#TEMP
sábado 28/5/22

Zapatero impone una tregua a la patronal

Suavizadas, según el Gobierno, las posiciones de la CEOE, el diálogo social arrancó de nuevo para abordar un cambio en el patrón de crecimiento español. Los sindicatos mantienen su desconfianza y piden un gesto a los empresarios con la reforma laboral como principal línea roja.
> El Gobierno no descarta subidas fiscales a las SICAV
NUEVATRIBUNA.ES 04.09.2009

Nadie se atreve a decir que se ha sellado la paz pero todos coinciden en señalar que la ‘cumbre’ celebrada este viernes en La Moncloa significa un importante “avance” para volver a tender puentes que reactiven la mesa tripartita del diálogo social tras la ruptura escenificada a finales del pasado mes de julio.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, convocó a los agentes sociales a un almuerzo frugal y “cordial” para exponer las bases de lo que será la futura Ley de Economía Sostenible. Esta fue la razón de peso para sentar de nuevo cara a cara a patronal y sindicatos. Suavizadas las posturas tras el parón veraniego, el Ejecutivo ha querido tender la mano a la CEOE tras el cruce de acusaciones protagonizadas por ambas partes hace tan solo un mes.

Más de dos horas duró el encuentro al que asistieron el presidente de la patronal, Gerardo Díaz Ferrán, y el de Cepyme, Jesús Barcenas; y los líderes sindicales Ignacio Fernández Toxo (CCOO) y Candido Méndez (UGT). También estuvieron presentes la vicepresidenta Segunda y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, y el Ministro de Trabajo, Celestino Corbacho.

UN AVANCE PARA RETOAMR EL DIÁLOGO

En declaraciones a nuevatribuna.es, el secretario de comunicación de Comisiones Obreras, Fernando Lezcano, calificó de “razonable” este encuentro y alabó la iniciativa del Ejecutivo por retomar las negociaciones para un cambio del patrón de crecimiento que “nos vacunaría” –dijo- frente a otras crisis.

Los sindicatos ven cierta disposición de la cúpula empresarial por acercar posiciones aunque no se atreven a avanzar que las heridas estén totalmente cerradas. Al respecto, tanto CCOO como UGT exigen a la CEOE que mueva ficha desbloqueando los convenios colectivos pendientes tal y como reivindicaron tras la ruptura del diálogo.

Toni Ferrer, secretario de Acción Sindical de la Unión General de Trabajadores, calificó la reunión de "muy satisfactoria" y abogó por una reforma empresarial que apueste por empresas de mayor tamaño.

Durante el encuentro, Zapatero manifestó que vería “con buenos ojos” que se recuperara el diálogo social en materia laboral, sin embargo el asunto no fue tratado según las fuentes consultadas, ni siquiera la posibilidad de crear un nuevo contrato a tiempo parcial como se ha barajado estos últimos días.

De lo que sí se habló fue de la reforma fiscal, anunciada ya por el Ejecutivo y apoyada por los sindicatos, aunque CCOO la califica de algo “tibia”. Sobre ello se manifestó Fernández Toxo que apuesta por una revisión general en el sistema fiscal capaz de poder cubrir todo el gasto que está generando la crisis.

PACTO POLÍTICO

El presidente quiere que se abran diferentes mesas sectoriales para dar contenido a la ‘ley de sostenibilidad’ y se comprometió a tener listo el primer borrador en mes y medio. Zapatero expuso algunos de los aspectos fundamentales de la misma que busca un cambio del modelo productivo para que no esté tan apoyado en el sector de la construcción y sí en sectores ligados a la innovación e investigación, las nuevas tecnologías y las energías renovables. Asimismo, el Gobierno quiere reorientar el sector del turismo e impulsar su actividad “con un criterio sostenible, de calidad y de respeto al medio ambiente”.

Zapatero también puso de manifiesto que en lo que respecta a la educación y a la energía se buscará un gran pacto político con el resto de fuerzas con representación parlamentaria y lograr así el máximo consenso posible.

Lo que parece claro es que Gobierno y agentes sociales se han dado una tregua, sobre todo en las relaciones con la Patronal. En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, volvió a reiterar la confianza del Gobierno en la "voluntad constructiva" de los interlocutores sociales, toda vez que en las últimas semanas se han "matizado y modulado" algunas posiciones, dijo en clara alusión a la CEOE.

Preguntada por si el Gobierno piensa acometer una reforma en el mercado laboral, De la Vega no descartó que haya que tomar "medidas diferentes" a las adoptadas hasta la fecha, pero insistió en que el método que va a seguir el Ejecutivo es el de buscar la concertación social.

En cualquier caso, indicó que tanto en el anteproyecto de Ley de Economía Sostenible como en la Ley de Presupuestos "habrá reformas" y que el Gobierno "escuchará la voz de los agentes sociales, como ha hecho siempre".

Zapatero impone una tregua a la patronal
Comentarios