero y confío que las listas en los ayuntamientos y en la Comunidad de Madrid sean reflejo de estos criterios, de trabajo, de prestigio social y que se vea claramente que nuestro partido cuando tiene que afrontar retos serios como es echar a la derecha del Gobierno es un partido cohesionado y unido.

Han transcurrido veinte años desde que usted dejó el cargo y el PSOE no ha vuelto a recuperar la alcaldía de la capital. Ha habido candidatos de todos los gustos, ‘paracaidistas’, que ante la derrota optaron por desaparecer ¿Cómo explica usted tantos errores?

Hay una mezcla de cosas, de coyunturas políticas y de errores nuestros que tenemos que reconocer. Lo que hemos hecho en los últimos años encabezando la lista con aves de paso que se quedan un ratito y se van, eso es una falta de respeto a nuestro electorado y es una falta de respeto a nuestros militantes. Desde luego, ni con Jaime Lissavetzky ni con Tomás Gómez vamos a repetir esos errores. Son dos personas que van a luchar, intentarán ganar las elecciones, pero si no las ganaran se quedarían defendiendo los intereses de los madrileños. Hay que tener en cuenta también que en una fila como Madrid gravita mucho la situación de la política nacional, y ahí ha habido coyunturas que no ayudan en ese sentido pero en cualquier caso recuperar Madrid es un esfuerzo que tenemos que hacer nosotros corrigiendo errores y haciéndolo mucho mejor que lo que lo hemos hecho hasta ahora.

¿Está el PSOE en condiciones de ganar o al menos de avanzar en la alcaldía de la capital con el candidato Jaime Lissavetzky?

Yo creo que sí y va a dar la pelea, le veo muy animado. Los madrileños tienen que tener en cuenta que en frente no vamos a tener a Ruiz-Gallardón, la que se va a quedar de alcaldesa es Ana Botella. Están utilizando las elecciones madrileñas como trampolines para saciar sus ambiciones personales. Y eso Jaime lo sabe perfectamente y él viene precisamente con la idea contraria, corregir los errores del pasado y abrir la puerta de esperanza y de ilusión para la izquierda madrileña.

¿Cree que no va a agotar Gallardón la legislatura como alcalde?

No, en cuento pueda quita a Rajoy y lo sustituye. Gallardón es muy buen político pero muy mal alcalde, ese hombre no tiene la cabeza puesta en Madrid sino en Moncloa y creo que los madrileños lo notan y si somos capaces de transmitir eso… Es un alcalde que nos va a dejar una hipoteca para tres generaciones y que ha hecho una mala gestión a pesar de toda la propaganda que tiene, lo que pasa es que este hombre ha conseguido una cosa que es muy difícil en política, soplar y tragar a la vez, que tiene el apoyo de todos los medios de comunicación de derechas y que cae bien a los que no son de derechas porque, bueno, en función de los interese económicos, cada cual juega sus bazas y esta es la baza de una cierta progresía dentro de la derecha.

En las últimas elecciones municipales, muchos votantes socialistas decidieron no votar a Miguel Sebastián lo que favoreció a Gallardón que parece que también despierta simpatías en la izquierda madrileña.

Primero, Miguel Sebastián no tendría que haber sido nunca candidato del PSOE, eso nos supuso efectivamente una pérdida de votos de la izquierda importante. Es que no tomó ni siquiera posesión, se marchó de ministro, estos son los errores que no podemos volver a acometer. Y luego se equivocó de una forma atroz en la televisión enseñando una foto de una señora que es una testaferro de Roca, de Marbella, que se han hecho con una serie de edificios aquí en Madrid, seguramente utilizando el tráfico de influencias. Pero eso no se puede exhibir en una campaña electoral como un tema de relaciones personales. Es un grave error el que cometió, seguro que Jaime no comete ese tipo de errores, Jaime denunciará si hay tráfico de influencias o denunciará corrupciones pero no sacará a relucir temas de tipo personal de dudoso gusto.

Usted es diputado nacional y presidente de la Comisión de Trabajo e Inmigración en el Congreso. Estamos en pleno proceso de reformas y con negociaciones a varias bandas. ¿Ve factible un gran acuerdo, un gran pacto social?

Ojalá, yo lo deseo muchísimo y no solamente porque sería bueno para el Gobierno sino también para los centrales sindicales y sobre todo lo sería para el conjunto del país. Porque independientemente -o además de los efectos beneficiosos que las propias medidas que se apliquen ya tengan-, lo que sobre todo traslada es un mensaje de confianza al conjunto del país que dada la situación de crisis sería muy bueno. No quiero confundir mis deseos con la realidad pero tengo esperanzas. El Gobierno está haciendo un gran esfuerzo por conseguir ese pacto y ojalá se consiga porque aquí hay una ofensiva muy fuerte contra los sindicatos que tiene como objetivo acabar con el Estado de Bienestar y una manera es debilitar a las fuerzas políticas de izquierdas y a los sindicatos de clase y en esas está la derecha. Ante eso, nosotros tendríamos que intentar hacer el máximo esfuerzo por llegar a un acuerdo porque nos va mucho en ello. Ya no como organizaciones que representamos a los trabajadores sino porque creo que le va mucho al conjunto de los ciudadanos españoles cuando lo que nos estamos jugando es mantener y ampliar un Estado del Bienestar o que se vaya liquidando poco.

¿Valora entonces positivamente el papel que están jugando los sindicatos?

Sí. Yo soy afiliado de la UGT y tengo unas magníficas relaciones con Comisiones Obreras porque empecé siendo sindicalista de banca, estuve detenido el año 1973 por el Proceso 1001. Mis raíces están ahí y entiendo perfectamente la posición de los sindicatos que, en una crisis como esta, es una situación dificilísima, pero les veo que tienen por lo menos la voluntad de seguir allí en la mesa a pesar de las diferencias y a pesar de las dificultades. Esa voluntad de acuerdo de los sindicatos demuestra un enorme sentido de Estado y de responsabilidad que valoro mucho.

Me comentaba hace un momento que la izquierda debe luchar por mantener y ampliar el Estado de Bienestar, pero hay muchos que creen (también en las filas socialistas) que al final saldremos de esta crisis con una merma importante en derechos sociales.

Pues yo voy a pelear para que eso no sea así y ya he intervenido en las reuniones del Grupo Parlamentario (PSOE) manifestando mi opinión en ese sentido. Dentro de las organizaciones hay de todo y luego está el Gobernador del Banco de España que es el que parece que nos va marcando el ritmo a todos, un hombre que dicho a favor suyo, dicho en su honor, sigue siendo igual de derechas ahora que cuando se afilió al PSOE. Sigue ofreciendo las mismas recetas ante la crisis, reducir los salarios, reducir las prestaciones y reducir el Estado de Bienestar y bueno, ante eso tiene que haber una alternativa de izquierdas, una izquierda razonable, sensata, europea que impida que se debilite el Estado de Bienestar. En esa dialéctica estamos confrontados, derecha e izquierda, incluso dentro de las propias organizaciones ya hay también matices. Pues ahí vamos a dar la batalla, por lo menos algunos estamos decididos a darla porque sabemos que lo que se ha conquistado hasta ahora y que ha costado mucho esfuerzo no se puede perder. Es verdad que algunos momentos de la vida tienes que dar un paso atrás para coger impulso y luego dos hacia delante, pero es también la inteligencia de las organizaciones de izquierda que tienen que saber cómo jugar en momentos de crisis y también de bonanza económica. Espero que tengamos la inteligencia para poder ajustar esos tiempos y esas situaciones y que al final la derecha neoliberal no arrase con todo ese esfuerzo que hemos hecho durantes estos años.

El Gobierno está acometiendo muchas reformas pero el PP sube en las encuestas. El PSOE puede pagar con una derrota electoral en 2012.

Sí, pudiera ocurrir, esa es la sensación que tenemos muchos. Ante la dureza de la crisis, este Gobierno ha tenido que tomar medidas muy duras y, en algunos casos, muy impopulares y hasta discutibles, pero es la que nos ha caído encima, la crisis más profunda y más dura de los últimos setenta años y da esa sensación, que estamos haciendo un trabajo a un señor [en alusión a Mariano Rajoy] que está sentado en el sofá. Pero hay que tomar esas medidas porque los riesgos eran altísimos. Quizá lo que ha faltado es una mayor explicación a los ciudadanos de porqué hay que tomar esas medidas por parte del PSOE en general y por parte del presidente del Gobierno en particular, se tenía que haber cogido tiempo atrás y explicar a los ciudadanos la dureza de la crisis y los riesgos que estábamos corriendo. Si hubiéramos sabido explicar eso los ciudadanos entenderían mejor las medidas que se han tenido que tomar en contra de nuestras convicciones y en contra de las convicciones del propio presidente del Gobierno.

¿Pero estamos todavía a tiempo?

Por eso digo que tengo mucha confianza en el acuerdo porque si no sería muy malo para el conjunto de la izquierda y no hablo solamente de las organizaciones políticas sino también de las sindicales. Esa práctica neoliberal que iniciaron la Thatcher y Reagan que es la que no siguen bombardeando. Porque lo primero que han hecho es ganarnos la batalla cultural, la batalla de los valores, y eso viene de muchos años atrás. A nosotros nos han sustituido los valores de la solidaridad, de la justicia, por los valores del triunfo personal, del enriquecimiento. En esa batalla de las ideas y de los valores, la izquierda ha ido perdiendo terreno y eso es lo que tenemos que recuperar. Lo que echo de menos y, estos días reflexionando sobre la muerte de Tierno, se me ha pasado por la cabeza: Tierno, ¿que diría ahora? Tierno lo que echaría de menos es una respuesta intelectual desde la izquierda a la crisis y también lo que echaría de menos es a la Internacional Socialista que en plena crisis ha desaparecido en combate, no existe, y eso tenemos que intentar corregirlo, y no es fácil, porque en frente tenemos adversarios extraordinarios con un gran poder, el poder económico, el poder financiero, el poder de los púlpitos y el poder de la mayoría de los medios de comunicación que están en manos de la derecha. Uno de los grandes fracasos de la izquierda es que no tenemos ni un solo medio de comunicación. El Socialista, Mundo Obrero, un fracaso. Estamos en un país donde no hay ni un solo medio de comunicación, de prensa escrita, ni de radios, ni de televisión que sean de izquierdas. No existe. En tiempos de la República había, Republicano y de izquierdas, ponía en la cabecera. No, ahora son todos independientes, es decir, de derechas, y esto es una losa que tenemos ahí y que viene de un fracaso colectivo de la izquierda. Tenemos esas dificultades pero algunos seguiremos peleando y no nos daremos por vencidos porque creo que en algún momento también los jóvenes reaccionarán, de la misma manera que los jóvenes de mi época reaccionamos frente a la dictadura y contra el franquismo, creo que los jóvenes terminarán reaccionando también contra esos valores insolidarios que nos impone la derecha y tengo mucha confianza desde los temas de ecología, medioambientales, de justicia en definitiva, de distribución más justa de la riqueza… espero que haya una reacción de la gente joven.

El fenómeno del Tea Party, ¿se puede trasladar aquí, en el caso concreto del PP de Esperanza Aguirre?

Yo ya he dicho que aquí ya existe y la representante del Tea Party es esta señora, genuina, aquí lo llaman la derecha sin complejos, que yo cada vez que les escucho esa expresión me acojono. Eso es la extrema derecha, la derecha más feroz, más temida de toda Europa, esa la tenemos aquí en España y concretamente en Esperanza Aguirre que detrás de una careta de liberal, es una derecha terrible, una derecha que tiene como objetivo cargarse el Estado de Bienestar y la conquista de los trabajadores de estos años y espero que se sepa reaccionar ahora con los handicas que tenemos, como que el 90% de los medios de comunicación están en manos de la derecha. Esta señora hizo una distribución de las TDT, de los canales de televisión, que es lo más sectario que he visto en mi vida. Entregó los canales de televisión a la derecha más cavernícola de toda Europa. Ahora, ha empezado a surgir una alternativa que son los periódicos digitales y la redes sociales, eso es lo que tenemos que utilizar y sobre todo comunicarnos con la gente joven, provocando esa reacción que yo creo que es necesaria.

Retomemos el tema de las reformas. ¿Cree que el Gobierno debería suavizar su reforma de las pensiones? ¿Está a favor de ampliar la edad de jubilación a los 67 años?

No, como lo dije en el seno de mi Grupo, pues lo digo también públicamente. Antes de fijar eso habría que explorar previamente otros caminos. Y lo que veo ahora es que el Gobierno está haciendo planteamientos en esa dirección y que sean propuestas que puedan ser aceptadas también por los sindicatos. Pero el planteamiento inicial que hizo el Gobierno cuando en su día mandó la comunicación al Pacto de Toledo fijando los 67 años, en eso no estoy de acuerdo. Es más, creo que no habría tenido que mandar esa propuesta de esa manera. Había otras salidas, otros caminos, otros planteamientos. Bien es verdad que, en el fondo de la cuestión, todos estamos de acuerdo que hay que reformar el tema de pensiones y que hay que garantizar la pensión de nuestros hijos, pero lo podíamos hacer de otra forma, con otros mecanismos y sin tantas urgencias como nos están metiendo. Ahora bien, lo que he observado durante el último mes es que el Gobierno ha modificado su actitud en un intento de buscar el entendimiento y el acuerdo con los sindicatos y eso es lo que espero que tenga un buen fin.

¿Y no cree que sería preferible que se llegara a un acuerdo en el marco del Pacto de Toledo, incluyendo al principal partido de la oposición, el PP?

Con el principal partido de la oposición no se puede contar. Ellos no se sienten concernidos con la responsabilidad institucional, no se sienten responsables de nada, estamos atravesando la crisis más dura y más profunda de los últimos setenta años y estos señores no se sienten concernidos por eso, no se sienten que tengan que hacer ningún ejercicio de responsabilidad. Tenemos una derecha en este país absolutamente irresponsable. Cuando en este país hemos pasado situaciones muy duras, el PSOE colaboró, e hicimos los pactos de La Moncloa, y estuvimos allí y arrimamos el hombro. Cuando el tema del terrorismo, el PSOE hizo su contribución a la estabilidad democrática, al apoyo al Gobierno y firmamos un pacto con el gobierno de Aznar. Cuando han llegado coyunturales difíciles en la historia de nuestro país, desde la izquierda hemos hecho ejercicios de responsabilidad y hemos estado a la altura de las circunstancias. Pero esta derecha no tiene ninguna responsabilidad y compromiso con la estabilidad democrática, con la consolidación del Estado de Bienestar. A estos sólo les interesa que el desgaste que estamos teniendo -como todos los gobiernos europeos-, les lleve a ellos al gobierno, sin hacer nada, sin decir nada, es una posición absolutamente irresponsable, pero eso es lo que hay desgraciadamente. En una situación casi de alarma general, la derecha no contribuye en absoluto a arrimar el hombro y si consiguieran sus objetivos lo único que van a hacer es desmantelar el Estado de Bienestar. Ese es uno de los problemas que tenemos, una derecha que no tiene sentido del Estado. Ahora, lo último que han cogido es el discurso de las autonomías, a mi me recordaba un poco lo del franquismo: que la democracia es cara, utilizando demagógicamente muchas cosas; pues mire usted, lo que es caro, es lo de ustedes. Quieren desmantelar también la pluralidad de este país, con la que llevamos ya siglos conviviendo.

Como diputado, me gustaría saber su opinión sobre el debate que ha surgido respecto de los complementos de pensiones de los que gozan sus señorías. Jesús Caldera, ahora interlocutor en la mesa de negociación de la reforma de pensiones, se ha mostrado a favor de que se quiten.

Es un tema también un tanto demagógico pero bueno entiendo que se pueda entrar a discutir. Para empezar a hablar: a los parlamentarios les han bajado el sueldo ya un 15% y lo teníamos congelado ya hace unos años. Sobre los complementos, hay que decir que los parlamentarios no tenemos derecho al desempleo, y si dejas de serlo te quedas en la calle a no ser que seas funcionario; y en función de eso y de lo que se hace en otros parlamentos europeos se tomaron un par de medidas de este tipo que están muy por debajo además del resto de los parlamentos europeos. No creo que sea ningún privilegio. Los políticos españoles son los políticos que menos cobran de toda Europa y hay más complementos en las comunidades autónomas, entre sus consejeros, los presidentes…Los políticos españoles son los peor pagados de toda Europa y además no tienen seguros de desempleo y eso tampoco me parece justo. Por lo tanto, lo del complemento no parece nada exagerado ni nada escandaloso.

¿Y en cuanto a la reforma laboral, cree que debería también suavizarse? ¿Qué le parece la figura del despido barato?

Ahí lo que hay que garantizar es la eficacia de la intervención judicial, por vía reglamentaria. Hay algunos aspectos de la reforma laboral que se pueden y se deben corregir en el sentido de dar más garantías al trabajador y creo que el Gobierno está en esa voluntad, me consta que el ministro [Valeriano Gómez] desde luego.

La actualidad política también sigue teniendo en primer plano la sucesión de Zapatero. Que si se presenta o que si no se presenta. ¿Cree que este debate perjudica las expectativas electorales del PSOE cara a las elecciones autonómicas y municipales el 22 de mayo?

Procuro no entrar en este tipo de cosas, lo que sea sonará. No me preocupa. Sí es verdad que como Gobierno y como partido hemos tenido un desgaste, pero me preocupa más la situación general y sobre todo el tema de los parados que si Zapatero va a ser presidente, sinceramente. Mi preocupación es con el tema de la situación económica y la vitalidad económica y empresarial porque hasta que no se consiga eso no se generarán puestos de trabajo que es el verdadero problema que tiene este país, el drama es el que se queda en el paro, eso es lo que a mi me preocupa, más que de cuál sea el cartel electoral de aquí a 2012. Lo que ha dicho Zapatero es que tiene la voluntad clara y una determinación clara de afrontar todas las reformas, está buscando una salida progresista de esta crisis, lo está intentando, pese a su desgaste personal y luego vamos a ver si estas medidas y estos indicios que hay ahora se van recuperando y en función de eso pues ya veremos, no es un asunto que me preocupe demasiado, si va a ser el cabeza de cartel o no, me interesa mucho más la situación de este país y la respuesta que desde la izquierda le demos a la crisis con independencia de quién sea el cartel electoral. Ni cuando estábamos en los grandes éxitos he sido partidario de los líderes carismáticos y ahora que estamos en vacas flacas tampoco soy partidario por sacrificar a la gente en honor a los mercados o al hilo de una determinadas encuestas coyunturales. Creo que hay que hacer apuestas más serias y más a largo plazo y sobre todo me interesan más las apuestas colectivas que las apuestas individuales.

Aún así, ¿abogaría por unas primarias para elegir candidato a la presidencia del Gobierno en caso de que Zapatero decida no presentarse?

Sí, sin ninguna duda, el que vaya a encabezar la lista tendría que pasar por unas primarias. En caso de duda democracia, y en caso de dudas, más democracia.



Destacados:


“Hay posibilidades de terminar con los años de mayoría absoluta del PP en Madrid”


“En la cabeza de muchos madrileños está poner fin ya a esa especie de caciquismo en que se ha convertido la derecha en Madrid”


“Aguirre y Gallardón dedican muchas energías a sus ambiciones políticas personales”


“Movilizar al electorado de izquierdas en Madrid es uno de los retos que tenemos cara al 22 de mayo”


“El electorado de derechas sale a misa por la mañana el domingo y luego van todos a votar con tal que no ganen los rojos”


“Poner una segunda sentencia a Trinidad Rollán hubiera sido extraordinariamente injusto”


“El último partido que puede dar lecciones de moral en este país y en esta comunidad es el Partido Popular”


“El comportamiento del PP de Esperanza Aguirre es de mafia calabresa”


“Lo que se hizo con Tomás Gómez me pareció muy injusto”


Las personas que integren las listas del PSM tienen que ser seleccionadas por mérito y capacidad, no en función de lo que hemos votado en un momento determinado unos y otros en un conflicto interno”


“Lo que hemos hecho en los últimos años encabezando la lista al Ayuntamiento de Madrid con aves de paso que se quedan un ratito y se van, es una falta de respeto a nuestro electorado y una falta de respeto a nuestros militantes”


“Los madrileños tienen que tener en cuenta que en frente no vamos a tener a Ruiz-Gallardón, la que se va a quedar de alcaldesa es Ana Botella”


“Gallardón, en cuento pueda, quita a Rajoy y lo sustituye porque ese hombre no tiene la cabeza puesta en Madrid sino en Moncloa”


“Miguel Sebastián no tendría que haber sido nunca candidato del PSOE”


“La derecha busca debilitar a las fuerzas políticas de izquierdas y a los sindicatos de clase”


“La voluntad de acuerdo de los sindicatos demuestra un enorme sentido de Estado y de responsabilidad”


“Ha faltado una mayor explicación a los ciudadanos por parte del presidente del Gobierno sobre la dureza de la crisis y los riesgos que estábamos corriendo”


“Estoy en contra de ampliar la edad de jubilación a los 67 años”


“La izquierda ha ido perdiendo terreno en la batalla de las ideas y de los valores”


“La mayoría de los medios de comunicación están en manos de la derecha”


“Uno de los grandes fracasos de la izquierda es que no tenemos ni un solo medio de comunicación”


“Esperanza Aguirre hizo una distribución sectaria de las TDT, entregó los canales de televisión a la derecha más cavernícola de toda Europa”


“Ahora, la alternativa para la izquierda son los periódicos digitales y la redes sociales”


“En este país tenemos una derecha absolutamente irresponsable”


“Sinceramente, no me preocupa quién va a ser el cabeza de cartel del PSOE en 2012”


“El que vaya a encabezar la lista del PSOE en 2012 tendría que pasar por unas primarias”



"El Gobernador del Banco de España sigue siendo igual de derechas que cuando se afilió...
Comentarios