#TEMP
sábado 28/5/22

Valeriano Gómez enciende la polémica antes incluso de ser nombrado ministro de Trabajo

Toxo interpreta como signo de repulsa la presencia de Gómez en la manifestación contra la reforma laboral mientras que Zapatero le atribuye al futuro titular de Trabajo la paternidad de los cambios en la política sobre el mercado de trabajo.
NUEVATRIBUNA.ES/L.M. - 20.10.2010

Nadie está libre de su pasado. Tampoco el nuevo ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, a quien el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, tuvo que salir a defender hoy, antes incluso de que tome posesión del cargo. Según Zapatero, el hecho de que Gómez asistiera a la manifestación contra la reforma laboral el pasado 29 de septiembre no significa nada. Por el contrario, a juicio del Presidente, Valeriano Gómez ha defendido la reforma laboral “con gran claridad y contundencia”. De hecho, añadió, el nuevo titular de Trabajo es una de las personas que “más papeles le han pasado” a Zapatero a la hora de diseñar los últimos cambios en la política sobre el mercado de trabajo.

Sobre la posición de Gómez ante la reforma, el líder de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo, ha interpretado la presencia del futuro ministro de Trabajo en la manifestación como una muestra de su oposición a la reforma, en contra de lo dicho por Zapatero. “Esto es lo que yo al menos he interpretado”, dijo hoy en la Ser el secretario general de CCOO.

El líder de CCOO ha insistido en que sería una “sorpresa” que el futuro ministro de Trabajo se sienta “reconocido” en “algunas de las materias” contenidas en la reforma laboral, si bien ha dudado de que Valeriano Gómez vaya a tener “margen” para cambiar el rumbo de la política laboral del Gobierno de Zapatero. En lo “personal”, Toxo ha afirmado que le une una “buena relación” con Valeriano Gómez, de quien el líder de CCOO ha dicho que es una “persona capaz”.

LO IMPORTANTE SON LAS POLÍTICAS

Valeriano Gómez llega al Gobierno con el carnet de UGT en el bolsillo y la misión de restablecer los lazos rotos con los sindicatos tras la aprobación de la reforma laboral. Sin embargo, los sindicatos se han encargado hoy de recordar al Ejecutivo que lo importante son las políticas y no los nombres. “”No basta con cambiar a las personas; deben cambiar las políticas”, ha afirmado CCOO.

Tanto UGT como Comisiones Obreras han atribuido a la huelga la profundidad de la crisis de Gobierno. En su opinión, Zapatero se ha visto obligado a introducir cambios en ocho ministerios debido a la rotunda expresión de rechazo que supuso el paro general. “La huelga general del 29 de septiembre ha decidido el alcance de una crisis de Gobierno que hace tan sólo unas semanas se limitaba a la sustitución de Corbacho, y que ahora ha removido el núcleo central del Ejecutivo”, ha dicho CCOO.

En la misma línea, el sindicato dirigido por Cándido Méndez ha afirmado que “tan sólo 21 días después” de la huelga general, Zapatero ha diseñado una remodelación “más rápida y profunda” que la producida tras la huelga general del 20 de junio de 2002. En cualquier caso, el sindicato ha dejado claro que, más allá de los cambios operados en algunos ministerios, esta remodelación debe implicar un cambio en la orientación de las políticas del Gobierno y en sus prioridades. "Siendo importantes las personas, más lo son las políticas", ha afirmado la central. "Esta crisis no debe ser un fin en sí misma, sino el comienzo de un cambio en las prioridades y orientaciones políticas de nuestro país”, ha añadido.

Valeriano Gómez enciende la polémica antes incluso de ser nombrado ministro...
Comentarios